23 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

No hombre, son unos genios

Metáfora ciudadana

LUIS ALBERTO VÁZQUEZ ALVAREZ
sábado 17 de agosto 2019, actualizada 7:33 am


Enlace copiado

Cincuenta años cumple "El Apando", novela del duranguense José Revueltas, escrita desde una celda en la cárcel de Lecumberri, recluido como líder del movimiento estudiantil del 68, acusado de todos los delitos imaginables de disolución social. Es un relato de la degradación de la persona, de cómo en los reclusorios se vive la barbarie total. Revueltas nos obliga a mirar una escoria humana sin complacencia, sin ceder al impulso de cerrar los ojos ante la degradación y con su oscuro clímax descendente y a la deriva. Se vive una infinita impiedad individual, enlodada con las vejaciones que soporta cada alma.

Según Revueltas la sociedad "libre" marcha junto a la "encarcelada" creyendo pertenecer a su opuesto, cuando en realidad se trata de un mero reflejo; realmente él cree que entre la cárcel y la sociedad "libre" no hay diferencia alguna; esto se demuestra con los personajes que entrevé en esta obra; uno a uno los describe yendo por el mundo provocando "una misericordia llena de repugnancia y de cólera".

Desde hace muchos años, a la cárcel han caído solo miserables que carecen de defensa, y, extraordinariamente, uno que otro antes "influyente" que en los vaivenes políticos son carne de cañón para justificar promesas de campaña y/o venganzas políticas, ligadas a intereses de grupo, ni siquiera de partido. ¿"Inocentes"? Ninguno, pero si todos "apandados" y, sin embargo, no conozco el caso de un solo presidiario que no alegue injusticia en su juicio y asegure su inocencia, a pesar de innumerables pruebas concluyentes.

Estas últimas semanas la 4T, ha movido la maquinaria fiscalizadora de la corrupción y se presumen más actuaciones ministeriales y judiciales, la más sonada la prisión preventiva de Rosario Robles, personaje ligado a los altos niveles gubernativos desde hace al menos 20 años. Encabezan también esa actividad rápida y violenta el enjuiciamiento del huido Lozoya, quien junto con su familia ha sido perseguido incluso internacionalmente y continúa con el bautizado "Abogado de la Mafia en el Poder" Juan Collado, acusado de "lavado" de dinero y delincuencia organizada.

Ninguno de los implicados es originalmente acusado por este gobierno; por lo que, honestamente, es difícil aceptar la teoría de la "venganza". Su supuesta responsabilidad procede de sexenios anteriores, denunciados por grupos civiles, medios de comunicación y versiones serias incluso internacionales. La estafa maestra que involucra a Rosario Robles procede de las organizaciones ciudadanas "Animal Político" y "Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad" denunciando que de 2013 a 2017 se desviaron casi ocho mil millones de pesos, incluyendo entidades federales y universidades públicas a través de empresas fantasmas. Genial organización criminal.

Esta misma trama maneja una posible colusión del expresidente Enrique Peña Nieto, del extitular de Sedesol, José Antonio Meade y de otros personajes de primer nivel del sexenio pasado que podrían verse involucrados. Esta genial monstruosidad se asemeja a la mitológica "hidra" la cual por cada cabeza cortada le brotan dos; lo trascendente e indignante es el interés de algunos de burlarse de la inteligencia del mexicano queriendo ver problemas políticos donde solo existen latrocinios.

Este momento histórico nos recuerda la carta que Blas Urrea dirigió a Francisco I. Madero en 1912, a pocos meses de asumir la presidencia; en ella comparaba la revolución con una intervención quirúrgica y a Madero con el cirujano, advirtiéndole: "… guay de usted, si asustado por la sangre o ablandado por los ruegos de parientes o amigos, cerrara precipitadamente la herida sin curar la gangrena, porque entonces el país se debatirá en dolores inmensos; mayores males le acogerán y su nombre será maldecido, no por realizar la operación, sino por no curar la enfermedad" El mensaje es válido para AMLO en su lucha contra la impunidad, máxime que continúan apareciendo muchas más estafas en otras áreas, algunas turisteando.

¿Qué lectura podemos dar a esta semifinal? ¿Que AMLO está dispuesto a castigar incluso a sus antiguos amigos de izquierda? ¿Él es de izquierda? Yo lo veo de derecha, buen amigo de Trump. ¿A qué le está apostando con este encarcelamiento? ¿Estará presionando fuertemente para que otorguen información que lleve a un gran pez gordo? Dentro del apando todos cantan lo que saben y entonan el "sálvese quien pueda".

Imaginemos el crecimiento del presidente si logra encarcelar a un expresidente; lo va a necesitar sobre todo ahora que se le culpe a él de la recesión y crisis mundial. Algunos exsecretarios andan desesperados queriendo llegar a un acuerdo… (Meade y González Anaya aparecieron en palacio nacional minutos después del encarcelamiento) ¿llevarían alguna información?

¡Qué paradójicos somos los mexicanos!: primero andábamos gritando y llorando por justicia; pidiendo cárcel para los corruptos y ahora que empieza a darse un cambio, gritamos y lloramos porque quien está actuando lo odiamos y preferimos padecer eternamente antes de ceder ante nuestras fobias. Y no se hable de procedimientos judiciales ilegales; Rosario está en la cárcel por culpa de sus ineptos abogados que ahora alegan "odio y animadversión" del juez; siendo ellos quienes entregaron documentación contradictoria.

Posiblemente, al final de esta tragedia veremos el mismo menú que en "El Apando": una parodia kafkiana que ofrece movimientos opuestos, silenciosos y estruendosos; lentos y rápidos, violentos y pacíficos. Brillará "Carajo", personaje central de la novela, es justo a dónde estos políticos hoy enjuiciados han mandado al pueblo mexicano y su dignidad. O tal vez, como inicia Revueltas y como concluye el Gabo, una sola palabra sea la que describa esta realidad política: "Mierda".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...