21 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Internacional

Colombia pide perdón por la desaparición forzada de un joven en 1992

El acto tuvo lugar en el Parque Santander de Sincelejo, capital del departamento de Sucre

EFE
BOGOTÁ, martes 09 de julio 2019, actualizada 6:07 pm

Enlace copiado

El Estado colombiano reconoció este martes su responsabilidad y pidió perdón a la familia de Gerson Jairzinho González Arroyo, un joven que fue desaparecido en 1992 por el hoy desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, inteligencia estatal).

El acto estuvo presidido por la ministra de Justicia, Margarita Cabello Blanco, y en él también se reconoció la responsabilidad del Estado en aspectos como la falta de avances en la investigación, la sanción a los responsables de los hechos y la determinación del paradero de la víctima, según un comunicado de su despacho.

El acto tuvo lugar en el Parque Santander de Sincelejo, capital del caribeño departamento de Sucre, y responde al acuerdo de solución amistosa que se suscribió el 5 de diciembre de 2016 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En el mismo, se pactaron medidas de satisfacción, garantías de no repetición y medidas en materia de justicia con el fin de garantizar la reparación integral de los familiares de la víctima, agregó la información.

Según datos del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, González Arroyo era un joven de 17 años que vivía con su familia en Sincelejo y se dedicaba a la cría de pollos como medio de subsistencia.

La mañana del 20 de noviembre de 1992, mientras caminaba por el sector de Las Peñitas en Sincelejo, fue secuestrado y desaparecido en una camioneta blanca de cuatro puertas, adscrita al DAS Regional de Sucre.

Al parecer, González Arroyo había sido denunciado ante el DAS por un ganadero de la zona como presunto responsable del delito de extorsión.

Esta entidad, en lugar de ponerlo a disposición de las autoridades judiciales para la respectiva investigación, lo detuvo ilegalmente y procedió a su desaparición forzada, según el colectivo de abogados.

En el expediente penal, difundido por esa organización, se consigna que su padre, Adolfo González, “se había enterado que funcionarios del DAS habían trasladado a su hijo a una finca en Betulia donde lo habían torturado y luego trasladado a una finca en Sincé".

Allí, lo entregaron a un sicario apodado "El ciego", quien lo había llevado al municipio de San Onofre y luego a Montería. Sin embargo hasta el momento se desconoce su paradero, según los datos del colectivo de abogados.

Tres autores materiales de los hechos fueron condenados en primera instancia por el juzgado especializado de Barranquilla y absueltos en segunda instancia por el Tribunal Superior de Bogotá.

Son los agentes del DAS Isnardo Alfonso Castellanos y Jorge Muñoz Páez y Alcides Medina, así como el director del DAS regional de Sucre de esa época, Rómulo Betancur.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...