15 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nacional

AMLO, marcado por acciones polémicas

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, lunes 01 de julio 2019, actualizada 8:33 am

Enlace copiado

A un año de su victoria electoral por la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador mantiene un amplio respaldo popular —de acuerdo con la última encuesta realizada en junio por EL UNIVERSAL, la cual lo ubica con 72.7% de aprobación—, aunque los primeros siete meses de su mandato se han desarrollado en medio de la constante polémica por sus decisiones y acciones.

Algunas de estas decisiones, tomadas incluso antes de ser el Jefe del Ejecutivo, como la cancelación de la construcción del aeropuerto en Texcoco, han generado incertidumbre en inversionistas.

Así, los principales temas que generaron debate público, además de la cancelación del aeropuerto en Texcoco y llevar la obra a Santa Lucía, son los recortes a estancias infantiles, a refugios que atienden la violencia contra mujeres y niños, o la falta de recursos para institutos de salud.

También la disminución de becas y apoyos en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el despido masivo de personal en el gobierno, su defensa de la ley de salarios y la estridencia inicial de su relación con el Poder Judicial. Igualmente, el arranque de grandes obras de infraestructura como el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía o la refinería en Dos Bocas sin los estudios de impacto ambiental requeridos.

López Obrador ha realizado, en actos públicos, consultas a mano alzada para definir obras o preguntar cómo debe ser la relación con Estados Unidos y Donald Trump y la atención al problema de migración. Además, se ha caracterizado por el uso constante de frases religiosas.

El Presidente lleva hoy una relación ríspida con sectores de la iniciativa privada, como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), además ha cuestionado las caídas en la producción petrolera, el problema del sargazo en playas nacionales o el incremento en la violencia.

Ha sido polémica su decisión de cancelar las licitaciones de las rondas petroleras hasta que el sector privado cumpla con sus contratos y demuestre que pueden producir más que Pemex. En política exterior, la controversia fue por las consultas para pedir, primero en Poza Rica, Veracruz, y luego en Atlixco, Puebla, si debe llevar una buena relación o pelearse con Donald Trump.

"¿Qué nos conviene más? ¿Le entramos a contestarle a [Donald] Trump o buscamos el arreglo y una relación de amistad con el gobierno y con el pueblo de Estados Unidos?", preguntó López Obrador ante miles de simpatizantes, quienes alzaron la mano por la segunda opción.

Discurso controvertido. Para los analistas y politólogos Leonardo Curzio, José Fernández Santillán y Fernando Dworak, estos primeros meses de la Cuarta Transformación han caracterizado a López Obrador por mantener un discurso opositor. Como muestra expusieron los expertos la frase que el Mandatario pronunció el 21 de junio durante la entrega de apoyos en Atlixco, Puebla.

"No me hallo en la oficina, no me hallo en el Palacio, tengo que andar en los pueblos, porque así inicié mi lucha y así quiero continuar".

Con pasado opositor. Forjado en la oposición, en la lucha social, la protesta y la manifestación, el Ejecutivo federal se ha caracterizado por un discurso opositor, aseguran los analistas.

El integrante del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la UNAM Leonardo Curzio aseguró que el Presidente mantiene un discurso de opositor porque sigue en campaña en lugar de gobernar.

"Ya lo dijo [López Obrador] en Ecatepec: ‘Gobernar era, en última instancia, una cosa sencilla que requería de sentido común’. Creo que el Presiente sigue [en campaña], espero que en los próximos meses se convenza de que no es la mejor forma".

El especialista refirió que López Obrador goza de una amplia mayoría en el Congreso, por lo que debería desplegar todo su talento político para conseguir sus objetivos y no estar más preocupado por ganar posiciones.

El doctor en Historia de las Ideas Políticas por la Universidad de Turín José Fernández Santillán coincidió en que el principal problema es que el Mandatario federal sigue en la lógica de la campaña. "[El Ejecutivo] es un hombre de templete que no quiere bajarse de él, quiere estar al frente de las masas que lo aclaman y no se halla porque sencillamente no ha empezado a gobernar", comentó.

Afirmó que López Obrador tiene el síndrome de "presidente novato" como le ocurrió a Vicente Fox en sus dos primeros años de gobierno.

Para el licenciado en Ciencia Política por el ITAM y maestro en Estudios Legislativos por la Universidad de Hull, Reino Unido, Fernando Dworak el principal problema de López Obrador es que no sabe ser gobierno: "De unos pocos días pasó de Palacio Nacional a 'no sé qué pasa en el gobierno'. Ese discurso de 'no me hallo' es el de alguien que no ha dimensionado que es un jefe de Estado y que debe gobernar".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...