14 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Deportes

Estadio de la Revolución, 87 años albergando emociones

Cumple un año más de vida

AARÓN ARGUIJO GAMIOCHIPI / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, domingo 15 de septiembre 2019, actualizada 10:27 am

Enlace copiado

Un día como hoy, hace exactamente 87 años, esta ciudad vivió uno de sus momentos más representativos y con lo que dio otro paso hacia su acelerado crecimiento, al ser inaugurado el Estadio de la Revolución, un monumento al fervor de los laguneros hacia los deportes.

El 15 de septiembre de 1932, abrió sus puertas el inmueble ubicado sobre la avenida Juárez, recibiendo a más de 30 mil personas, según documentó El Siglo de Torreón, quienes se congregaron para dar el grito de Independencia. Más allá de ser un recinto deportivo, el Estadio de la Revolución también es un monumento arquitectónico del que los laguneros deben sentirse orgullosos, es el estadio más antiguo de México en el que aún se practica deporte de manera profesional, además de ser un inmueble que puede presumir su fachada en el estilo Art - Decó, digna de ser admirada por los amantes de la arquitectura.

Desde su fundación, Torreón albergó juegos de beisbol en distintos escenarios, resaltando un recordado parque de pelota ubicado en los predios que le pertenecían a la fábrica de jabones La Unión, además de en muchas comunidades rurales, donde empresarios, mineros y agricultores estadounidenses tenían establecida su residencia y trajeron a La Laguna los implementos necesarios para jugar al Rey de los Deportes, muy popular en la Unión Americana desde los inicios del siglo pasado, tal y como se mantiene hasta estos días. Los laguneros aprendieron entonces las reglas del beisbol y comenzaron a jugar, estableciendo equipos y posteriores ligas que fueron creciendo con el paso de los años.

En 1925 nació la Liga Mexicana de Beisbol y en La Laguna comenzó a crecer la idea de contar con un equipo profesional, por lo que el primer paso era construir un inmueble que pudiera albergar los juegos, los laguneros lo planearon en grande y así lo ejecutaron. Don Nazario Ortiz Garza, el primer lagunero que ejerció el cargo de gobernador de Coahuila, se encargó de que en Torreón se tuviera un estadio de vanguardia, el primero con alumbrado artificial en toda Latinoamérica, pero además de su novedosa tecnología para la época, la belleza debía estar presente, por lo que se contrató al maestro Zeferino Domínguez Villarreal, creador de memorables obras en Saltillo, como el Ateneo Fuente.

De manera fastuosa, el estadio de la Revolución fue inaugurado con más de 30 mil personas durante el 15 de septiembre de 1932, poniendo a Torreón en la mira de todo México, por contar con el que en ese entonces, era el estadio más moderno del país. En el año de 1940 surgieron los Algodoneros del Unión Laguna para sumarse a la Liga Mexicana de Beisbol y pronto, en 1942, le dieron a La Laguna su primer campeonato en un deporte profesional, cuando bajo el mando del gran cubano Martín Dihígo, se alzaron con el gallardete que replicarían en 1950.

El estadio de la Revolución ha recibido en su terreno de juego a legendarios peloteros como Héctor Espino o Fernando Valenzuela, además de extranjeros miembros del Salón de la Fama de las Ligas Mayores, como James "Cool Papa" Bell y Walter Fenner "Buck" Leonard, por lo que en sus muros reposan millones de historias deportivas, dignas de recordar. Al ser concebido como un estadio olímpico, también ha sido casa de los Diablos Blancos del Torreón y vivió grandes clásicos contra la Ola Verde del Laguna, además de los Espartanos, de futbol americano, entre muchos otros eventos deportivos, musicales y religiosos. En entonces el estadio de la Revolución, un inmueble depositario de las emociones de los laguneros, parte del corazón de concreto de la región.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...