06 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Nacional

Traslado de Evo, tensión y negociación

El exmandatario boliviano aseguró que López Obrador le salvó la vida

EL SIGLO DE TORREÓN / AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, miércoles 13 de noviembre 2019, actualizada 7:54 am

Enlace copiado

El traslado de Evo Morales a territorio mexicano provocó que funcionarios del Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador pasaran 24 horas de tensión, trámites y negociaciones, en las que pidieron ayuda y colaboración a seis países latinoamericanos.

Ayer, en la conferencia presidencial, el canciller Marcelo Ebrard relató la ruta que siguieron para trasladar y proteger al expresidente de Bolivia, quien renunció tras una cuestionada elección y presiones militares.

Con el mandatario federal como testigo, el funcionario detalló las complicaciones que enfrentaron para conseguir los permisos bolivianos -claves para dar el asilo a Morales-, el cambio de parecer y las dudas de países como Perú y Ecuador, la inesperada colaboración de Brasil, los buenos oficios del presidente electo de Argentina y la solidaridad de Paraguay.

Ebrard relató que el avión Gulfstream G-550, de la Fuerza Aérea Mexicana, matrícula 3916, partió primero hasta Lima, Perú, desde donde tramitaron los permisos para ingresar a Bolivia y donde, inicialmente, se autorizó la entrada.

Sin embargo, dijo, una vez que el avión ingresó a la tierra de Morales, se informó que el permiso había sido revocado, por lo que tuvo que regresar a Perú.

El Canciller reveló que, tras esperar varias horas, volvieron a conseguir la autorización, aunque el trámite dejó en claro que los militares se encuentran al frente.

"Finalmente, el Comando de la Fuerza Aérea fue el que otorgó el permiso para que pudiéramos ir, lo cual también dice quién tiene el poder ahorita en Bolivia. Entonces, pasó la aeronave, llegó al aeropuerto donde estaba esperándonos Evo Morales", indicó.

Según Ebrard, fue entonces cuando se registró el momento más tenso de todo el viaje, ya que, con Morales a bordo del avión mexicano, el aeropuerto de La Paz rodeado de sus simpatizantes y la instalación controlada por militares, fueron notificados de que no podrían regresar por la misma ruta, ya que Lima denegó el permiso para escala y carga de combustible.

"Alrededor de las siete y media de la noche el Gobierno del Perú, por vía de su canciller, me comunicó que por valoraciones políticas se suspendía ese permiso para bajar en Lima a recargar combustible y retornar a México", refirió.

"Entonces, eso fue muy difícil, muy tenso, porque en el aeropuerto donde estaba Evo Morales en ese momento pues ya había una situación difícil por dos razones: primero, porque los seguidores o simpatizantes de él estaban en torno al aeropuerto y al interior del aeropuerto había elementos de las fuerzas armadas de Bolivia. Entonces, fue un periodo de los de mayor tensión para nosotros".

EL PLAN B

Al poner en marcha un Plan B, para sacar a Morales de territorio boliviano, se realizaron gestiones con Paraguay, en las que también participó el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández.

Aunque la respuesta fue positiva, Bolivia estuvo a punto de negar la salida del avión.

"Ahora sí que por un milimétrico espacio se dio la salida", señaló.

La aeronave voló hasta Asunción, desde donde se solicitó permiso a Perú para, por lo menos, sobrevolar su espacio aéreo. Sin embargo, para ello tendrían que pasar de nuevo sobre Bolivia, donde les fue negado el permiso.

El Secretario detalló que fue entonces cuando el embajador de Brasil en La Paz ofreció su ayuda para tramitar una autorización y volar sobre la frontera.

"Bueno, dado el permiso entonces de Brasil, la autorización de Perú y la autorización de Ecuador, al fin despegó el avión al filo de las dos de la madrugada hora de México. Va volando desde entonces", soltó tras describir las dudas de Ecuador para autorizar que el avión sobrevolara por su espacio aéreo.

A sólo unas horas de que Evo llegara a México, el secretario cerró su relato: "es como un viaje por la política latinoamericana, cómo se toman las decisiones y los riesgos que se corren".

AMLO 'ME SALVÓ LA VIDA'

Al arribar a la Ciudad de México en calidad de asilado político tras un periplo de más de 10 horas, el expresidente de Bolivia Evo Morales señaló: "Estamos muy agradecidos porque el Presidente de México me salvó la vida".

Tras ser recibido en el aeropuerto capitalino por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, Morales resaltó que "mientras tenga vida seguimos en política, mientras tenga vida sigue la lucha".

