23 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

4 desafíos de la 4T

ALBERTO AZIZ NASSIF
domingo 22 de septiembre 2019, actualizada 8:52 am


Enlace copiado

Para empezar a resolver los grandes problemas del país se necesita superar lo que hicieron mal o dejaron de hacer los últimos tres gobiernos: en 2000-2006, una alternancia que fue más de lo mismo; 2006-2012, una violencia que volvió a México un cementerio; 2012-2018, una enorme corrupción, con impunidad y violencia. En todos esos años se mantuvo la pobreza prácticamente en los mismos niveles. En 2018 las expectativas de cambio llevaron a 30 millones de ciudadanos a optar por la opción que ofreció un nuevo proyecto nacional, la famosa 4T. Y aquí estamos, pero ¿cuáles son los principales desafíos de este gobierno?

Lo que vemos todos los días son las expresiones de los graves problemas nacionales: corrupción, injusticia, impunidad, pobreza. A diario escuchamos un debate sobre las decisiones de la 4T, así son las democracias. Lo que no se observa a simple vista, en las redes y los medios, son los obstáculos estructurales que están detrás de estos problemas y que se pueden sintetizar en: una captura del Estado por grupos de interés político, económico, criminal, que han llevado a México a su condición actual.

Para enfrentar la grave situación del país se tienen que cambiar las políticas en cuatro áreas que son los desafíos de este gobierno: el primero es la seguridad pública que se necesita construir para bajar las altas tasas de violencia que todos los días muestran a un país más cruento. Un México que ha normalizado los horrores de la violencia cotidiana. Hasta el momento el Estado no ha podido romper la captura y empezar la pacificación ofrecida. No sabemos si en algún momento comenzarán a bajar los altísimos índices delictivos. Un paso muy positivo es la iniciativa de la Ley de Amnistía para liberar a los más vulnerables, indígenas, presos políticos, mujeres que abortaron.

Un segundo desafío tiene que ver con la recuperación del Estado en materia de combate a la corrupción, como la expropiación ilegal y generalizada de recursos públicos. En estos días hemos visto que hay un cambio para endurecer las reglas en contra de la evasión fiscal. Según la directora del SAT el problema de las facturas falsas, el fenómeno de los "factureros", es una industria que creció 21 veces en el último sexenio para generar una gran evasión y un enorme lavado de dinero (entrevista en Aristegui noticias); un mundo criminal que hace pareja con las empresas fantasmas.

El Estado mexicano tiene una muy baja recaudación, lo cual produce una debilidad estructural para enfrentar sus obligaciones. AMLO no quiere hacer una reforma fiscal hasta la segunda mitad del sexenio, lo cual es un error; esperemos que se logre bajar la evasión y suprimir las condonaciones, todo lo cual ha llevado a algunos despistados a decir que se trata de "terrorismo fiscal".

Un tercer desafío es el bienestar social. En esta agenda se han cometido aciertos y errores. Sin duda, un acierto importante fue romper la inercia del castigo de bajos salarios y empezar a revertir una tendencia de más de 30 años. El combate a la corrupción pasa por limpiar los negocios entre privados y gobierno, pero aquí se encontró un embudo en el sector de salud, en donde se ha complicado el abasto de medicamentos y se han tenido múltiples quejas justificadas. También hay críticas válidas al enfoque de los programas sociales, porque el reparto directo de recursos, sin una transición ordenada o sin controles de utilidad, generan dudas sobre la efectividad para lograr un mejor bienestar.

El cuarto desafío apunta hacia el mundo de los derechos y libertades, hacia la necesidad de mejorar nuestra vulnerada democracia. Es importante cuidar que no haya acciones graves que lastimen los espacios democráticos. Se ha ensanchado la libertad de expresión, pero hay una polarización del discurso presidencial que ha generado mucho malestar, sobre todo por la enorme brecha de poder que hay entre AMLO y sus adversarios, a los que califica de "conservadores" y "fifís". ¿Podrá la 4T enfrentar el desencanto democrático que generó la partidocracia?

¿Podrá la 4T empezar a resolver estos dilemas?

Twitter: @AzizNassif
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...