17 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Estilo de vida

¿Por qué la generación millennial es la más ansiosa?

Un sistema operativo saturado

DANIELA ESCOBEDO DENA / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH., lunes 04 de noviembre 2019, actualizada 2:09 pm

Enlace copiado

La generación millennial se ha caracterizado por funcionar similar a como lo hace una computadora con muchas ventanas abiertas que al final termina por saturarse.

Esta es la metáfora que ha utilizado la revista VOGUE para explicar los diversos estudios, como la Encuesta Nacional realizada por la Oficina de Estadísticas de Australia, donde se demostró que la generación millennial, en especial las mujeres son la generación más ansiosa que se ha visto.

Fue hasta el año de 1980 cuando el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) reconoció la ansiedad como una condición mental.

/media/top5/INH1894406425jpg.jpg

Para los nacidos entre 1979 y 1999 han llevado su vida al límite regido por un ciclo donde la privación del sueño, la tecnología y las expectativas espectacularmente altas, debido a las redes sociales, es un estilo de vida.

El investigador social y autor Hugh Mackay ha declarado que esta generación sufre una epidemia de ansiedad, obesidad y depresión. Esto debido a que muchos luchan para mantener un equilibro entre los cambios y la incertidumbre en sus vidas generando estrés.

Aspectos como la economía, incertidumbre política, el calentamiento global y los rápidos cambios tecnológicos son aspectos que los llevan al límite.

Si bien, Mackay aclara que la ansiedad no se limita a un grupo con un nivel socioeconómico específico, si es más difícil para los millennials que para las generaciones anteriores.

Esto se debe a varios factores. Uno de ellos son los nuevos desafíos emocionales que han creado desde pequeños, ya que en muchos casos los padres están más ocupados que en las generaciones pasadas. Por lo que esta generación a vivido el cuidado fuera de casa más que las demás.

Otro aspecto con grandes repercusiones a sido la confusión en el proceso de la comunicación debido al uso excesivo de redes sociales. La interacción humana se ha visto tergiversada, haciendo creer que hablar con una persona frente a frente conlleva las mismas reglas que si se hace por plataformas digitales.

El autor aclara, que la razón por la que el punto anterior tiende a generar mucha ansiedad es porque se ha vuelto muy difícil separarse los unos de los otro.

/media/top5/ISS1850200878jpg.jpg

En una encuesta realizada para los consumidores de Doloitte Mobile, encontró que los australianos de 18 a 24 años revisan su celular alrededor de 56 veces al día, mientras que otros puede hacerlo hasta 200 veces diarias. Y según este mismo estudio a 2,000 australianos, el 80% no puede pasar más de una hora sin checar su celular después de despertar por la mañana.

Mackay también aclara que la cultura del “yo” fomenta el individualismo y el materialismo, que a la larga producen ansiedad. Explica que las redes sociales no son utilizadas para comunicarse, sino para presumir.

El ejemplifica esto por el creciente interés por los derechos personales, y el olvido de la responsabilidad cívica. Explica que los seres humanos están dejando de lado la evolución que los ha llevado a colaborar en lugar de competir. Esto representa un riesgo para la salud mental ya que se convertiría en un pozo sin fondo.

/media/top5/IST2139816404jpg.jpg

Uno de los aspectos positivos de la generación millennial es que pese a todo esto, la salud mental y estabilidad emocional es una de sus prioridades.

Karlie Kloss, filántropa, codificadora y modelo, ha hablado sobre la desintoxicación digital semanal y la importancia de conectar consigo mismo por medio de otras actividades.

Rachel Krautremer, directora de análisis y estrategias de la empresa de pronósticos en tendencias, Cassandra Report, los millennials están erradicando el estigma de asistir a terapia, y están dispuesto a hablar abiertamente con terapeutas, a diferencia de generaciones anteriores.

/media/top5/ING3982912034jpg.jpg

Argumenta que esta generación ha comenzado a ver las repercusiones negativas de sus vidas adictivas, y defienden su postura de que la salud mental y espiritual es tan importante como la física y nutricional.

Recomiendan también construir límites propios que lleven a la persona a desconectarse de las redes sociales y a llevar una rutina más simple, moderar o dejar el café y azúcar y realizar ejercicio y meditación cada que les sea posible.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...