17 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Enlace copiado

"El agua, la traidora agua que ayer a las primeras horas de la noche cayó en chubasco terrible sobre la ciudad, no alcanzó a restar, ni brillo, ni animación, ni esplendor, a la ceremonia de la coronación de Su Majestad, Elvira".

Así versaba el primero de los párrafos de esta casa editorial en la inauguración de la primera Feria de Torreón, la cual tuvo como sede el sector Alianza, la Plaza de Armas y el primer teatro edificado de la ciudad, el Teatro Princesa, con fecha del 5 de septiembre de 1925.

"La serie de festejos de la Feria del Algodón, (la cual) se llevó a cabo con una extraordinaria y elegantísima concurrencia, en medio de un ambiente de franca alegría y de acuerdo con el programa que EL SIGLO, con su acostumbrada oportunidad, hizo del dominio público", informó este periódico en sus páginas del día 6 de septiembre de 1925.

La década de 1920 en Torreón y la Comarca Lagunera fueron años brillantísimos, tiempos de un esplendor económico y urbano notable. Tan solo unos años atrás, la ciudad todavía "olía a rancho", pero ya en 1925 se estaban reinventando las principales calles del Centro Histórico, comenta Carlos Castañón, titular del Archivo Municipal.

"Estamos hablando que en ese año en específico, la ciudad por primera vez no solamente está pensando en atender lo básico como lo puede ser el drenaje y el agua entubada, sino que el municipio ya daba para atender la estética", dice.

Así pues, el Paseo Morelos, en ese entonces llamado bulevar Morelos, se iluminó, se pavimentó y se le puso pasto al camellón. De igual manera se empezaron a poner esculturas en el lugar y diferentes espacios públicos, con la mira de que, por ejemplo la Alameda, tuviera un toque afrancesado.

"De igual manera, había muchísimo dinero, liquidez y sobre todo trabajo, en otras palabras, había labores para los de arriba y los de abajo, para empresarios y hasta migrantes que llegaban todos los días, y es por eso que Torreón es una ciudad migrante", explica Castañón.

/media/top5/lagLAG5d64a060b3870jpg.jpg /media/top5/lagLAG5d64a0606ea02jpg.jpg

LA FERIA DEL ALGODÓN

El algodón era el fruto de la prosperidad en esta tierra; la Comarca Lagunera aportaba el 75 por ciento de esta fibra textil al país, y como consecuencia de lo anterior, los principales empresarios y "las fuerzas vivas" se juntan y dicen 'vamos a hacer la primera feria del algodón', dando como resultado al primer Comité Organizador, conformado por Antonio Moreno, vicepresidente, Pedro Franco Ugarte, presidente, Eduardo Guerra, secretario, y Juan Castillón, primer vocal.

Dicho comité, de la mano del resto de personas que formaron parte de la organización del evento, concordó en que el mismo debía ser magno, y fue así, de forma que dio pie a una de las canciones más emblemáticas de la región, la cual reza que: "La Laguna tiene dinero, La Laguna tiene algodón y por eso los laguneros nos la pasamos en el vacilón".

De esa forma, expone el director del Archivo Municipal, "se elabora algo precioso, algo romántico en lo que echaron la casa por la ventana".

En la feria, ubicada en el sector Alianza, donde está "El Torreoncito", se hizo un pórtico, un monumento efímero con mil luces "que levantó la Empresa del Ferrocarril Eléctrico" y se alistó la inauguración con la coronación de "Su Graciosa Majestad I", Elvira Torres, la noche del sábado 5 de septiembre de 1925.

La actividad se llevó a cabo en un engalanado Teatro Princesa, junto a las demás "princesas" de cada una de las localidades que componen a la Comarca Lagunera, siendo de Matamoros, Ana Rodríguez de la Fuente; de Gómez Palacio, Dolores Faya; de Lerdo, Felisa Carriles; de San Pedro, Sara Madero; y de Torreón, María Gireud. Cada una de ellas elegida a través de numerosas ediciones de El Siglo de Torreón.

