13 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Deportes

Arturo Gilio triunfa en su debut con picadores, en España

El novillero lagunero triunfo en la plaza de toros de Laguna de Duero en Valladolid

AARÓN ARGUIJO GAMIOCHIPI / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, martes 10 de septiembre 2019, actualizada 7:04 pm

Enlace copiado

El lagunero Arturo Gilio Quintero se alzó esta tarde como el gran triunfador de la tarde, al abrir la puerta grande con el corte de dos orejas en su debut de novillero con caballos en la plaza de toros de Laguna de Duero, muy cerca de Valladolid, España.

Una oreja a su primero y otra más a su segundo con fuerte petición de la segunda, que el juez no quiso otorgar, fue la labor con la que Arturo Gilio firmó un triunfo muy importante en su debut con picadores en España, ante novillos fuertes y duros de la ganadería de Prieto de la Cal, que no fueron fáciles y pidieron el carnet a los novilleros.

Con su primero, el joven lagunero estuvo variado con el capote para escuchar los primeros olés, su faena de muleta fue de quietud y aguante ante las ásperas y descompuestas embestidas de su enemigo, lo que cautivó a los aficionados presentes con tandas por ambos lados que prendieron el entusiasmo, luego de una estocada entera y descabello, fue premiado con un apéndice.

Con su segundo, un autentico toro, se superó Arturo al recibir con faroles de rodillas, para luego torear a la Verónica y quitar por Chicuelinas. Con poderosos doblones rodilla en tierra, inició su faena de muleta para luego instrumentar pases de poderío y entrega, no exento el lagunero de llevarse un susto, al ser empitonado por su enemigo afortunadamente sin consecuencias, Gilio se levantó sin mirarse la ropa para ejecutar ceñidas Bernardinas que le fueron muy aplaudidas.

Cayó el toro patas para arriba, luego de una estocada entera en todo lo alto para que los tendidos blanquearan de pañuelos exigiendo las dos orejas para el torero, a lo que el juez hizo caso omiso otorgando sólo una oreja, llevándose un gran bronca. Al final, Arturo Gilio salió a hombros de los aficionados, conquistando así su primera puerta grande como novillero con caballos. Alternó con Alberto Pozo, que se retiró en silencio en ambos y Gómez Valenzuela, que se llevó ovación y oreja.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...