19 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Repudian a Trump en Dayton y El Paso

Se reúne presidente de Estados Unidos con heridos y familiares de las víctimas

EFE
WASHINGTON, EUA, jueves 08 de agosto 2019, actualizada 12:54 pm

Enlace copiado

Acosado por los llamados a endurecer las leyes de tenencia de armas y a detener el discurso antiinmigrante y racista, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visitó ayer Dayton (Ohio) y El Paso (Texas), dos ciudades que se sumaron a la lista de tiroteos indiscriminados que desde hace años sacuden al país.

Trump se reunió, acompañado por su esposa, Melania, con heridos y familiares de las víctimas de las masacres de Dayton, donde el domingo pasado nueve personas perdieron la vida antes de que las autoridades abatieran al atacante, y El Paso, que el sábado se convirtió en escenario de un tiroteo que cegó 22 vidas. El gobernante, quien antes de partir de Washington defendió ante los periodistas que su retórica no ha contribuido a la violencia de los tiroteos y, por el contrario, "une a la gente", fue seguido por los reclamos de manifestantes que se reunieron frente al Hospital Miami Valley de Dayton, donde permanecen varios heridos del domingo.

"Dayton fuerte", "Acción ahora" y "No más odio", coreaban personas con carteles en los que reclaman "Hagan algo" para endurecer las normas que permiten la venta y porte de armas en el país.

"Deja de ser un bebé, hazle frente a la NRA (siglas en inglés de la Asociación Nacional del Rifle)", se leía en un cartel adherido al "Baby Trump", un globo con la figura del gobernante como un bebé que se ha convertido en uno de los iconos de las protestas en su contra.

El mandatario, que permaneció poco menos de tres horas en esa localidad, publicó posteriormente fotografías y un video de su paso por el hospital de Dayton, donde, aseguró, conoció a "las mejores" personas.

Las fotos y el video mostraban a pacientes, personal médico e incluso policías junto al gobernante y a la primera dama.

"Fue una visita cálida y maravillosa. Enorme entusiasmo e incluso amor", escribió Trump en Twitter, y calificó como un "fraude" la conferencia de prensa posterior a su partida que ofrecieron la alcaldesa de Dayton, Nan Whaley, y el senador demócrata por Ohio Sherrod Brown, al asegurar que "no se parecía a lo que sucedió".

Whaley indicó a los periodistas que le reiteraron al gobernante "la importancia" de actuar frente al tema del control de armas y que le manifestó a Trump que los habitantes de esa localidad "están esperando una acción desde Washington" al respecto.

Los reclamos aguardaban también al jefe de Estado en El Paso, una ciudad texana ubicada justo en la frontera con México, donde este miércoles grupos de manifestantes se concentraron en distintos puntos, pero especialmente en el centro comercial donde el sábado pasado ocurrió la masacre de la que se señala como autor a Patrick Crusius, de 21 años, considerado un supremacista blanco.

El estacionamiento del centro comercial se llenó de flores, globos, banderas, dibujos y mensajes de todo tipo en honor a las 22 personas, entre ellas ocho de nacionalidad mexicana, que perdieron la vida en medio de la balacera.

"No eres bienvenido aquí", "Queremos una disculpa", "Trump es un racista, supremacista blanco", apuntaban los carteles en El Paso, entre los que ondeaban banderas de México y Estados Unidos.

El director ejecutivo de Border Network for Human Rights, Fernando García, dijo que los manifestantes en El Paso tienen dos mensajes para Trump: el primero que "estamos orgullosos de lo que somos, somos una comunidad de migrantes e hispanos y hemos recibido y abierto nuestras puertas a refugiados e inmigrantes y asilados históricamente, y lo seguiremos haciendo".

Y en segundo lugar, subrayó, "Trump no es bienvenido en esta comunidad".

"Su retórica racista, su política de odio hacia los inmigrantes, su retórica, su narrativa de odio, generó este incidente terrorista en contra de nuestra comunidad", afirmó García.