Manuel Terán Lira, en su libro Historia de Torreón, quinta edición, narra que en el acto, la orquesta interpretó el Himno Lagunero, "premiado en un concurso especial, compuesto por el señor Mena Vázquez y con letra de la señorita Leonor Flores, siendo cantado por un grupo de caballeros y señoritas. Su letra dice así:

Al día siguiente, iniciaron de lleno una variedad de actividades como lo fue el desfile de los carros alegóricos de diversas empresas y sociedades civiles, el cual era encabezado por una banda de música en la que al centro aparecía como símbolo de progreso y desarrollo una muy ornamentada primera paca de algodón de las cosechas de 1925.

Al terminar dicho desfile, narró Terán que las familias se quedaron gustosamente a disfrutar y recorrer la Plaza de Armas, la cual lució repleta de vendedores y tenderetes en el suelo donde predominaban los adornos.

Ese mismo 6 de septiembre la reina dio por iniciada la Exposición Regional de 1925, en la que participaron varias empresas como la fábrica de aceites y jabones Aurelio Anaya, la maderería Julian Lack & Cia., la compañía industrial de Parras "La Estrella", la hilandera "La Fe", la jabonera "La Esperanza", entre otras, todas motivadas por un concurso organizado y convocado por la Cámara de Comercio de Torreón que premiaba al más bello, artístico y simbólico aparador.

Dado lo que englobó, Castañón afirma que "era el acontecimiento social, económico y político por excelencia… Una belleza", misma que tuvo diez días de duración (del 5 al 15 de septiembre), y en la que Terán Lira detalló que el ánimo "era a diario y en aumento", siendo que algunos se divertían con llamativos y artísticos stands, otros en las noches de cabaret, o en los teatros, así como "en todo aquel regocijante mundo de fiestas modernas, entre luces, brindis y alegría".

Todo quedó plasmado en el "Álbum de la Gran Feria del Algodón", el cual puede consultarse en el Archivo Municipal y en el que puede leerse que "quedó plenamente demostrado una vez más que nada es imposible ante el empuje de un esfuerzo organizado y común, y que todo obstáculo, por mayor que sea, tiene que ceder dejando el sendero despejado al curso de las orientaciones creadas por medio de la cooperación".

/media/top5/lagLAG5d649fe3d9236jpg.jpg /media/top5/lagLAG5d649fe4c0942jpg.jpg SIGUIENTES EDICIONES

La Primera Feria del Algodón no tuvo la continuidad que tiene en la actualidad, caso contrario, tuvieron que pasar siete años para que con motivo del 25 aniversario en que fue declarada ciudad se celebrara un segundo festejo similar al de la feria.

Fue así que en 1932 también se eligió a una reina entre las candidatas Carmen Pámanes y Ofelia Torres, resultando esta última la ganadora, quien participó en la inauguración del Estadio de la Revolución.

Luego, no fue hasta 1943 cuando por vez primera el Club Rotario acordó organizarla, esto para, posteriormente, a partir de 1946 tomar la tradición y empezar a planearla y realizarla año con año, esto con el fin de conseguir recursos para las distintas actividades sociales de esta agrupación.

De tal manera, El Siglo de Torreón anunció un 13 de marzo de 1946: "Antenoche se reunieron los miembros de la Directiva del Club Rotario en una cena en el Centro Campestre, para estudiar las conveniencias de organizar esa ferias, acordándose hacerlo a partir del presente año".

Y continúa: "habiendo sido precisamente el Club Rotario el que organizó en 1942 primero el día del algodón y, al año siguiente, la inolvidable feria del algodón, los rectores de esa agrupación han creído conveniente continuar (dicha) tradición típicamente lagunera, dándole todo el color y ambiente que La Laguna sabe imprimir a sus festividades".

Esta casa editorial afirmaba que las autoridades intervinieron en estas fiestas con "ostensibles fines de lucro. Pero ahora que las cosas han cambiado y los Rotarios como agrupación podrán actuar con la debida independencia y apoyo general, con fines de beneficio público, están resueltos a hacer renacer esta feria con toda la fuerza de su tradición".

