21 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nosotros

Descubre... Mazatlán


AGENCIASAGENCIAS, jueves 18 de julio 2019, actualizada 4:35 am

Enlace copiado

Magia y puro placer en Mazatlán.

Entre el Pacífico y el Mar de Cortés, hay un lugar donde te consienten como rey y regalan atardeceres de impacto.

No todos los días se puede tener la suerte de ser el afortunado espectador del rayo verde: ese destello azul verdoso eléctrico que sólo dura uno, quizá dos segundos a lo más, y que aparece en el instante en que el sol se oculta por completo en el mar.

El fenómeno óptico, provocado en distintas latitudes por ciertas condiciones de la atmósfera, supuestamente inspiró a Jules Verne a escribir su novela Le Rayon Vert.

Si no lo crees, debes presenciar los atardeceres mágicos de Mazatlán. Cuando estés frente al mar, no te distraigas, ten en la mira la puesta de sol, abre bien los ojos, no respires, no parpadees, y seguro, lo verás.

El puerto no sólo puede presumir su rayo verde, también el ambiente acogedor de su centro histórico remodelado en 2017 para rescatar la belleza de su arquitectura neoclásica colonial (con influencias francesa, española, e incluso, algo de alemana). En sus antiguas casas pintadas en colores pastel se instalan joyerías, tiendas de artesanías, galerías de arte, bares y restaurantes tan buenos como Casa 46. Hay que decirlo, la gastronomía también es otro de los grandes atractivos de este destino ubicado entre el Pacífico y el Mar de Cortés.

Los creadores del restaurante Casa 46 replicaron la arquitectura del Viejo Mazatlán en el Hotel Pueblo Bonito Emerald Bay Resort & Spa, el único en el destino con cuatro diamantes: un distintivo de excelencia otorgado por la American Automobile Association (AAA) a alojamientos y restaurantes de Canadá, Estados Unidos, México y el Caribe (un día, los inspectores de la AAA llegaron de incógnito, sin avisar. Se hospedaron como cualquier cliente del hotel y calificaron cada detalle de sus servicios e instalaciones…).

UN PLACER MAZATLECO

Hay muchos hoteles que se encuentran a unos 35 minutos del centro en la zona que fue bautizada como Nuevo Mazatlán.

Siempre habrá huéspedes que busquen más privacidad y exclusividad; así que, para ellos, hay cabañas o villas apartadas, con tres recámaras, jacuzzi exterior y alberca propia.

La arquitectura "neoclásica tropical" de muchos de los complejos, son un homenaje al Viejo Mazatlán. Los pisos, diseñados ex profeso para el lugar, lucen antiguos; entre la decoración de estilo contemporáneo, destacan los detalles de época.

El staff de algunos hoteles ofrecen un tour de 45 minutos para conocer un poco la historia de la ciudad. Quien se anime a tomarlo sabrá que en los jardines se tiene una colección de 70 especies de palmeras de todo el mundo y que, en sus estanques, hay ejemplares koi, aquellos peces de origen chino que, dependiendo del color, simbolizan el amor, la prosperidad o la determinación. El paseo continúa hacia un pequeño estero y manglares donde habitan flamencos y garzas blancas.

La playa de arena fina es un lugar de contemplación para esos atardeceres mágicos. Nadar aquí no es lo más recomendable por ser mar abierto. Las dos albercas de la propiedad (una exclusiva para adultos) cumplirán ese deseo de refrescarse bajo el sol veraniego.

Por su spa de clase mundial, se encuentra en un resort en Mazatlán, fue reconocido como el número ocho de América Latina. Habría que probar uno de sus tratamientos insignia, como el Protocolo de Sanación, que dura dos horas y se hace a cuatro manos: dos terapeutas se encargan de equilibrarte física, emocional y espiritualmente. Los huéspedes eligen la locación para su masaje: una de las 13 cabinas (una de ellas es VIP) o a la orilla del mar.

En cuanto al disfrute de sabores, se pueden recomendar, The Bistro, de cocina fusión, sería un pecado perderse los camarones en salsa de mango sobre una cama de risotto o el pescado bañado en salsa de mariscos. El postre imperdible para José Gámez es el pay de plátano, cuya variedad es endémica de Copala, Sinaloa.

En el restaurante La Cordelière (nombre de la fragata francesa que apareció en estas costas en 1864 para atacar el puerto), la especialidad es la cocina francesa e internacional. Su brunch dominical con champaña ya se ha vuelto uno de los favoritos.

Si quieres recorrer las calles coloridas de un centro histórico a la orilla del mar, saborear las delicias gastronómicas de Sinaloa, presenciar el rayo verde y relajarte en un hotel todo incluido de lujo, déjate consentir en este rincón del Nuevo Mazatlán.

NO DEJES DE IR A...

Isla Venados, a la que puedes llegar remando en un kayak; y Las Labradas, zona arqueológica con petroglifos a la orilla del mar.

TAGS
Temas del día
  • Metrobús
  • Celso Piña
  • Taxistas
  • RELACIONADAS
    COMENTA ESTA NOTICIA
    Cargando comentarios...
    Cargando más noticias...
    Cargando tendencia...