18 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Cultura

Defienden literatura

Más de 40 escritores luchan por reivindicar sus lenguas originarias

EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, lunes 05 de agosto 2019, actualizada 9:48 am

Enlace copiado

Con poco más de un cuarto de siglo de historia, la asociación de Escritores en Lenguas Indígenas (ELIAC) sigue en pie de lucha para reivindicar la literatura hecha en lenguas originarias, a fin de que ésta gane un lugar en la literatura mexicana y forme parte de la cultura nacional, señala su presidente Apolonio Bartolo Ronquillo, poeta y cantautor mazateco.

Ronquillo recordó que este esfuerzo organizado por hacer literatura en lenguas indígenas surgió en noviembre de 1993, en Texcoco, y desde entonces han mantenido un trabajo constante; llegaron a ser 64, ahora son 45 sus miembros, representantes de 14 estados, con presencia de 18 idiomas y sus variaciones lingüísticas.

"Estamos más en el centro, pero sí tenemos una compañera de lengua mayo, teníamos de rarámuri que se retiraron por alguna razón, pero la asociación está abierta para recibir a los compañeros cuando decidan regresar, no está cerrada para quienes deseen ser parte de ELIAC, o para quienes digan por ahora no, pero después regreso", comentó el autor.

Explicó que entre 1997 y el 2000, la asociación trabajó con la Secretaría de Educación Pública y con la UNESCO en la elaboración de publicaciones de libros con las obras de los escritores, también han hecho infinidad de trabajos de difusión, entre ellos recitales literario musical, presentaciones y expo-venta de libros.

ASIGNATURA PENDIENTE

En algún momento, también han organizado diplomados de Literatura en Lenguas Indígenas, buscando la formación literaria de los asociados porque, reconoció, la mayoría no son egresados de carreras de letras, sino que, sobre la marcha, a partir de lecturas, estos cursos y mucho trabajo se han ido formando para dotar de técnica sus textos.

Otro aspecto del que les interesa conocer y aportar es en el de la traducción, porque ellos se auto-traducen, "no conozco una experiencia en donde los compañeros le pidan a otra persona hacer la traducción al español, creamos en nuestras propias lenguas y nos damos tiempo para hacer la traducción, que en la práctica no es literal, porque, sí hay una disparidad entre lo que se piensa en mazateco y lo que se escribe en español".

Y es que su lengua funciona bien en sus comunidades, pero fuera de ahí se ven en la necesidad de auto-traducirse para tener comunicación con el exterior, pues no se quieren encerrar a comunicar sólo lo que hacen en sus pueblos. Así que la traducción tiene una doble ruta, compartir lo que hacen en sus pueblos y comunidades, y enviar el mensaje de que su lengua vale, comunica, enriquece y hay que enseñarla a sus hijos.

Decir "aquí estamos presentes, con nuestras lenguas y culturas vivas, pues también somos mexicanos; aquí están nuestras lenguas, es lo que nosotros hacemos, contribuir a que la sociedad mexicana sea cada vez más plurilingüe y multicultural, e ir construyendo una sociedad con estas características no ha sido fácil, hay muchos obstáculos, entre ellos el presupuestario", consideró.

Según Ronquillo, no han tenido oportunidad de conseguir financiamiento para publicaciones, esperan que las condiciones mejoren, pero ya están viendo cómo la tecnología sea una opción; ya vamos a hacer libros digitales y nuestra propia plataforma para compartirlos.

Luego de batallar con la rehabilitación de su edificio sede, en el marco del Día Internacional de las Lenguas Indígenas, que se conmemora el 9 de agosto, se prevé la próxima inauguración del inmueble, ubicado en Xavier Mina 150, Esquina Guerrero, en la alcaldía de Cuauhtémoc, a espaldas del templo de San Fernando.

Recordó que por el momento no tienen proyectos conjuntos con nadie, pero aseguró que antes de que concluya su periodo al frente de la asociación, en marzo del año entrante, ya habrán reanudado actividades en forma. "Necesitamos profesionalizarnos, conocer de qué manera se concibe el arte de la palabra en otro idioma; ver si existen los mismos géneros literarios del español en su lengua, porque perciben que no".

NARRATIVA INDÍGENA Y PRESERVACIÓN DE LA LENGUA

Recordó que entre ellos la narrativa es más oral que escrita, "nosotros le llamamos palabra antigua o cuento, cosas que se cuentan y no se clasifican como novela, cuento, leyenda o mitos, todas son palabra antigua que sustenta la vida, desde allí se recrea el mundo a partir de la cosmovisión propia".

Cuando hablamos de poesía, puntualizó, sí existe la palabra en mazateco, pero lo diferente son los portadores; lo hacen los chamanes, no es un dominio popular, es algo muy exclusivo, ligado a un saber ritual, está muy definido incluso la estructura en la que se hace, ahí están las plegarias de María Sabina.

Ronquillo se detiene luego y reflexiona: "A las lenguas indígenas se les despojó de la fuerza que tenían, nunca fueron lenguas de estado, no tuvieron el poder, la difusión y cayeron en desuso, los propios hablantes la relegaron porque eran criticados, presionados, y nosotros lo estamos haciendo al revés, les enseñamos a nuestros hijos, tenemos que ser consecuentes".

Sobre qué tan difícil ha sido mantener su lengua por encima del español aprendido, aseguró que mucho y refirió que él, por ejemplo, cuando niño tuvo el deseo "de dejar de ser (indígena), pero muy temprano tuvo contacto con gente que hablaba bien de mi lengua, y ahí agarré la fuerza para tomar la decisión de mantener mi lengua".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...