24 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Espectáculos

Fui un niño feliz: José Carlos Ruiz

El actor recibe el homenaje nacional en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato

NOTIMEX
SAN MIGUEL DE ALLENDE, domingo 21 de julio 2019, actualizada 11:03 am

Enlace copiado

Llegó acompañado por esas figuras enormes con formas de hombres y mujeres que se conocen como calenda, y música, mucha música.

De su brazo, Sarah Hoch, directora del Festival Internacional de Cine de Guanajuato. (GIFF).

Detrás de él, la actriz Arcelia de la Peña y el director José Antonio de la Riva.

Él, pequeño, moreno, fuerte, rudo. Con ese rostro que parece de madera, en el que apenas se insinúa una sonrisa: es José Carlos Ruiz, el actor que recibe el homenaje nacional en esta vigésimo segunda edición del Festival Internacional de Cine de Guanajuato.

Nominado al Ariel en 11 ocasiones, lo ha ganado en 6; él, reconocido por haber encarnado a personales tan dispares como Monseñor Romero o "El Carajo", en la película El Apando, basada en un relato de José Revueltas, escrito en sus años de encierro en Lecumberri.

Después de los discursos oficiales de Sarah Hoch, Édgar SanJuan, subsecretario de Desarrollo Cultural, en representación de la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, José Carlos Ruiz recibió una medalla hecha de polvo de plata por parte de Hugo Villa, director de la Filmoteca de la UNAM, y de la propia Sarah Hoch, que le entregó la cruz de marfil, al fin José Carlos Ruiz habló ante el público que llenó la Plaza principal de San Miguel de Allende:

"Todo esto sucede porque yo no fui a la escuela, fui al cine.

Estar en San Miguel de Allende es un privilegio: sus calles, sus casas, pero sobre todo la hospitalidad de su gente.

"Quiero agradecer profundamente, con toda la alegría que siento dentro de mí, primero a todos ustedes que me honran con su presencia, luego al Festival de cine de Guanajuato.

El cine ha sido todo para mi, es como un camino por el que me llevó la vida.

He hecho televisión y teatro, pero siempre regreso al cine. Mientras pueda hablar, pensar y caminar, siempre estaré aquí, si ustedes me lo permiten", dijo José Carlos Ruiz.

Una lluvia de pequeños papeles de colores metálicos, seguida de fuegos artificiales, culminó el homenaje.

Luego, acompañado por el actor Hoze Meléndez, a quien agradeció su paciencia y sus consejos, José Carlos Ruiz presentó la proyección de Almacenados, película que filmó en 2017, a los 82 años de edad.

NO CREYÓ QUE SERÍA ACTOR

A José Carlos Ruiz no le da pena confesar que en su infancia creyó que por ser "chaparro, prieto y feo" no podría convertirse en un actor reconocido y mucho menos alcanzar la altura de sus ídolos en la pantalla grande como Fernando Soler y Jorge Negrete.

Aunque poco le gusta alardear de lo que ha logrado en 60 años de carrera, José Carlos señaló que siente mucho orgullo de hacer lo que ha querido en los escenarios y haber forjado una trayectoria sólida, la cual inició de manera inesperada.

El actor comentó que el cine curó sus heridas y la profunda tristeza por la muerte de su madre, y logró meterse en la piel de infinidad de personajes; muchos de ellos hablan de su entrega y disciplina escénica, por ejemplo, "El carajo", que es una persona tuerta, pusilánime del que todos abusan como se aprecia en el filme El Apando, de Felipe Cazals.

Otro que destaca es el que interpreta en Goitia, un dios para sí mismo, dirigido por Diego López, donde es un artista que se siente incomprendido.

Todos sus personajes, asegura José Carlos se convirtieron en su compañía y sacaron de él toda su pasión histriónica.

El reconocimiento no sólo lo ha alcanzado en México, sino en naciones como Francia, Brasil, Colombia y otras partes de Latinoamérica; seis premios Ariel recibidos comprueban su capacidad actoral.

El actor reconoce que en 60 años de carrera nunca ha tenido planes de ser primer actor, ni estrella, "yo solamente he encontrado la gran felicidad en servir a mis personajes".

Recordó cómo inició su inquietud por la actuación, cuando tenía 19 años "fui siguiendo a una linda chica que llegó a un salón de teatro y ahí me quedé, pero al ver una escena, lo único que alcance a decir: ¡Cómo en el cine!".

Y ese fue un punto clave, ya que se quedó a tomar clases y el docente confío en él rápidamente, dándole el personaje principal de la obra Hierro candente de Xavier Villaurrutia.

"Debutamos en Bellas Artes. Afortunadamente todo estuvo bien y a los 15 días recibí la noticia de que me habían becado en Bellas Artes para estudiar actuación e hice de ese lugar mi casa", refirió Ruiz, al recodar que ahí conoció a virtuosos de la música como Carlos Chávez y José Pablo Moncayo.

Pero en ese entonces no solo el teatro lo cobijó, ya que pronto tuvo ofertas para hacer cine; la película Viento negro marcó su llegada a los sets, rodeado de actores de la talla de David Reynoso, José Elías Moreno, Jorge Martínez de Hoyos, entre otros.

Su trabajo en la televisión también ha sido amplio, en 1965 inició su camino en las telenovelas con El refugio, después participó en María Isabel, ésta última trama de Yolanda Vargas Dulché, la cual ha hecho en dos ocasiones, la primera en 1966 y la segunda en 1997, con el mismo personaje de "Pedro".

Asimismo, dio vida al presidente Benito Juárez en la telenovela histórica El carruaje; en Soñadoras fue el antagonista de la trama, y en Un refugio para el amor, interpretó a un campesino que adora a su familia.

"He tenido una carrera de muchas satisfacciones", aseguró José Carlos Ruiz, quien ha participado en más de 107 cintas en seis décadas de trayectoria.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...