/media/top5/lagLAG5d649fe5a8addjpg.jpg /media/top5/lagLAG5d649fe6ddf30jpg.jpg /media/top5/lagLAG5d649fe7cac20jpg.jpg

MUDANZA DE SEDES

De la mano de la ciudad, la sede de la Feria del Algodón fue cambiando siendo que de 1946 a 1956 se realizó en la Plaza de Armas, ulteriormente en el Bosque Venustiano Carranza, donde solo permaneció dos años debido a las molestias que causó a vecinos cercanos.

Posteriormente, de 1959 a 1966, se desarrolló en los alrededores de la Alameda, donde se cerraban las calles para convertirlas en paseos peatonales. El año siguiente se trasladó al estadio de la Revolución, donde permaneció hasta 1981 (salvo 1977 y 1978, que se llevó a cabo en las orillas de la ciudad).

Fue entonces, a partir de 1982, y hasta la fecha, que se establece en una superficie superior a las 30 hectáreas de lo que era el ejido Ignacio Allende, todo esto según José Guillermo Milán Montenegro, quien en su momento fue director de Eventos Especiales de la Feria de Torreón, en una entrevista para este diario en el 2015.

Si bien esta fiesta lagunera siempre ha tenido tintes de ser una celebración familiar, Donato Gutiérrez, presidente del Comité de la Feria, explica que con el paso de los años se ha buscado aterrizar cada vez más, esto por medio de la eliminación del palenque y el casino, pero con nuevas actividades.

Por ejemplo, en esta ocasión, Donato menciona que este 2019 en particular se realizarán 12 eventos artísticos gratuitos con famosos grupos de distintos géneros musicales. A ello se le suma la ya tradicional área de artesanías, los restaurantes que recorren ferias, así como la atractiva área de juegos mecánicos, "de tal manera que consideramos que es el espectáculo de la región más importante cada año".

La evolución, pues, no es ajena al evento, expone el presidente del comité, esta ha ido de la mano de la región misma. "Ahora, la siembra del algodón es una pequeña parte de la economía de la región, no así el ganado", dice.

Por lo anterior, durante algunos años se contó con una muestra ganadera, misma con la que ya no se pudo contar a raíz de las modificaciones en los procesos de producción en los establos.

Es por ello que Carlos Castañón, director del Archivo Municipal, analiza que la actitud campirana se ha prácticamente esfumado de la Feria del Algodón, pero para darle paso a otras actividades, las cuales se han visto también reflejadas en sus nombres que pasaron del primero al de la Feria del Algodón y de la Uva, y por último Feria del Algodón Industrial y de la Uva de Torreón A.C., con el cual está registrado ante la Secretaría de Hacienda, aunque solo se le llame Feria de Torreón.

/media/top5/lagLAG5d649fe81d2c9jpg.jpg /media/top5/lagLAG5d649fe86e92ajpg.jpg /media/top5/lagLAG5d649fe90b24cjpg.jpg UNA TRADICIÓN

Son ya 73 años los que el Club Rotario ha tomado la batuta de esta fiesta lagunera, misma que "ha ido evolucionando con sus diferentes sedes, en los que se han tenido buenos, regulares y malos resultados", declara Donato Gutiérrez, presidente del Comité de la Feria, en relación con los ingresos que les permiten apoyar diferentes causas.

Una parte de las entradas monetarias se destina actualmente al mantenimiento de sus instalaciones y otra al financiamiento de programas de servicio del Club, entre ellas, por ejemplo, el año pasado se entregaron ocho plantas potabilizadoras de arsénico en comunidades rurales y colonias de la ciudad.

Asimismo, el grupo cuenta con un apoyo de becas anuales para alumnos que tienen buenas calificaciones, la cual consta de 600 pesos mensuales a cada estudiante. Esto además de la constante entrega de silla de ruedas, prótesis, operaciones de catarata y otros programas, desde el momento en el que los Rotarios tomaron las riendas de esta festividad.

Todo lo anterior fue sembrado con el primer festejo del llamado Día del Algodón, celebrado el 24 de agosto de 1924 como producto de la riqueza que la siembra de ese bien generaba a la región Lagunera.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...