17 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Cultura Archivo

1759: Inicia la vida de Friedrich von Schiller, reputado poeta, dramaturgo, filósofo e historiador alemán

UN DÍA COMO HOY...

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, domingo 10 de noviembre 2019, actualizada 9:49 am


Enlace copiado

Considerado junto con Johann Wolfgang von Goethe como los dramaturgos más grandes en la historia del teatro alemán, Friedrich von Schiller, quien nació hace 260 años, se caracterizó por poseer un carácter revolucionario y por su incansable búsqueda del sujeto ideal y libre.

Fue originario de Marbach, Alemania, donde todavía se conserva su casa, estudió derecho y medicina en la Escuela Militar de Stuttgart, aunque pronto se sintió atraído por la literatura protorromántica del "Sturm und Drang", corriente opositora a la ilustración, la cual permitía a los artistas expresar su subjetividad individual.

De acuerdo con la biografía publicada en el portal de internet biografiasyvidas.com, estrenó en 1781 en el Teatro Nacional de Mannheim su primera pieza escénica Los bandidos, lo cual le valió ser destituido de su cargo como cirujano mayor y se le prohibió publicar obras dramáticas que pudieran atentar contra el orden social.

A partir de ese momento, Friedrich von Schiller siguió su vocación por las letras, hecho que lo llevó a vivir una continua situación de riesgo, se dedicó a escribir diferentes textos bajo diversos nombres y seudónimos para evitar ser descubierto, y por temor a nuevos represalias viajó a varias ciudades, como Mannheim y Lepzing.

Durante esta época, evolucionó paulatinamente su escritura, después de sus primeras inclinaciones hacia las formas del "Sturm and dramg", enmarcó su estilo en el neoclasicismo, apelando a la libertad y moralidad personales y se manifestó contra la opresión.

En 1787 creó Don Carlos, obra que en la que imprimió su ideología revolucionaria, caracterizada por un clasicismo más próximo a William Shakespeare, de acuerdo con el portal.

Más adelante se dedicó a las obras históricas y filosóficas y fue nombrado, en 1790, profesor de historia de la Universidad de Jena, por recomendación del también poeta alemán Johann Wolfgang von Goethe, autor de Fausto, con quien entabló una amistad muy importante.

La influencia entre ambos fue clave, al grado de que ambos son considerados los más grandes escritores alemanes. Gracias al consejo de Goethe, el dramaturgo abandonó las publicaciones filosóficas y regresó a la poesía y al teatro.

De sus creaciones destaca la trilogía en verso titulada Wallenstein, considerada por la crítica como su obra más lograda, donde el drama y los acontecimientos históricos adquieren una dimensión ideológica.

En 1790 se casó con Charlotte von Lengefeld, y un año más tarde obtuvo una pensión del duque de Holstein-Augustenburg, gracias a la cual pudo dedicarse al estudio de Kant, en cuya filosofía se refugió de las consecuencias reales de la Revolución Francesa.

A fines de 1799, se instaló de manera permanente en Weimar, donde terminó los dramas históricos en verso María Estuardo (1800), La doncella de Orléans (1801), La novia de Messina (1803) y Guillermo Tell (1804), esta última es una de sus obras más conocidas, de acuerdo con el portal electrónico www.epdlp.com.

Los últimos años de la vida de Schiller fueron los más productivos, al momento de su muerte, ocurrida el 9 de mayo de 1805, trabajaba en la tragedia Demetrius.

Además de sus escritos y su poesía, que incluye principalmente temas filosóficos como El ideal y la vida (1796), La canción de la campana (1800) y la Oda a la alegría, a la que puso música Ludwig van Beethoven en su Novena Sinfonía, también fundó las revistas Die Horen y Musenalmanach.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...