15 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Insiste Bolsonaro en que algunos indígenas 'venden sus tierras' a extranjeros

Reiteró que no creará nuevas reservas para los pueblos originarios

EFE
BRASILIA, viernes 30 de agosto 2019, actualizada 9:43 am

Enlace copiado

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, volvió a sugerir este viernes que algunos indígenas pueden estar vendiendo sus tierras a extranjeros y reiteró que no creará nuevas reservas para los pueblos originarios mientras esté en el Gobierno.

En declaraciones a periodistas, Bolsonaro comentó que su Gobierno continúa analizando planes para el "desarrollo sustentable" de la Amazonia, donde los crecientes incendios forestales de las últimas semanas han comenzado a ser controlados, los cuales incluirían la posibilidad de liberar actividades económicas en los territorios indígenas, que son hasta ahora zonas preservadas.

Según el mandatario, mientras existe una mayoría de indígenas que "quiere integrarse a la sociedad" y tener la posibilidad de explotar los minerales atesorados en sus tierras, hay otros que están "vendiendo sus reservas a extranjeros".

Bolsonaro, que en forma recurrente alude a esa posibilidad sin aportar mayores datos ni precisiones, también reiteró que, mientras esté en el Gobierno, no pretende crear nuevas reservas indígenas, pues ya hay "mucha tierra para poco indio".

En ese marco, el gobernante argumenta, y en ese caso apoyado en datos oficiales, que en Brasil existen cerca de 400,000 indígenas, distribuidos en unas 600 reservas que abarcan el equivalente al 13 % del territorio del país.

También subrayó que, cuando asumió el poder, el pasado 1 de enero, descubrió que "hay unos 400 pedidos para la creación de unas nuevas reservas", que si fueran aceptados llevarían el porcentaje del territorio nacional en manos de los indígenas al 20 %.

"Es mucha tierra para los indios", insistió Bolsonaro, quien afirmó que esas nuevas reservas sólo serán creadas si el Gobierno es "obligado" a ello por la Justicia.

Como ejemplo de lo que considera una "distorsión", Bolsonaro citó una reserva de la etnia yanomami, situada en el norte del país, en los límites con Venezuela y que ocupa unos 10 millones de hectáreas.

"Tiene dos veces el tamaño de Río de Janeiro y allí viven apenas unos 10,000 indios", sostuvo el mandatario.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...