15 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Nosotros

ensayo sobre la cultura


lunes 15 de julio 2019, actualizada 4:34 am


Enlace copiado

LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN

Nota: Antes de continuar adelante con mis reflexiones, quiero recomendarles un libro que trata sobre los mismos temas que estoy hablando, "De animales a Dioses", el autor es Yuval Noah Harari. La editorial es debate.

La educación es de importancia vital para el desenvolvimiento de una nación. Tiene dos propósitos: por un lado, dotar de información a los individuos para que pueden llegar a independizarse, obteniendo una capacitación en el mundo laboral que le permita obtener medios para sobrevivir, pero también es importante adecuar a las personas a los sistemas sociales, mostrándole la visión cultural que a través del tiempo se ha obtenido en el grupo humano del cual es parte. La educación llena de contenidos la conciencia del hombre, puede responderle el que soy y para que soy.

La dialéctica educativa consiste en que, por un lado, intenta adecuar al hombre al sistema al que pertenece imponiéndole sus reglas para que no exista conflicto entre sus objetivos y los de la mayoría. Pero por el otro lado, si la educación es buena, entonces le formará un espíritu crítico que lo llevará a analizar las circunstancias y a su manera de perfeccionarla, poniendo en peligro la estabilidad, los movimientos revolucionarios en pequeña o gran escala.

La educación no sólo transmite información, sino que forma, o sea que lo llegará a ser responsable en su estado adulto, del papel que juega en la sociedad. La formación tiene que ir de acuerdo con los parámetros culturales que la sociedad misma ha ido estableciendo a través de la historia y con los requerimientos que en el futuro se puedan prever.

Actualmente, según mi punto de vista, el sistema escolar ha perdido la brújula y se ha ido convirtiendo en una fábrica de jóvenes con escasa información y con nulos compromisos para con la sociedad. Han proliferado las escuelas que son fábricas de títulos con profesionistas deficientes en donde cada vez se les exige menos para lograr sus cometidos. La mente de los jóvenes se ha infantilizado, sus temas son las películas de superhéroes o de acción, una forma de control social muy efectiva. Todo el mundo se siente con derechos, pero no con obligaciones, y de este modo, no hay sociedad que funcione.

Sería en la escuela donde se le plantea al individuo el tipo de sociedad que se pretende lograr en el futuro, ya sea liberal o socialista, pero con ideas claras y precisas. Me imagino que si Cuba no ha explotado, es porque su sistema educativo cumple bien la función de adaptar al individuo a la comunidad en la que vive. En otro tipo de países, como el nuestro, es muy fácil envalentonar a los estudiantes para que se lancen a las calles porque no encuentran la correspondencia de bienestar social con lo que les muestra la escuela o lo que viven cotidianamente. Cualquier nueva idea los puede encender, y si no tienen la costumbre del análisis y la crítica, se dejarán llevar por quimeras, que por definición son falsas.

Los sistemas masivos de comunicación y los dispositivos digitales que todo mundo tiene en su bolsillo se vuelven enemigos de la verdadera educación. Para los medios, lo que importa es el consumo, vender, no importando la calidad del producto. Inventar nuevas cosas para que cada año se vuelva a producir la misma venta. Proliferan los establecimientos donde se venden celulares, pero no proliferan el número de librerías a pesar de todas las escuelas que existen en la región. Lo que debería de producir el sistema educativo son lectores y eso no se ve, ni siquiera en las carreras donde se hace necesario leer. Los aparatos se vuelven fetiches: cuentas con la posibilidad de la información, pero no la usas hasta que se te hace necesario.

La conciencia de ser se alimenta del consumo, pero siempre le queda el sentimiento de insatisfacción, porque la realización se encuentra en lo que haces; por lo menos, para vivir. Yo sé que hay personas que viven sin hacer nada, eso para mí es la infelicidad.

La escuela debería de enseñar a que el hombre se realice, según su vocación y sus facultades. Luchar en contra de los mitos que la riqueza y el poder traen la felicidad. La formación del hombre lo debe de llevar a la plenitud, pero si nuestros maestros no buscan esa plenitud, difícilmente se logre uno de los objetivos fundamentales de la escuela.

Nosotros ni siquiera sabemos de dónde venimos: olmecas, toltecas, teotihuacanos, mayas, mixtecos, zapotecos, seris y demás son temas desconocidos para la mayoría. Repudiamos lo español: no sabemos que sus componentes son los godos, musulmanes y judíos, aparte de lo latino y griego. Hay mucho por hacer.

Nota: Sales de viaje y te das cuenta de que las ciudades crecen y que la tuya se está quedando atrás.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...