22 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Cultura

Arte que nace entre el vidrio y el fuego

Luisell Llisell es un artesano de Guadalajara que ofrece su trabajo en la Feria de Gómez Palacio

DANIELA RAMÍREZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, miércoles 26 de junio 2019, actualizada 10:03 am

Enlace copiado

Con una mochila cargada en la espalda, en donde dice guarda su arte, Luisell se muestra contento de poder hablar sobre el trabajo que realiza no sólo como un oficio, sino como una manera de comunicar sus sentimientos al mundo.

Luisell Llisell Llisell se encuentra de paso en la región como parte de los artesanos que ofrecen su trabajo dentro de las instalaciones de la Feria de Gómez Palacio. Su raíz se ubica en una comunidad de Guadalajara, lugar en donde a la edad de 13 años un hombre manipulando el fuego y el vidrio captó por completo su atención, tanto que su curiosidad lo hizo preguntar sobre todo el proceso de trabajar con ambos elementos para crear diversas figuras en miniatura.

"Yo vi a un joven hacer el vidrio y desde que lo observé me llamó la atención. Me acerqué y fue mi primer contacto con el vidrio, posteriormente estuve como asistente de ese señor y después otro joven me llamó para enseñarme lo que era la técnica y ahí continué practicando", compartió.

Relató que a partir de ahí ya no se separó de este arte y aunque en ocasiones lo ha tenido que alternar realizando la labor de diversos oficios como la albañilería, para obtener más entrada económica, dejó claro que las figuras que manipula entre sus manos son el elemento principal que lo hacen sonreír.

Luisell es cálido, con entusiasmo coloca su mochila sobre un sillón y comienza a sacar diversas figuras que van desde alacranes, hasta tortugas y delfines; animales que posan sobre el extremo de una pluma que es también de vidrio, objeto que el artesano señala puede ser un buen presente debido a su hechura y dedicación, lo cual va desde media a una hora, según la figura.

Sobre el proceso explicó se tiene que "fundir el vidrio que viene en formas de barras de vidrio y se le va dando forma, utilizando algunas herramientas, como pincitas, o tenazas que se utilizan para realizar cirugías".

Dice que existen colores pero él puede crear nuevos en este arte, realizando diversas combinaciones. Como ejemplo toma una tortuga que luce diversos tonos de verde, los cuales dan efecto de sombras y formas.

El precio por unidad es de 100 pesos, cantidad que dice el artesano, es un precio bastante accecible. Luisell fue claro al decir que a él no le importa ofrecer sus figuras a menos precio, esto si la persona que busca llevarse una, no cuenta con el recurso para hacerlo.

Así personaliza al momento, al relatar que hace unos días se acercó a él una pareja, ella fue la que preguntó si realizaba figuras de búhos, a lo cual respondió que sí. Preguntó el precio y mencionó que en otra ocasión regresaba, a lo cual Luisell contestó que le realizaba la pieza sin ningún compromiso. A la vuelta que dieron los novios, el artista ya tenía una propuesta, a la cual agregó una rama que sostenía al ave. El trabajo concluido agradó mucho a la mujer y contando moneda tras moneda junto con su novio pretendió reunir la cantidad que le fue dicha desde el principio. El artesano al ver la premura solamente solicitó 30 pesos a la pareja. Para él lo más importante es compartir el arte, por ello procura cargar con figuras extras para darlas como obsequio a las personas que verdaderamente no cuentan con el recurso pero que admiran lo que realiza y desean tener una de sus piezas.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...