21 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Cultura Archivo

1907: Nace Luis Felipe Vivanco, arquitecto y poeta español

UN DÍA COMO HOY...

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, jueves 22 de agosto 2019, actualizada 12:10 pm


Enlace copiado

A pesar de su discreta obra poética, a 112 años de su nacimiento, que se cumplen este jueves, el poeta español Luis Felipe Vivanco se caracterizó por una reflexión intimista sobre la realidad ubicada en lo cotidiano, estilo que el mismo denominó “realismo intimista trascendental”, inclinado a la melancolía y dejando a un lado las razones políticas.

Luis Felipe Vivanco nació en San Lorenzo de El Escorial, Madrid, el 22 de agosto de 1907, bajo el seno de una familia encabezada por un padre de profesión juez, razón por la que no tuvo un hogar fijo durante su infancia, hasta 1915, cuando se estableció de manera permanente en Madrid junto a su familia.

De acuerdo al portal escritores.org, sus estudios básicos se remontan al plantel privado concertado católico Colegio Nuestra Señora del Pilar, para después continuar sus estudios universitarios en la escuela de Arquitectura de Madrid.

Por lo cual, para el portal electrónico especializado en arte epdlp.com, a pesar de haberse dedicado profesionalmente a la arquitectura, siempre fue evidente su postura humanista y su pasión por la filosofía, simpatía que le fue inculcada por su profesor, el filósofo español Xavier Zubiri (1898-1983), pues tras terminar su carrera en 1932 tomó cursos de Filosofía y Letras.

Fue en de 1933, cuando comenzó a entablar amistad con poetas como los españoles Luis Rosales (1910-1992) y Leopoldo Panero (1909-1962), con quienes comenzó su incursión en el mundo poético.

Posteriormente pasó una larga temporada reponiéndose de tifus en la Sierra de Guadarrama, para después dedicarse a publicar sus primeros trabajos en la revista cultural española Cruz y Raya. perteneciente a su tío, el escritor español José Bergamín (1895-1983), simultáneamente a su trabajo como arquitecto con su otro tío, el arquitecto español Rafael Bergamín (1891-1970).

De esta forma llegó su primer libro, Cantos de primavera, en 1936, un saludo al amor desde planteamientos trascendentales.

En ese mismo año, con el inicio de la Guerra Civil Española, se integró al levantamiento de Franco y, junto con otros intelectuales españoles, como Luis Rosales (1910-1992), Pedro Laín Entralgo (1908-2001), Dionisio Ridruejo (1912-1975) y Gonzalo Torrente Ballester (1910-1999), se dedicó a escribir propaganda.

En 1940 publicó su segundo libro, Tiempo de dolor, con destacada sobriedad, y luego de terminada la guerra fue uno de los creadores de la revista Escorial, en la que cultivó una poesía intimista, realista, de carácter mediativo y trascendente.

Según la página en internet de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, tras un silencio de nueve años, Vivanco publicó Continuación de la vida (1949), obra sobre la cotidianidad que coincidió con los libros de Leopoldo Panero (1909-1962) y Luis Rosales (1910-1992), que significaron un año bueno para la poesía española.

Pues estos tres poetas, pertenecientes a la generación del 36, tan estrechamente unidos y amistosamente vinculados, constituyeron en la poesía española un fenómeno interesantísimo, debido a que se mantuvieron independientes, cada cual cantando con su voz propia y dando expresión personal a su sentimiento.

Es así como la obra de Vivanco se caracteriza por un tono optimista, religioso e intimista, expresado en versos claros de corte clasicista. Entre sus libros destacan El descampado (1957), de marcada austeridad franciscana; Cancionero de Laredo (1957), y Memoria de la plata (1958), una selección de su poesía de posguerra, así como Lecciones para un hijo (1961).

Según el portal biografiasyvidas, también fungió como autor de traducciones de los poetas franceses Francis Jammes (1868-1938), Paul Claudel (1868-1955) y el alemán Rainer María Rilke (1875-1926).

Además, contribuyó en los ensayos Introducción a la poesía española contemporánea (1957) un importante estudio de la poesía española del siglo XX, que fue premiada con el Premio Fastenrath; en el mismo género publicó Moratín y la ilustración mágica (1973). En 1975 obtuvo el Premio de la Crítica.

De acuerdo con las fuentes, la poesía de Luis Felipe Vivanco no estaba hecha de ideas y tampoco pretendía basarse solo en palabras, sino en cosas. Murió el 21 de noviembre de 1975, motivo por el cual al año siguiente se publicó su obra póstuma Prosas propicias, el cual cierra el círculo de su trayectoria poética.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...