20 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Enlace copiado

Torreón, siendo una ciudad moderna que se formó por migrantes, cuenta con una variedad de festejos entre los cuales se encuentra la Romería de Covadonga, una celebración española que se ha naturalizado lagunera.

Así tal cual lo anunció El Siglo de Torreón en su edición del domingo 03 de septiembre de 1922, en la que se invitaba a la "Colonia Ibera, con su entusiasmo característico, de raza fuerte y sana, a celebrar la épica conmemoración de su batalla".

La fiesta de Covadonga se debe, explica Carlos Castañón, historiador titular del Archivo Municipal de Torreón Eduardo Guerra a la victoria de los cristianos contra los moros en el poblado de Asturias allá en el año 718, a pesar de la cual se perdió la guerra y España fue conquistada.

A pesar de ello, tal fecha es el origen de una de las devociones más persistentes y profundas que conoce la historia, en la que la leyenda atribuye significación divina a la victoria del rey Don Pelayo.

Ello, dado que el combate se llevó a cabo en la cueva de Covadonga del monte Auseba, donde Pelayo llevó la imagen de la Virgen María, misma que según dicen quedó celosamente guardada con hombres repartidos entre las crestas y los matorrales.

La fe de los siglos subsecuentes dio motivo a que la veneración por la Santa María de Covadonga, conocida popularmente como "La Santina", creciera a tal grado que se convirtiera en un símbolo de hispanidad, de forma que alcanza tanto a iberos como a iberoamericanos.

Actualmente, al lugar en cuestión del Principado de Asturias y en particular en Cangas de Onís y Covadonga, hay una gran afluencia de peregrinos, quienes acuden por una promesa a una misa solemne a la basílica el día ocho de septiembre de cada año.

En la ciudad de Torreón, no es la excepción, desde el año de 1918, año en el que se formó el Real Club España, se organizó la primera fiesta de Covadonga en septiembre "con una misa de gala a la que concurrieron muchos españoles, no solamente asturianos", menciona Carlos Castañón.

Esa celebración fue organizada, entre otras personas por Fernando Rodríguez Rincón, Ángel Urraza, Valeriano Lamberta y Don Pedro Aranzabal, quienes realizaron esfuerzos por festejar con platillos, vino, gaiteros, así como bailes y cantos típicos del país ibérico acompañados de la guitarra española.

Lo anterior, en el marco de las fiestas patrias de la independencia de México, 15 y 16 de septiembre, lo que deja claro desde un principio la conexión de los españoles llegados al país.

Al respecto, Federico Sáenz, quien llegó a ser parte de la mesa directiva del Parque España expone que "lo importante es que es una fiesta alegre que rememora la reconquista y hermana a todos los que tienen ascendencia española con base al baile, la comida y la amistad".

En su caso, detalla que durante la celebración de la misa solemne, entra en primer lugar la Virgen de Guadalupe llevada por personas vestidas con trajes típicos españoles, y posteriormente, la de Covadonga con gente caracterizada de mexicanos.

Ello es, en parte, muestra de una de las palabras de Carlos Castañón, quien subraya la existencia de "un sincretismo de dos culturas que al paso del tiempo han terminado por fundirse en una".

Asimismo, comentó Federico que es importante destacar que "desde hace 101 años hay un club español que ha organizado su respectiva fiesta de Covadonga", misma que en primera instancia se llevó a cabo sobre la calzada Cristobal Colón entre la avenida Bravo y Corregidora, donde se ubicaba el Real Club España.

De igual manera, en otra ocasión se celebró en las mismas fechas de la Primera Feria del Algodón en la Alameda de Zaragoza, donde las vialidades se cerraban y se formaban cercos para la fiesta.

Sin embargo, Federico Sáenz, precisa que fue en gran medida gracias al Club San Isidro (fundado por españoles) que la festividad se extendió a la comunidad de la Comarca Lagunera.

Ello, puesto que dicho club social fue abierto para la sociedad, y sobre todo, accesible a la clase media, misma que era invitada a la celebración en la que solía organizarse una cena, un partido de fútbol y un festejo tranquilo, tras el cual "el pasto terminaba hecho de confetti".

Esa cada vez más notable conexión entre lo español y lo lagunero se ha mantenido a lo largo de los años, además de por la ya bien conocida celebración, por las aportaciones que los españoles otorgaron a Torreón, dice Carlos Castañón, quien entre otras señala el Sanatorio Español, el desarrollo de la agricultura y en medida el fútbol, dado que ellos lo promovieron en ranchos y ejidos de la ciudad.

Así pues, de la mano de todo lo anterior, se cuenta, explica Carlos Castañón, con la versión lagunera de distintas comidas, como lo puede ser la paella y la fabada, que si bien se asemejan, no son iguales a las de su lugar de origen, mas, como señala Federico Sáenz, "tienen carta de naturalización".

Y es que, hay un punto común de esta celebración de las Romerías de Covadonga, y esa es que "se come bien, se bebe con moderación y se baila", dice Federico, todo ello "con los amigos, la alegría, los bailes, la fraternidad y el recuerdo de la sangre de los abuelos".

Es debido a lo anterior que Carlos Castañón señala que es bueno que a pesar de todo, la tradición se mantenga viva en el Parque España, aunque sea en el mes de octubre, fecha en la cual ha venido realizándose las últimas ocasiones.

El festejo sigue siendo una muestra del folklore español con su gastronomía, el cuadro artístico del club, así como por supuesto, la solemne misa de Covadonga.

Romería de Covadonga

Una fiesta naturalizada en La Laguna:

*Antigua festividad española que conmemora la victoria del rey Pelayo contra los moros en Asturias.

*Se celebra por primera vez en Torreón en 1918 junto con las fiestas patrias del 15 y 16 de septiembre.

*Fue organizada por Fernando Rodríguez Rincón, Ángel Urraza, Valeriano Lamberta y don Pedro Aranzabal.

*Se ha mantenido viva desde sus inicios y ha tenido durante el paso de los años distintas sedes.

*En la fiesta se come paella, fabada, se baila y canta música de distintas regiones ibéricas.

*Anteriormente se llevaban a cabo partidos de fútbol, así como corridas con reconocidos toreros en la plaza de la ciudad.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...