22 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Las palabras tienen la palabra

COLÚMNA POSTUMA DE JUAN RECAREDO
viernes 19 de julio 2019, actualizada 8:49 am


Enlace copiado

¡VAMOS A JUGAR!

A la mayoría de la gente le gusta jugar porque la palabra misma implica diversión y entretenimiento. Hay muchos tipos de juegos, y para que califique como tal, debe ser divertido, aunque a veces se combine con otros elementos competitivos que producen diferentes sentimientos, finalmente todo debe estar enmarcado con diversión para que sea realmente un juego.

La palabra "juego" proviene del latín iocus, que significa "broma", la cual conocemos bien, aunque muchos no calificarían a la broma como algo divertido, sobre todo si es a ellos a quienes les han hecho - o "gastado" - la broma. Más con el sentido de juego como lo conocemos ahora, está la palabra "lúdico", que seguimos utilizando hoy en día y que proviene del latín ludus, con un significado que se acerca mucho más al concepto de entretenimiento como lo conocemos ahora.

"A mi compadre le gusta mucho el juego", y no hace mucha falta aclarar que nos referimos a los "juegos de azar", en los que normalmente se apuesta dinero para supuestamente ganar más - aunque casi nunca suceda - y eso es lo que produce la emoción y la adrenalina. Puede ser póquer, ruleta y mil juegos de azar más, incluso las famosas maquinitas "tragamonedas" que los españoles llaman "tragaperras"; todos son juegos que te entretienen, pero que también te causan una adicción, convirtiendo a quien juega excesivamente en un "ludópata", que es quien tiene esta patología o enfermedad por estar jugando y apostando. Muchas de estas personas se la pasan en un casino, que ahora lo conocemos como un lugar que está lleno de estos juegos - te los ponen hasta en el baño - pero un casino también es un club en el que los miembros hacen sus fiestas privadas. La palabra "casino" viene del italiano y se refería a una casa pequeña, privada y muy elegante en el que sólo algunos miembros distinguidos tenían acceso al entretenimiento que había en su interior.

Muchos eventos deportivos los consideramos juegos porque - se supone - que son para divertirse. Hay juegos de futbol, de basquetbol, de tenis, etc., en los que existe un público que se entretiene viéndolo… por eso yo digo que un partido de futbol aburrido en realidad no es un juego, porque no te divierte para nada.

Un buen juego de mesa mantiene entretenida a la familia por horas, pero si le regalas un videojuego a tu "chamaco", no lo verás salir de su habitación durante días enteros porque el niño estará "embobado" jugando Fortnite - por favor, no me pregunte mucho, sólo sé que es un juego que está de moda -. Los juguetes se llaman así porque son "juegos chiquitos" y ese es el significado que resulta de ponerle el sufijo diminutivo -ete a "juego".

El verbo "jugar" tiene una gran cantidad de significados adicionales al de diversión. Puede ser el de tratar algo sin el cuidado o respeto que merece, como "jugar con fuego"; también, es desempeñar una función: "los árboles juegan un papel importante en la naturaleza"; incluso, cuando alguna pieza mecánica no está bien sujetada, puedes decir: "este tornillo tiene juego y se puede soltar".

Y fuera de juegos, como se ha agotado el espacio, ahora es necesario despedirme de usted. Hasta luego.

Soy don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios: [email protected] Twitter: @donjuanrecaredo.

ME PREGUNTA:

Jacobo Jiménez: "¿Cómo debe decirse de una persona que terminó sus estudios? ¿Graduando o graduado?".

LE RESPONDO:

Las dos son correctas, pero se aplican de diferente manera. Graduando es el que está recibiendo ahora o está próximo a recibir su grado académico. Graduado es el que ya lo recibió.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

Si quieres saber la verdadera edad de una mujer, pregúntasela a su cuñada.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...