17 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Torreón

La mayor lucha de don Roberto fue la de ser papá

GUADALUPE MIRANDA / EL SIGLO DE TORREÓN
GÓMEZ PALACIO, DGO, domingo 16 de junio 2019, actualizada 9:34 am

Enlace copiado

Don Roberto Andrade, de oficio comerciante, a sus 79 años de edad sigue dando ejemplo de su fortaleza y dedicación hacia su familia.

A diario recorre cerca de 14 kilómetros para ofrecer sus dulces y sus nieves de sabores, para mitigar las altas temperaturas, que azotan a la región.

Reconoce que no es fácil pero agradece la condición que obtuvo durante su juventud cuando se dedicó algunos años al box. Recuerda esa etapa con emoción aunque perdió la noción de cuántas peleas tuvo.

Pero dice que la mayor lucha de su vida fue la de convertirse en padre. "La mayor lucha fue la de ser papá porque lo difícil es mantenerlos", dijo emocionado.

Don Roberto dijo que gracias a los diferentes oficios que ha desarrollado a lo largo de su vida, le han permitido dar estudio, casa y comida a sus cinco hijos, quienes le han regalado 20 nietos, volviéndolo así, un abuelo feliz y orgulloso.

Aunque cuenta que sus hijos, tres hombres y dos mujeres decidieron estudiar únicamente hasta la secundaria, fue porque ellos así lo quisieron y no porque no pudiera brindarles el apoyo necesario.

"Nadie quiso estudiar, nada más hasta secundaria", recuerda don Roberto.

Pero cuenta que gracias al apoyo que siempre tuvo de su esposa, sus hijos son hombres y mujeres de bien.

"Siempre les dije que no anduvieran de vagos en la calle, mi señora siempre estuvieron encerrados en casa, pero no como animales, vivíamos en el cerro, y ahí hay mucho vago le decían la Báscula a ese barrio", dice pero reconoce que ahora es diferente.

Don Roberto, cuyo espacio de trabajo son las calles de Gómez Palacio, asegura que sus hijos han aplicado todos los consejos que les dio de pequeños, lo cual lo llena de satisfacción.

Desconoce si este domingo sus hijos la pasen con él, pues con un tono de tristeza dice que "cada uno de tiene su casa y los festejan", pero dice que su esposa preparará unos tamales o alguna comida en espera de su abrazo por el Día del Padre.

Aunque su numerosa familia no se reúne con frecuencia, dice que sus hijos sí lo quieren, "pues ya me regalaron mis zapatos" dice lleno de felicidad.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...