18 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Recuerdos del Ayer

PIONERO DE LA EDUCACIÓN FÍSICA

SERGIO LUIS ROSAS / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, miércoles 10 de julio 2019, actualizada 9:57 am


Enlace copiado

El profesor Conrado Rodríguez Ibarra fue uno de los primeros maestros de Educación Física en el Estado de Coahuila, egresado de la Escuela Nacional de Educación Física (ENEF), llegó en el año de 1948 a la ciudad de Saltillo como profesor del desaparecido Internado Vicente Suárez, posteriormente fue maestro del Instituto Tecnológico de Saltillo, de la Escuela Normal de Profesores, del Ateneo Fuente, fundador de la Escuela Normal de Educación Física de Coahuila y Director de Educación Física en Coahuila del sistema educativo federal.

El pasado martes 18 de junio fue objeto de un homenaje por parte de la Secretaría de Cultura de Coahuila y la Subsecretaría de Museos e Historia en el Centro Cultural Vito Alessio Robles de la ciudad de Saltillo, como un justo reconocimiento a su trayectoria de 70 años en el Estado de Coahuila en beneficio de varias generaciones de niños y jóvenes en la enseñanza de la educación física y promoción de diferentes disciplinas deportivas.

El maestro Conrado, como es conocido entre los saltillenses, nació el 13 de octubre de 1922 en Montemorelos, Nuevo León, sus padres fueron el señor Guillermo Rodríguez y la señora Rita Ibarra de Rodríguez. Cursó su instrucción Primaria y estudió para Contador Privado en su ciudad natal. Su espíritu de superación personal lo llevó a la Escuela Normal Rural de Galeana, Nuevo León, en donde obtuvo el título de Maestro de Educación Primaria.

Deportista desde niño y amante del básquetbol, su inquietud lo llevó a estudiar a la Escuela Nacional de Educación Física (ENEF) de la Ciudad de México, en donde obtuvo el título de Maestro de Educación Física. Al graduarse en esta institución fue asignado en 1948 al desaparecido Internado Vicente Suárez de la ciudad de Saltillo, que contaba con escuela Primaria para hijos de campesinos y trabajadores.

En 1949, a base de disciplina y trabajo, el maestro Conrado logró que los diferentes equipos que formó en el Internado Vicente Suárez participaran en los torneos de futbol, básquetbol, béisbol y atletismo de la ciudad de Saltillo, logrando que sus alumnos obtuvieran primeros lugares, sacando así al mencionado internado de extramuros de la ciudad, pues se localizaba en el área conocida como Camporredondo, el edificio aún sigue en pie y ahora está ocupado por oficinas de la SEP. En el siglo antepasado fue sede de la primera Escuela de Instrucción Agrícola que hubo en Coahuila, fundada por el fraile franciscano Antonio Camporredondo y del Río, de cuyo apellido tomó su nombre el predio.

Posteriormente se integró a la planta de maestros del naciente Instituto Tecnológico de Saltillo, de la Escuela Normal de Profesores, del Ateneo Fuente y participó en la fundación de la Escuela Secundaria del Estado Profr. Federico Berrueto Ramón de la ciudad de Saltillo.

Su historia magisterial es un ejemplo de entrega y profesionalismo. Una característica que ha sellado su vida es la sencillez y su calidad humana. Impartía con gran entusiasmo su clase de educación física, lo mismo en una escuela Primaria de barrio que en la Secundaria, en la Normal o en el Tecnológico.

De cuerpo totalmente erguido, grandes ojos, piel morena y fuertes manos, impartía sus clases con gran dinamismo y paciencia. Durante algunos años su oficina estuvo en la planta baja del desaparecido Estadio Municipal Saltillo, rodeada de una cantidad de fotografías en blanco y negro de los festivales de fin de curso que se organizaban cada año con la participación de las diferentes Escuelas Primarias de Saltillo en ese inolvidable Estadio, que fue demolido en 1966 para dar paso a la construcción de una nueva Escuela Normal de Profesores, inaugurada en 1967 por el Presidente Díaz Ordaz, que funcionó unos cuantos años en ese inmueble y después regresó a su edificio original.

Cuando se dio cuenta que el Estadio Saltillo era insuficiente, ya que fue un escenario de usos múltiples de 1937 a 1966, se acercó al entonces Gobernador de Coahuila, el Gral.

