14 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Las palabras tienen la palabra

Entre todos los vicentes

Columna póstuma de Juan Recaredo
TORREÓN, COAH., miércoles 02 de octubre 2019, actualizada 9:16 am


Enlace copiado

Un despistadísimo muchacho preguntaba: "¿Y quién es ese Don Vicente Nario que tanto lo mencionan y tanto lo festejan?". "¿Vicente Nario?" le decían entre risas. No era Don Vicente Nario, se trataba de las fiestas del Bicentenario, cuando México cumplía cien años de que se inició la Revolución y doscientos de que se inició la Guerra de Independencia.

Pues me quedé pensando en la gran cantidad de Vicentes -o sea, personas que se llaman Vicente- que hay en la política, el arte o la religión, en la historia de México aparece inmediatamente Don Vicente Guerrero que se andaba dando abrazos con Iturbide para sellar el final de Guerra de Independencia. Don Vicente fue Presidente de la República pero sólo duró sentado en el puesto unos cuantos meses… y parado, no duró nada.

Otro Vicente famosísimo es "el charro de Huentitán" quien acostumbra alegrarnos el oído con su potente voz y sus canciones bien cantadas. Don Vicente Fernández Gómez, nació ¿en dónde creen? Pues en Huentitán el Alto, población jalisciense de donde salió a ganarse la vida trabajando como albañil, mesero, bolero y lavaplatos, y luego como cajero y encargado en un restaurante de un tío suyo. A los 21 años se juntaba con unos mariachis y se pasaba la noche correteando carros, ofreciendo serenatas: "Órale, jefe, para que le lleve gallo a su esposa o a su novia… o a la movida, a la amante…".

Don Chente Fernández es un ícono de la música popular, pero en el mundo del arte, el Vicente más representativo es sin duda Vincent Van Gogh. Su nombre completo era Vincent Willem, pintor holandés, uno de los principales exponentes de la corriente del posimpresionismo, que en medio de su atormentada vida pintó como 900 cuadros y 1200 dibujos, de los cuales dicen que sólo vendió uno, un triste cuadro y eso porque se lo vendió a su hermano Theo quien se lo compró nada más por ayudarlo.

En la política mexicana hay un Vicente notable que es el Sr. Fox Quezada quien fue Presidente de la República y es autor de varias frases que se hicieron célebres por erróneas o nacas como cuando citó a Borges llamándolo José Luis en lugar de Jorge Luis y poniéndole una "u" después de la "g" en su apellido, lo cual cambió el sonido de esa letra.

Hay otros Vicentes, como aquel que dicen "a donde va Vicente va toda la gente". Incluso una cantante muy reconocida internacionalmente que lleva ese nombre, pero se presenta con el artístico apelativo de Vicky Carr, una señora guapísima, encantadora, cantante de gran calidad y además medio paisana nuestra.

Vicky Carr ha cantado ante cinco presidentes estadounidenses: Nixon, Ford, Reagan, Bush Padre y Clinton y nunca ha dejado de enorgullecerse de su ascendencia mexicana. Tal vez por eso, a la menor provocación, con una bella sonrisa y un gesto pícaro, revela públicamente su nombre completo: Florencia Vicenta de Casillas Martínez Cardona.

Pues entonces, ¡viva Vicenta!

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios: [email protected], Twitter: @donjuanrecaredo.

ME PREGUNTA:

Zacarías B., que discúlpeme pero sospecho de que puede ser un albur: "¿Qué es un jáculo?".

LE RESPONDO:

El jáculo es un dardo.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

La duda es la escuela de la verdad.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...