Asimismo, acusó que el pasado domingo a un integrante de su equipo de seguridad se le intentó sobornar con 50 mil dólares para que lo entregara. "Quiero decir que gracias a México y a sus autoridades llegamos sanos. Quiero decir que mientras tenga vida seguimos en política, mientras tenga vida sigue la lucha y estamos seguros de que todos los pueblos del mundo tienen derecho a liberarse", manifestó.

Morales Ayma pasó unas 16 horas antes de poder pisar tierra azteca. Incertidumbre fue lo que hubo luego de que la aeronave mexicana tuvo al menos dos rechazos, de Perú y Ecuador, para sobrevolar su espacio aéreo. Después de tanta zozobra, el exlíder cocalero arribó a la capital mexicana acompañado de su ex vicepresidente, Álvaro García Linera, así como de su exministra de Salud, Gabriela Montaño.

Fueron el general Miguel Eduardo Hernández, el teniente coronel Felipe Jarquín Hernández y el capitán Julio César Sánchez quienes comandaron el vuelo. Froylán Gámez, de la Subsecretaría para América Latina y el Caribe de la Cancillería mexicana, fue el encargado de ir por el boliviano.

MÉXICO SOSTENDRÁ GASTOS DE MORALES

A pesar de que la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político ni ningún convenio internacional lo contempla como una obligación de México hacia un asilado, el Gobierno federal se ocupará de la manutención de Evo Morales.

De acuerdo con fuentes oficiales, al menos por ahora el expresidente de Bolivia podría recibir un apoyo para sus gastos básicos, quien de acuerdo con el propio Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, arribó este martes al país sin siquiera su cartera.

Además tanto como refugiado como asilado, el exlíder cocalero tiene derecho a recibir servicios de salud y ejercer el derecho al trabajo según la legislación mexicana aprobada en 2011.

Esto porque al recibir a cualquiera de las dos condiciones accede a una visa humanitaria.

De acuerdo con la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político, los refugiados y los asilados pueden dedicarse a cualquier actividad, siempre que sea lícita.

Asimismo, señala que los extranjeros que tengan cualquiera de esas dos condiciones tienen la obligación de respetar la Constitución Política de México, las leyes y los reglamentos para mantener el orden público.

A un asilado se le puede retirar esta protección internacional en México si se considera que constituye una amenaza a la sociedad o si hay una condena definitiva en su contra por un delito grave.

GARANTIZAN SEGURIDAD

El Gobierno federal garantizará que el expresidente de Bolivia, Evo Morales, no corra ningún riesgo, afirmó ayer el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo.

Entrevistado tras encabezar un evento en la sede de la dependencia, el funcionario confirmó que se dispondrá de personal para dar seguridad a Morales.

"Él es un personaje y cualquier... habremos de garantizar que no tenga ningún riesgo, habrá personal de seguridad en su apoyo", dijo a pregunta expresa.

-¿Habrá elementos de la Guardia Nacional en esta tarea de vigilar al expresidente?, se le preguntó.

"No, no participarán elementos de la Guardia Nacional", respondió Durazo.

Morales arribó ayer a la Ciudad de México en un avión de la Fuerza Aérea Mexicana, luego de que el Gobierno federal le concedió asilo político por razones humanitarias.

Por la mañana, el canciller Marcelo Ebrard indicó que por ahora no se revelará el lugar de residencia del exmandatario, por motivos de seguridad.

"Quizá lo hagamos más adelante, pero también es una decisión de él. Nosotros lo que tenemos que hacer es salvaguardar su integridad, por eso está aquí", expresó.

"Pues estamos a cargo de su seguridad, como de cualquier otra persona que tenga asilo en México".

El asilo político otorgado por el Gobierno mexicano a Morales fue por razones humanitarias "en virtud de la urgencia que afronta en Bolivia, donde su vida e integridad corren peligro", explicó el canciller.

Hechos

Evo Morales llegó a México tras negociaciones con otros países para sobrevolar el espacio aéreo:

*La llegada del exmandatario boliviano a México se dio en la mañana del martes.

*El Gobierno federal aseguró que el expresidente tendrá seguridad, así como se le proporcionarán los medios para su subsistencia.

*Evo Morales aseguró que se mantendrá en la lucha por Bolivia.

*Durante 24 horas, el Gobierno de México gestionó la salida de Evo Morales para que llegara a México.

*Descartaron que elemento de las Guardia Nacional lo protejan.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...