Raúl Madero González, para sugerirle la construcción de una Ciudad Deportiva en Saltillo con instalaciones para la práctica de diferentes disciplinas deportivas, pues hacía falta, propuesta que aceptó el Gral. Madero y se hizo realidad antes de que concluyera su mandato en 1963, incluyendo la construcción del Estadio de Béisbol Francisco I, Madero, sede del equipo Saraperos de la Liga Mexicana de Béisbol.

En el desaparecido Estadio Saltillo, inaugurado el 20 de noviembre de 1937 por el entonces gobernador de Coahuila, Dr. Jesús Valdez Sánchez, lo mismo se celebraban juegos oficiales de la Liga Central Mexicana de Béisbol, partidos de futbol americano de las categorías Juvenil e Intermedia, encuentros de futbol de la Liga Municipal de Futbol Soccer, competencias de motociclismo y actuaron los llamados Pilotos Infernales de la Muerte. En 1956, un año antes de su trágico fallecimiento se presentó el inmortal Pedro Infante con su espectáculo de la película A Toda Máquina.

La labor del profesor Conrado Rodríguez Ibarra como profesional de los deportes llegaron a oídos del Gobernador de Coahuila, quien lo llamó para que ocupara provisionalmente la Dirección del Deporte a nivel estatal. En el desempeño de este cargo organizó los primeros Juegos Estatales y llevó a los seleccionados de Coahuila a los Juegos Deportivos Nacionales, consiguiendo varios primeros lugares. Sus grandes compañeros de trabajo fueron el inolvidable Profr. Alfonso Montaño y el Profr. Estanislao Flores Rivera, mejor conocido como “La Maquinita’’. Después llegaron más maestros de Educación Física, profesionalizándose así esta especialidad en el Estado de Coahuila.

Colaboró con varios ex gobernadores de Coahuila, con el Gral. Raúl Madero González, don Braulio Fernández Aguirre, el Ing. Eulalio Gutiérrez Treviño y el Profr. Oscar Flores Tapia, a quien un día le contó que tenía un sueño: “Crear una Escuela Normal de Educación Física en Coahuila’’. El ex gobernador le prometió que lo ayudaría con la condición de que él fuera el Director de la ENEF. Aceptó el reto y de inmediato se puso a elaborar los planes de estudio con las materias a cursar, objetivos y metas a alcanzar de cada una de ellas.

Una vez concluida su tarea se la entregó a Flores Tapia, quien no dudó en nombrarlo Director de la Escuela Normal de Educación Física de Coahuila, iniciando labores de manera oficial el 19 de septiembre de 1980 en un pequeño salón del sótano de la Benemérita Escuela Normal de Profesores con una docena de Maestros y 60 alumnos, a quienes citaba a las cinco de la mañana para realizar su acondicionamiento físico, previo a las clases.

Conrado Rodríguez Ibarra plantó la semilla de los primeros maestros egresados de la ENEF Coahuila.

Durante un año dirigió ese plantel, pero no terminó ahí su trabajo, regresó a la Escuela Normal de Profesores, en donde le dio clases de educación física a un ex gobernador de Coahuila y colaboró con el gobierno del Estado en la organización de eventos, talleres, cursos, conferencias y hasta en la modernización de calles en algunas colonias de Saltillo.

Fue tanta la pasión que le imprimió a su trabajo docente, que cinco de sus seis hijos estudiaron para maestros de Educación Física, una de sus hijas, Carmen Rodríguez Obregón, fue una voleibolista destacada, representó a México en competencias internacionales, en un Mundial de Voleibol, Torneo Norceca, Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos.

El próximo 13 de octubre cumplirá 97 años de edad al lado de sus hijos Eduardo, Carlos, Carmen, Sonia, José Guillermo y Lorena Rodríguez Obregón, estando ausente su esposa Alicia Obregón de Rodríguez, quien falleció en 1984.

Lleva varias décadas jubilado, pero no inactivo. Aún conserva la vitalidad de haber ejercitado tanto el cuerpo como la mente. Alimenta su memoria repasando cientos de fotografías y recortes de periódicos, medallas y reconocimientos que atestiguan la historia que forjó en su vida profesional, heredando a las nuevas generaciones el poder contar en Coahuila con una Escuela Normal de Educación Física, su gran sueño, el cual pudo hacer realidad. ¡Hasta el próximo miércoles!

[email protected]
TAGS
Temas del día
  • Migrantes
  • Chapo Guzmán
  • Pemex
  • RELACIONADAS
    COMENTA ESTA NOTICIA
    Cargando comentarios...
    Cargando más noticias...
    Cargando tendencia...