12 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Torreón

Viven empresarios 'sin etiquetas'

Miembros de la comunidad LGBT+ de Torreón platican de su lucha por la libertad

JUNIOR ROBLES / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, sábado 29 de junio 2019, actualizada 10:24 am

Enlace copiado

Hace años predominaba el miedo en la comunidad LGBT+ de Torreón. Fue un tiempo en donde el amor entre iguales estaba prohibido y la libertad de expresión era sancionada por las autoridades. Ahora, después de una constante lucha, el panorama luce distinto. El trabajo profesional del colectivo fue punto de partida para cumplir este logro.

Pese a la persecución, en la ciudad surgieron empresarios que dejaron a un lado sus miedos y emprendieron diferentes proyectos ligados a sus sueños. En la actualidad, gran parte de la población LGBT+ forma parte del sector empresarial; una acción que además de generar visibilidad e inclusión, beneficia a la economía del municipio y proporciona diversos empleos.

DISEÑANDO SUS SUEÑOS

Seguramente has escuchado hablar de 'Marco Manero', y si no es así, probablemente hayas visto su trabajo en algunas pasarelas y alfombras rojas de la República Mexicana. Él es diseñador de moda masculina y se ha ganado el respeto del público gracias al empeño que le añade a su trabajo.

Marco Antonio Moreno -su nombre de pila- es reconocido por su creatividad y estilo. Es amante del arte drag, la fantasía y siempre busca resaltar la belleza entre la oscuridad. Sin embargo, cuando decidió emprender este sueño se enfrentó a una situación que muchos integrantes de la comunidad LGBT+ hemos vivido: no recibir el apoyo que esperamos en nuestra familia.

"Mi papá no me apoyó al principio, pero mi mamá me alentó y pagaba todo. A la mitad de mis estudios mi padre vio que esto me gustaba y comenzó también a ayudarme. Afortunadamente la escuela vio algo en mí y también me apoyó demasiado".

Marco luchó toda su vida estudiantil contra los prejuicios y su pasión lo convirtió en uno de los mejores de su generación. Al poco tiempo de graduarse consiguió trabajo en una televisora nacional donde vestía a los participantes de un reality de canto. Esto fue un suceso importante en su carrera, pues después de vivir esta experiencia tuvo la oportunidad de concursar en un programa que buscaba al mejor diseñador de México.

"Ellos vieron la pasión que le tengo a mi trabajo, pues todos los días vivo y respiro esto, el diseño de moda. Cuando tus padres ven que le tienes pasión a algo, el apoyo llega solo". — Marco Antonio moreno, diseñador de modas

Ahora sus padres lo apoyan en todas sus ideas y proyectos; esto lo ha inspirado en seguir trabajando para convertirse en el mejor de su ámbito.

"Ellos vieron la pasión que le tengo a mi trabajo, pues todos los días vivo y respiro esto, el diseño de moda. Cuando tus padres ven que le tienes amor a algo y trabajas con pasión, el apoyo llega solo".

Aquel estudiante que al principio no sabía si lo iban a apoyar, hoy es un diseñador de moda masculina reconocido en el país. Una persona que, sin duda, ha inspirado a una nueva generación.

FIEL A SU PERSONA

Rebelde, un poco loca, sexy y amante del mezcal... así es Adriana Osorno, una de las empresarias más jóvenes de la Comarca Lagunera.

Después del panorama de represión que enfrentó la comunidad LGBT+ en Torreón, ella se inspiró en diseñar un lugar donde las mujeres lesbianas se sintieran cómodas; fue así como surgió "Fauna", la cantina "más sensual" de la ciudad.

Este sitio no conoce etiquetas, pues más allá de un simple bar, se ha convertido en un recinto cultural que impulsa la temática de género y diversidad sexual.

En los últimos años las mujeres se han posicionado en el mundo empresarial, una acción que se logró gracias a su trabajo y talento. Sin embargo, el machismo que aún predomina en México se ha convertido en un limitador para algunas.

"En México es difícil que una mujer incursione en el ámbito empresarial, pero es más complicado si esta mujer es miembro activo de la comunidad gay".— Adriana Osorno, empresaria lagunera.

"En México es difícil que una mujer incursione en el sector empresarial, pero es aún más complicado cuando es miembro activo de la comunidad gay", expresó Adriana.

Adriana ha sufrido discriminación por ser mujer y lesbiana dentro del sector empresarial, afortunadamente sus seres queridos nunca la dejaron sola y fue de esta manera que ella tomó valor para denunciar.

Dice que la mayoría de las personas LGBT+ no suelen interponer una denuncia cuando son acosadas o discriminadas, pues somos "los primeros en ser atacados y los últimos en ser protegidos". Por eso, busca inspirar a la nueva generación de empresarios gay para recordarles que no se queden callados ante la represión.

LO INSPIRA EL AMOR

Dicen que el amor puede contra toda adversidad. Es un sentimiento que no conoce géneros ni etiquetas, y con él es más sencillo sobrellevar los problemas.

Daniel Morado está enamorado de la vida. Destaca en el ámbito restaurantero, pero además tiene un bar inclusivo y es fotógrafo erótico.

Él menciona que por mucho tiempo vivió dentro de una burbuja donde abundaba el miedo, pero un día conoció a Jorge Gafi -su pareja y compañero-, y fue de esta manera que tomó fuerzas para demostrar quién es él.

"Sí viví muy reprimido y hasta llegué a odiarme porque me llamaban la atención los hombres. Me preguntaba: ¿en qué momento me van a gustar las niñas? Es algo que desgraciadamente es común todavía, pero le diría a aquellos que lo están viviendo que no se 'agüiten', que sigan adelante y van a tener el apoyo de las personas que de verdad los quieren".

Los estigmas que persiguieron a Daniel son los mismos que la mayoría de los integrantes de la comunidad LGBT+ enfrentan diariamente. Sin embargo, él le abrió las puertas al amor y dejó a un lado sus prejuicios, incluso dentro de su familia.

Para estos tres empresarios, su preferencia sexual no fue un obstáculo. Ellos han crecido en el sector empresarial gracias a su esfuerzo y dedicación. Su camino no ha sido sencillo, pero la pasión los encaminado hacia el éxito.

"Sí viví muy reprimido y hasta llegué a odiarme porque me llamaban la atención los hombres. Me preguntaba: ¿en qué momento me van a gustar las niñas?". — Daniel morado, empresario lagunero

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...