20 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Internacional

A un año de los 'bombazos' a Maduro

El hecho generó unos meses de tensión y de nuevas acusaciones

EFE
CARACAS, VENEZUELA, domingo 04 de agosto 2019, actualizada 10:19 am

Enlace copiado

Nicolás Maduro prometía aquella tarde, una vez más, resolver la crisis económica de Venezuela cuando dos explosiones lo dejaron en blanco en medio de un acto público.

Era sábado, 4 de agosto, y las primeras horas fueron de confusión hasta que el propio presidente lo confirmó: "Han intentado asesinarme".

De esa manera, el líder chavista explicó por qué se vio obligado a interrumpir su discurso, que estaba siendo transmitido de forma obligatoria en radio y televisión, y a abandonar el lugar escoltado por más de una decena de agentes, que mantuvieron ileso al gobernante. La última imagen que vieron los venezolanos de aquel "atentado fallido en grado de frustración", como lo calificó el Gobierno, fue la de cientos de militares que rompieron filas frente a su comandante en jefe y abandonaron el lugar a toda marcha, aparentemente despavoridos.

Un año después, como ocurre con casi todo lo noticioso en Venezuela, ya no se habla de ese hecho que, sin embargo, generó unos meses de tensión y de nuevas acusaciones contra la disidencia política y los enemigos extranjeros de la llamada revolución bolivariana.

RECUENTO DE LOS DATOS

A las 17:41 horas se escucharon dos explosiones en medio del acto de celebración del 81 aniversario de la Guardia venezolana en el centro de Caracas. El blanco era Maduro, quien encabezó la actividad junto a su esposa Cilia Flores y el ministro de Defensa, Vladimir Padrino. Los tres salieron ilesos, mientras que siete militares de bajo rango sufrieron lesiones.

Unas cuatro horas después del incidente, Maduro acusó al entonces presidente colombiano, Juan Manuel Santos, a quien le quedaban tres días en el poder, de haber planeado este atentado junto al expresidente del Parlamento venezolano el opositor Julio Borges, exiliado en Bogotá.

También anunció que habían detenido a algunos de los autores materiales.

La Fiscalía y el Supremo, muy cercanos a Maduro, anunciaron acciones inmediatas que respaldaban la versión gubernamental de los hechos, según la cual, la oposición venezolana estuvo involucrada en el ataque.

Tres días después fue detenido el diputado Juan Requesens, que sigue tras las rejas sin juicio, y hasta ahora se contabilizan al menos 43 implicados en estos hechos, 25 de ellos ya procesados por la Justicia venezolana.

El mismo día del ataque, un grupo anónimo denominado "Soldados de Franela" aseguró en las redes sociales ser los autores del hecho. Se trata, según su comunicado, de un grupo de "militares y civiles patriotas" que no reconoce la legitimidad de Maduro como presidente, al igual que numerosos países.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...