22 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Cultura

Nuestro Recomendado

DAYMÉ AROCENA / SONOCARDIOGRAM

EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH., lunes 09 de septiembre 2019, actualizada 9:33 am


Enlace copiado

A Daymé Arocena se le escuchan fuerte los latidos del corazón. Con su nuevo disco, “Sonocardiogram”, la cantante cubana abre al mundo un resquicio para mostrar lo que está haciendo en la isla una nueva generación del jazz llena de talentos pero poco visibilizada.

La producción de 12 cortes, fue lanzada el viernes por el sello británico Brownswood Recordings, creada por el presentador y DJ nacido en Francia Gilles Peterson. Es su cuarto disco después de “Nueva Era”, (2015), One Takes (2016) y “Cubafonía” (2017), y como toda su obra tiene influencias de la música afrocubana.

La falta de acceso completo a internet en Cuba, vital para los creadores en la actualidad; la inexistencia de una industria discográfica que los canalice y las dificultades que encuentran los artistas para conseguir visas cuando van a viajar desde la Cuba sancionada por Estados Unidos y consularmente limitada por muchas naciones, son algunas de las trabas que Arocena mencionó y que sobrellevan sus compañeros del arte.

Nacida en 1992 en medio de una profunda crisis en la isla, Arocena estudió en una escuela de arte y se graduó como directora de coro antes de lanzarse a proyectos jazzísticos propios, inicialmente con una agrupación de mujeres y eventualmente como solista, en una carrera ascendente que le ha llevado por el mundo.

Precisamente esta formación musical institucional gratuita que capta a niños desde las escuelas primarias públicas (si se les encuentra cualidades se los canaliza a la formación especializada sin importar su origen social) es uno de los factores que la artista atribuye al enorme caudal de músicos en la isla y su calidad.

A Arocena, además, el amor por la música le corre por las venas. Aunque en su familia no hubo músicos profesionales, sus recuerdos de niña la ubican en la casa de su abuela.

Para afrontar estos tiempos en que los discos perdieron su forma de comercialización tradicional y en que la gente suele comprar por internet uno u otro tema, Arocena buscó para “Sonocardiogram” una estructura diferente, más conceptual, donde incluso unas canciones se “pegan” a otras.

Además, el álbum fue grabado en La Habana en un espacio no convencional: un antiguo taller de pintura devenido en lugar de ensayo y conciertos de la familia López-Nussa (cuyos miembros incluyen a músicos consagrados como el pianista de jazz Harold LópezNussa) a fin de incorporar los ruidos ambientes de la ciudad que se colaban.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...