‘No sabíamos si era un solo tirador o muchos’

“Cuando íbamos corriendo, ya había fallecidos. Por eso la gente no sabía por dónde seguir a los demás, que iban delante de ellos, porque unos corrían para un lado, otros para el otro, pero de todos modos había muertos en diferentes puntos. No sabíamos si era un tirador o muchos”.

Así describe Cecilia Morales uno de los peores momentos de su vida; ella estaba el sábado pasado en el Walmart en El Paso, Texas.

Texana, con ascendencia mexicana, de 50 años, fue a hacer algunas compras para ella y para su madre al centro comercial.

Para confirmar lo que su mamá quería, le enviaba fotos de diversos productos. “Cuando estoy hablando con mi mamá oigo: ‘¡Pum!, ¡pum!, ¡pum!’, pero dije: ‘A lo mejor estoy oyendo mal’”, describe Cecilia, a quien se le quiebra la voz.

“En eso, comienzo a oír gente gritando, llorando y tenían niños también gritando; la gente corría. Y me dice un joven: ‘Corra’, yo dije: ‘¿Corro?’’’. Cuando quiso reaccionar, el joven ya iba muy retirado de Cecilia y otro señor le gritaba que salvara su vida.

Evacuan USA Today

La Policía de EUA desalojó estemiércoles la sede del diario USA Today, ubicada en McLean (Virginia), a unos 25 kilómetros de Washington, ante lo que resultó ser una falsa alarma sobre un hombre armado, informó el propio medio de comunicación en su página web. En policía recibió una llamada sobre las 12:00 hora local (16:00 GMT), en la que alguien alertaba de la presencia de un hombre armado en la sede del diario; pero posteriormente los agentes no encontraron a nadie que pudiera suponer una amenaza, detalló en su cuenta de Twitter la policía local.

Ante la sospecha de que pudiera haber un hombre con una pistola, las autoridades desplegaron un gran operativo: las alarmas del edificio saltaron y, en seguida, aparecieron agentes armados con fusiles y chalecos antibalas, mientras que un helicóptero se dedicó a sobrevolar la zona. En ese momento, en Twitter, la policía del condado de Fairfax (Virginia) explicó que estaba respondiendo a informes sobre “un hombre con un arma” en la zona y pidió a los vecinos que eviten transitar por esa zona. Pero, posteriormente, el cuerpo policial indicó que no encontró “evidencias sobre ningún acto de violencia” y que están investigando lo sucedido. Ese suceso se produce después de que, este fin de semana, dos hombres blancos usaran fusiles de asalto para disparar contra quienes compraban en un centro comercial de El Paso (Texas) o se divertían en una zona de ocio de Dayton (Ohio), dejando en total 31 muertos.

Hubo muchos héroes

El presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó este día que hubo muchos héroes durante el tiroteo masivo del sábado pasado en elWalmart del centro comercial Cielo Vista, en El Paso, que dejó un saldo de 22 muertos y 24 heridos.

Trump realizó sus declaraciones en el Centro de Operaciones de Emergencia de esta ciudad texana, donde felicitó al oficial del ejército Glendon Oakley Jr., quien salvó a varios niños que se encontraban al momento del ataque realizado por el joven supremacista Patrick Crusius.

Asimismo, el mandatario reconoció el trabajo del jefe de policía de El Paso, Greg Allen; del administrador de la ciudad, Tommy González; el jefe del Departamento de Bomberos, Mario D’Agostin, y del agente especial de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en El Paso. Trump felicitó además a la directora de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en el puerto de Tornillo, Donna Sifford, quien estaba de compras en su día libre cuando el hombre armado entró en la tienda, de acuerdo con el diario local El Paso Times.

Sifford y otras personas son señaladas por haber salvado la vida de Chris Grant, un hombre de 50 años que recibió un disparo mientras tiraba artículos al autor del tiroteo en un intento por distraerlo.

“Hiciste un buen trabajo. Sabes lo que estabas haciendo”, manifestó el presidente a Sifford.

Fotos

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...