14 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Deslealtad

FEDERICO REYES HEROLES
martes 01 de octubre 2019, actualizada 7:18 am


Enlace copiado

Símbolos, Palacio Nacional, Catedral, el Banco Central, comercios, hoteles, restaurantes, qué diría Gandhi del odio hacia un templo de los lectores, parejo, con piedras, palos, mazos, fuego, agresiones a policías, horas de barbarie. La pregunta obligada, ¿dónde está la autoridad?

Una vez más escondieron el rostro, la fecha correspondía a los desaparecidos de Ayotzinapa, pero nada aportaron a esa causa. Reinó la violencia por sí misma. Con una euforia destructiva -ver las impactantes imágenes del noticiario de Ciro Gómez Leyva en Imagen TV- la incontenible marcha hizo lo que quiso, y sólo fue atajada por un grupo de comerciantes desesperados. "Triunfal marcha" la denominó Ciro y con toda razón. Dos días después, en otra marcha ahora feminista, lo mismo. Triunfal por que mostraron, una vez más, la brutal debilidad y confusión de las autoridades. No importa el partido gobernante, el síndrome ha sido el mismo: los gobernantes no quieren asumir que son estado.

El estado, status, está allí para conservar la forma organizativa que una sociedad se ha dado a sí misma. Ahora que tanto se habla de conservadores, los hombres de estado, por su función, son conservadores del estado. Maquiavelo se aparece, el príncipe debe velar primero por el estado para así lograr la tranquilidad de sus súbditos. Por ello está autorizado a recurrir a la panoplia que la ley establece. Ser un estadista supone una lealtad al estado. Un estado herido, vilipendiado, motivo de burla, lacera a todos los ciudadanos. En esto debe haber claridad. No es un asunto de derecha o izquierda, es una mecánica del mejor gobierno posible que ha sido diseccionada desde hace siglos.

El estado no puede ser intermitente, en ocasiones guarda el orden y en otras no, existe y luego no existe. Cuando esto ocurre las señales se vuelven confusas, ello genera un forcejeo entre la autoridad y quienes atentan contra el status, que siempre los hay. Ese cale a la autoridad es muy riesgoso. Los adversarios del estado escalarán por sistema hasta conocer sus límites. El estado debe actuar en automático para así establecer con toda precisión los ámbitos de cero tolerancias. Destruir bienes públicos y privados se ha convertido en un deporte, sobre todo en la capital. Imaginemos algo similar en Mérida. Difícil. Allí donde el estado reacciona en automático no se repiten los cales, los forcejeos, las marchas triunfales de quienes buscan subvertir.

La ofensa al estado, como las que vivimos con frecuencia en la capital, ofenden al ciudadano porque ofenden al pacto que nos gobierna. Por eso la irritación. Claro que son provocaciones, pero la inacción no es una respuesta de estado, es un incentivo para nuevas provocaciones. Maquiavelo nos lo recordaría, prudencia, perspicacia, estrategia, pero al final del día el estado, esa entelequia que nunca hemos visto ni veremos, sólo muestra su existencia en actos sensorialmente perceptibles, comportamientos lo primero. El custodio del orden encarna en cada policía que hace respetar las señales de tránsito, en una multa y por supuesto en la contención de una marcha destructiva.

El daño está hecho y no me refiero sólo a los cristales, a las pintas, a los transportes públicos maltratados. Pienso en el prestigio del estado que supone cierta majestad. Un estado que puede ser ofendido un día sí y otro también, es un estado débil. Los policías, y por supuesto los miembros de las Fuerzas Armadas deben de ser intocables. La agresión a uno de ellos es una afrenta a toda la corporación y, aún más grave, es un atentado en contra de la autoridad. Un estado fuerte es el que reacciona sin cuestionamientos de culpabilidad. Ese, a la larga, tendrá menos confrontaciones, será respetado, será más eficiente, habrá menos riesgos, más certidumbre en la convivencia.

"Muerte al estado" se leyó como consigna. Clarísimo. La deslealtad para con el estado debilita a México.

Mañana es una gran oportunidad: libertad y legalidad a la vez.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...