21 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Unidad y pluralidad

ARCHIVO ADJUNTO

LUIS F. SALAZAR WOOLFOLK
miércoles 21 de agosto 2019, actualizada 7:26 am


Enlace copiado

El desencuentro en el Senado de la República, al interior de la bancada del Partido Morena y sus aliados, revela el principal reto que enfrenta López Obrador para consolidarse en el poder, con la base mayoritaria de apoyo que busca mantener en el Congreso de la Unión, de cara a las elecciones federales intermedias del año dos mil veintiuno.

Como es del conocimiento del público, el lunes pasado tuvo lugar la elección para presidir la Mesa Directiva del Senado, entre las opciones que ofrecía la continuidad de Martí Batres Guadarrama en el puesto, y el relevo que se concretó en la elección de la Senadora Mónica Fernández Balboa como nueva Presidenta.

El proceso era un tema al interior del grupo parlamentario de Morena, y Martí Batres impugnó el resultado acusando de fraude al coordinador de la bancada morenista Ricardo Monreal Ávila, en base un argumento según el cual, Monreal habría violado la convocatoria a la elección, al incluir en la votación a los Senadores del Partido Encuentro Social (PES).

Sin embargo el asunto no es tan fácil como lo plantea Batres, ni se dibuja en blanco y negro. El PES forma parte de la alianza de partidos que llevó a López Obrador al poder y curiosamente, la Senadora Antonia Fernández, militante de Morena que llegó al Senado como candidata bajo la bandera del PES, fue quien exigió la participación de los Senadores del PES en la votación en comento y por cierto, sufragó en favor de Martí Batres.

La rabieta de Batres es excluyente y contraria a la consolidación de las fuerzas políticas que gravitan en torno de Morena y del liderazgo personal de López Obrador en específico. El Senador Batres debe recordar, que por más que la izquierda haya sido aliada del hoy presidente de la República de tiempo atrás, la verdad es que el triunfo electoral de López Obrador es producto de una revoltura circunstancial de todos los colores del arco iris político, que al girar como en el disco de Newton, presentaron a los ojos de los electores el color blanco de la honestidad, que fue y sigue siendo su bandera.

La cosa no paró en ese punto, porque Martí sacó a las redes sociales su protesta pidiendo la renuncia de Ricardo Monreal como Coordinador de la bancada de Morena en el Senado, mientras éste último realizaba en corto una operación cicatriz de emergencia y se retrató en un desplante de unificación con cuarenta y nueve de los cincuenta y nueve senadores de Morena, incluidos la mayor parte de los que en principio votaron por Batres Guadarrama.

El episodio revela que la alianza de partidos que llevó al poder a López Obrador, tiene en la pluralidad de su integración su principal fuerza y su peor debilidad. Las hondas diferencias entre el PES y los partidos de izquierda que llevaron al triunfo al hoy Presidente de la República fueron evidentes desde la campaña y se concretan en aspectos fundamentales de ética social asociada al debate pro vida y la promoción del aborto, así como en la ideología de género y otras causas sostenidas por minorías integradas a la llamada nueva izquierda.

El vértice de unión se concreta en López Obrador y eso es una mala noticia para la causa de la izquierda radical, por las limitaciones naturales que ofrece todo liderazgo personal. El reto es el de fortalecer la institucionalidad como condición para procurar la unidad en un ambiente de respeto a la pluralidad, y tal desafío no es exclusivo del Partido Morena o del PES, sino de todos los partidos políticos del país y de nuestro país en su conjunto.

El gran mérito de la democracia implica integrar un gobierno de consenso con personas que tienen diversos modos de pensar y colectivos que luchan por objetivos diversos. El gran defecto de los extremos, consiste en pretender la unidad sobre la base de excluir a quienes piensan de modo distinto, construir la uniformidad a costa de la propia identidad de los integrantes de la comunidad o en otras palabras, sacrificar el interés común, en aras de la imposición de ciertos intereses particulares de facción o grupo.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...