14 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Contaminación mata a más personas que la guerra en Afganistán

La organización State of Global Air dijo que más de 26 mil decesos podrían ser atribuidos a ese factor en el 2017

AP
KABÚL, AFGANISTÁN , jueves 14 de noviembre 2019, actualizada 7:42 am

Enlace copiado

Yousuf llevó a su familia de su pueblo en el este de Afganistán para escaparle a la guerra hace ocho años, pero no pudo librarse de la tragedia. En Kabul murieron cinco de sus hijos, no por la violencia o las bombas, sino por la contaminación del aire, que se agrava con el frío del invierno y la pobreza.

En el campamento para desplazados donde viven, la suya y otras familias se calientan y cocinan quemando la basura que los rodea. Con el correr del tiempo, uno a uno sus hijos contrajeron infecciones pulmonares y otros males derivados de la contaminación. Ninguno llegó a cumplir siete años, según le dijo Yousuf a la Associated Press. Este hombre de 60 años tiene otros nueve hijos vivos.

La contaminación de Afganistán podría ser más letal que la guerra, que ya lleva 18 años.

No hay estadísticas oficiales acerca de las muertes asociadas con la polución, pero la organización State of Global Air dijo que más de 26,000 decesos podrían ser atribuidos a ese factor en el 2017. La guerra causó la muerte de 3,483 civiles ese año, de acuerdo con las Naciones Unidas.

Kabul, una ciudad de 6 millones de habitantes, es una de las urbes más contaminadas del mundo, con niveles semejantes a los de Nueva Delhi y Beijing. Décadas de guerra diezmaron la infraestructura y generaron olas de desplazados.

La mayoría de los días Kabul está cubierta por una pálida capa de esmog y humo. Autos viejos despiden toxinas, lo mismo que generadores de electricidad alimentados por combustibles baratos. En las casas de la gente pobre queman carbón, basura, plásticos y goma, y lo mismo sucede en hornos de ladrillo, baños públicos y panaderías. Muchos edificios de departamentos no tienen un sistema sanitario adecuado y se acumula basura en las aceras y las calles.

La gran mayoría de las víctimas se contaminan con el aire de sus viviendas, donde las familias queman lo que encuentran para combatir el frío del invierno en Kabul. En la capital nieva y a menudo hay temperaturas bajo cero. Los niños y los ancianos son particularmente vulnerables,

Al menos 19,400 de las muertes del 2017 fueron atribuidas a la contaminación de las casas, según State of Global Air.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...