23 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Mascotas

Cuidado con la torsión gástrica en perros

Obstruye la circulación sanguínea

DANIELA ESCOBEDO DENA / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH., jueves 08 de agosto 2019, actualizada 11:51 am

Enlace copiado

Seguramente tu perro disfruta de salir a correr al parque para luego relajarse en casa, pero esto puede traer graves consecuencias si no se les moderan los alimentos y líquidos antes y después de salir de paseo, pues puede desembocar en padecimientos como la torsión gástrica.

El sitio Notas de Mascotas denomina este padecimiento como uno de los más comunes en perros grandes, pero esto no quita que sea también de los más peligrosos. Sucede cuando el estómago sufre una distensión tan aguda que de tanto estirarse puede torcerse sobre sí mismo, y ya que el estómago canino está sostenido por dos ligamentos débiles no lograrán sostenerlo.

Cuando pasan por ello, el perro es incapaz de descargar el contenido del estómago y obstruye la circulación sanguínea, poniendo en riesgo los demás órganos internos y su vida.

/media/top5/annadudkovaasW9idv3HMMunsplashjpg.jpg

Aunque han habido diversos estudios con la intención de determinar las causas específicas de la torsión gástrica, no se ha reconocido una razón específica, pero se cree por los antecedentes que los perros de raza grande y pecho profundo son más propensos a sufrirlo, como el dálmata, pastor Alemán, San Bernardo, Dogo Alemán, entre otros.

Una de las razones por las que un perro se puede ver afectado por dicho padecimiento es debido a la ingesta de comida y líquidos sin control alguno, sobre todo antes y después de hacer actividad física. Algunos de los síntomas son:

-Hinchazón del estómago.

-Debilidad.

-Depresión.

-Dificultades para respirar.

-Falta de apetito.

-Abdomen duro y timpánico.

-Espasmos estomacales.

-Intento por vomitar, pero en su lugar sólo saldrá saliva espumosa.

/media/top5/marekprygielXE87arvN3oounsplashjpg.jpg

Para evitar que tu perro sufra torsión gástrica se recomienda establecer horarios fijos para comer y salir a pasear, y sobre todo, no alimentarlo en la noche. No deben realizar ejercicio una hora antes de hacer ejercicio, ni tres después de comer. Tampoco debe ingerir trozos muy grandes de comida, y si tú notas que tiene tendencia a vomitar debes acudir a tu veterinario lo antes posible.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...