23 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Deportes

Terremoto del 86 puso en riesgo el Mundial de México

A nueve meses de la Copa del Mundo, la tierra se cimbró, dejando al país dentro de una tragedia

EL UNIVERSAL
CIUDAD DE MÉXICO, jueves 19 de septiembre 2019, actualizada 7:04 pm

Enlace copiado

Son las 7 de la mañana con 19 minutos. La tierra se mueve, pero se mueve mucho más en la Ciudad de México. Siete de la mañana con 19 minutos, parece que el tiempo no avanza. La ciudad es un caos. Destrucción, devastación y muerte. Más de 10 mil muertos. Más de 4 mil viviendas afectadas.

El mundo del deporte no puede abstraerse a la tragedia, aunque parece que sí. México estaba a nueve meses de celebrar la Copa del Mundo, la de 1986. De inmediato la FIFA reacciona. El negocio se le puede caer. Este Mundial ya había cambiado de sede, tenía que celebrarse originalmente en Colombia, la situación económica y política del país sudamericano hizo que México entrara al rescate.

Otro cambio sería prácticamente imposible de hacer. Reunión en Brasil. Se descarta el cambio de sede. Guillermo Cañedo, presidente del Comité Organizador niega que los estadio estén afectados, se dice que dijo, una frase nada dicha en muy mal momento: "Podrá caerse la ciudad, pero los estadios del Mundial siguen en pie".

Pasan los días y los rumores comienzan a surgir, en medio de una tragedia de vidas parece más que insulso hablar de futbol, pero se hace. Alemania alza la mano para organizar la Copa del Mundo, pero en el 87.

Cañedo viaja de inmediato a Zúrich, Suiza, sede de la FIFA para calmar los ánimos. México organizará el Mundial, a pesar de todo y sobretodo. El país, aún se llora la tragedia. En el Parque del Seguro Social, sede de los Diablos del México y los Tigres, llegan cientos de cadáveres. La pelota no vuela más.

La Liga, el llamado Torneo Prode, se detiene por unos días. América disputa la final ante el Tampico Madero en un estadio Azteca semivacío, pero le falta algo a las Águilas, una de sus estrellas, Daniel Alberto Brailovsky. El "Ruso" es uno de los mejores jugadores del país, pero esa mañana del 19 de septiembre, vivió algo impensado.

Brailovsky estaba concentrado con el equipo de las Águilas. El temblor no lo sintió, pero cuando vio todo lo que pasó en la ciudad, decidió ir con su mujer que estaba a la espera de su hijo. En al departamento en el que vivía las paredes se habían cuarteado, y cuando fue a un hospital a calmar los nervios de su esposa, el doctor le sugirió que se fuera del país, que era lo más conveniente. El "Ruso" no lo pensó, tomó sus cosas y se fue México… Todo por el temblor.

La Selección Nacional Mexicana que estaba en concentración permanente, esa mañana salían a Estados Unidos para disputar un juego amistoso. Pocos sintieron el movimiento. Nadie les comunicó lo que pasaba en la Ciudad y aun así volaron.

Cuando llegaron a Los Ángeles se dieron cuenta de la magnitud de lo sucedido. Los que vivían en la ciudad de México se alarmaron, algunos perdieron familiares. Pasaron los días, las semanas, los meses. México se recuperó, pero no al 100 por ciento. Aún herido llegó el momento de inaugurar el Mundial.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...