17 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Espectáculos

México despide a José José

Entre lágrimas, risas y sus canciones, dan el último adiós al 'Príncipe'

EL SIGLO DE TORREÓN
CIUDAD DE MÉXICO, jueves 10 de octubre 2019, actualizada 12:47 pm

Enlace copiado

El triste, todos dicen que soy...", y ayer lo fueron cientos de mexicanos que le dieron el último adiós a José José, el llamado "Príncipe de la canción".

A las 8:15 8:51 horas descendieron del avión militar José Joel y Marysol Sosa con la pequeña caja que contenía la mitad de las cenizas de su padre. Posteriormente ofrecieron un mensaje a la prensa y al pueblo mexicano para agradecer las muestras de apoyo.

La exesposa del cantante, Anel Noreña, vestida de riguroso negro y con una rosa en la mano, esperó a sus hijos con los restos de José José. Acompañados por personal de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y medios de comunicación, Anel y sus hijos se trasladaron junto con el cortejo fúnebre hacia el Palacio de Bellas Artes, donde José José recibió un homenaje.

GRAN HOMENAJE

El insigne Palacio de Bellas Artes, reservado sólo para decir adiós a las más grandes personalidades mexicanas, se guarneció de manera espectacular, con alfombra roja, innumerables ramos de flores blancas y música en directo para despedir al legendario cantante fallecido en Miami a los 71 años el 28 de septiembre.

A las 10:45 dio comienzo una ceremonia que, si bien en un principio parecía que iba a ser solemne, acabó siendo una fiesta, un emocionante adiós colectivo al cantante de El Triste.

Las puertas doradas del salón principal del edificio se abrieron de par en par y por ellas salieron dos de los hijos del cantante, José Joel y Marysol, y su exmujer, Anel Noreña, a quienes siguió un imponente ataúd dorado que refulgió en mitad del silencio de los allí presentes.

La Orquesta Sinfónica Nacional abrió la ceremonia con La nave del olvido, a la que siguieron temas como Regálame esta noche o El triste, canción que lanzó a la fama a José José en 1970, cuando era tan sólo un joven llamado José Rómulo Sosa.

Anel Noreña, vestida de negro, con la cara blanquecina por el maquillaje y una estilizada melena rubia platino, posó sobre el féretro un micrófono dorado y dos rosas rojas, que permanecieron allí durante toda la ceremonia.

Tras estar de pie alrededor de dos minutos rodeando el ataúd, como acompañando al icónico artista por última vez, los familiares se sentaron en primera fila luego de recibir un estruendoso aplauso y saludar a la alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, quien fue la siguiente en permanecer quieta junto al ataúd.

A Sheinbaum la siguieron personajes de la farándula mexicana como Lucía Méndez, Dulce, Emmanuel, y amistades de la familia.

De ahí en adelante, con una música incesante, se dio entrada a los miles de fanáticos que hicieron fila durante horas para la despedida. Si bien éstos no pudieron acercarse al ataúd, dieron el toque popular a la ceremonia con vítores como "¡A la bin, a la ban, a la bin, bon, ban, José José ra, ra, ra!" o "Anel, gracias" o "Te queremos José, ¡México te quiere!". Además, portaban en sus manos pancartas, discos con la cara del ídolo y, por supuesto, el celular en las manos para inmortalizar el momento.

Aunque empezó como un acto emotivo y respetuoso, los mariachis se encargaron de convertir la ceremonia en una fiesta a golpe de ranchera en la que la gente se mostró feliz de poder decir adiós a un símbolo de México de la forma más mexicana posible.

LO LLEVAN A LA BASÍLICA DE GUADALUPE

Con el tema La guadalupana inició la misa en honor al cantante José José en la Basílica de Guadalupe, donde miles de fans esperaron la llegada de sus cenizas, tras el homenaje que se llevó a cabo en el Palacio de Bellas Artes.

/media/top5/1233792jpeg.jpeg

Pasadas las 14:00 horas, parte de las cenizas del intérprete de Si me dejas ahora llegaron al santuario católico, en donde los fans han estado cantando sus canciones desde temprana hora. El féretro dorado se instaló en la entrada del recinto, donde fue recibido por el sacerdote. Los hijos mayores Marysol y José Joel, así como Anel Noreña, exesposa del artista ingresaron a la basílica y se ubicaron en la primera fila, mientras tanto, los fans corearon El triste, lanzaron porras y gritos de "¡Sí se pudo!" y dedicaron aplausos al cantante.

VECINOS DE CLAVERÍA LO DESPIDEN

Poco antes de las 16:00 horas, el cortejo fúnebre del cantante José José arribó al Parque de la China, en la colonia Clavería, de la alcaldía Azcapotzalco, lugar en el que el intérprete creció, por lo que vecinos pudieron despedirse.

Justamente en ese lugar se encuentra una estatua en honor a "El príncipe de la canción", motivo por el cual era parada obligada en este recorrido con el que México le rindió homenaje al intérprete. La visita fue rápida y el féretro se mantuvo en la carroza.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Ciudadana, fueron cerca de 6 mil personas las que acudieron al parque. "Gracias por no olvidar tu colonia", "Gracias por no olvidar tu casa" y "Sí se pudo", gritaban los vecinos.

Un pequeño entarimado se instaló al centro, al que subieron los hijos del cantante, José Joel y Marysol, así como la que fuera su esposa Anel, quien ofreció unas palabras de agradecimiento.

Su hijo José Joel subió al improvisado escenario y cantó Ya lo pasado, pasado.

SU ÚLTIMA SEPULTURA

"Se cumplieron los deseos de mi padre, gracias por el apoyo, por el momento dejémoslo descansar en paz, pero aún faltan muchas cosas por saber", fueron las palabras de José Joel en la despedida a "El príncipe de la canción" en el Panteón Francés.

Con las notas de El triste sonando de fondo, los hijos mayores del cantante, Marysol y José Joel, acompañados de su madre Anel Noreña, sepultaron las cenizas de José Rómulo Sosa, mejor conocido como José José.

A su llegada al cementerio, los restos del intérprete fueron recibidos entre porras, mientras un nutrido cuerpo de seguridad custodiaba el lugar para evitar desmanes y congestionamiento vial, debido a la gran multitud de personas.

/media/top5/1233793jpeg.jpeg

Sin embargo, en esta primera instancia sólo los familiares y amigos cercanos pudieron ingresar al panteón para estar a solas con el intérprete y checar detalles de la sepultura, con lo cual se cumple el deseo del cantante, de acuerdo a lo que trascendió, de regresar a su México, que por cinco décadas de carrera lo cobijó.

Posteriormente, compartieron el momento del entierro con los medios de comunicación, agradeciendo el apoyo. "Cumplimos con la última voluntad de mi padre, ¡sí se pudo!", dijo José Joel, mientras lentamente se bajaba el féretro con las cenizas.

Parte de las cenizas del cantante fueron depositadas en la tumba, donde descansan los restos de su madre Margarita Ortiz, fallecida en enero de 2004. De esta manera se dio el último adiós al máximo representante de la música romántica, cuyo legado trascendió a varias generaciones.

Fotos

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...