21 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Inmortalidad, aranceles

Metáfora ciudadana

Luis Alberto Vázquez Alvarez
sábado 08 de junio 2019, actualizada 8:50 am


Enlace copiado

"Recuerda que morirás.¡Mira tras de ti! Recuerda que eres un hombre y no un dios.— Roberto Pérez J.

Agamenón, legendario rey de Micenas, ocupa un lugar preponderante en obras cumbres de la literatura universal: "La Ilíada" e "Ifigenia", tragedia de Eurípides; además en textos de Esquilo y de Lucrecio. En ellas aparece como un líder valiente, pero a la vez frío, inflexible, soberbio, arrogante, iracundo, guiado siempre por sus caprichos y deseo de ser inmortal; tratando a todos los demás como vasallos, incluidos héroes míticos como Aquiles y Ulises.

Tras el rapto de Helena, los griegos se aprestan a atacar Troya; Agamenón, hermano del esposo ofendido, se convierte en comandante supremo del ejército griego. En su determinación de acaudillar las tropas, llega a extremos insospechados; el mayor: sacrificar a su primogénita, Ifigenia.

Resulta que la flota griega se ve incapacitada para partir hacía Troya debido al enojo de la diosa Artemisa con Agamenón, él la había ofendido. La flota permanece inmóvil, sin viento favorable. La solución, según oráculos, es el mencionado filicidio; entonces este líder muestra su carácter inescrupuloso. Agamenón justifica la inmolación asegurando que para él "Grecia es primero" y destruir a Toya significa "engrandecer su patria".

Ya en plena guerra, Agamenón reclama para sí a la amante de Aquiles, Briseida, sacerdotisa de Apolo; este va a castigar a griegos con la muerte de infinidad de soldados. Agamenón, nunca entiende razonamientos, es el jefe, pero carece de amigos; incluso en su casa; así tras su regreso de Troya, su esposa, Clitemnestra, incapaz de perdonarle por el sacrificio de Ifigenia, lo asesina.

En la historia de la humanidad, sus más nefastos destructores han sido aquellos que disfrutan el complejo de Eróstrato, es decir, quieren ser famosos e inmortales. La líder demócrata Nancy Pelosi ha descrito las diversas acciones del presidente norteamericano Donald Trump como perturbaciones mentales. Analicémoslo pues a la luz de los hechos: Un terrible deseo de pasar a la historia a como dé lugar lo persigue; prestar su hotel para salir fugazmente en una película; quitar violentamente del centro de una foto a un mandatario para situarse él; colocar en sus edificios letreros con enormes letras brillantes con su nombre; Acabar con tratados que garantizan la paz mundial y el ecosistema, todo por su odio a Obama; romper el protocolo real pasando por delante de la reina Isabel, insultar continuamente a muchos líderes no solo enemigos, sino hasta de países amigos; buscar a toda costa una guerra sea militar o comercial, incluso, devastar al sistema financiero mundial y al propio dólar, así como acabar con todos los "amigos" (si es que alguna vez los hubo) de Estados Unidos, esa destrucción, al igual que a Eróstrato, también lo llevaría a la inmortalidad; hacer todo aquello que le permita esculpir su rostro en una montaña más grande y alta que el monte Rushmore.

Pero, ¿qué hay detrás de la guerra comercial actual USA - México? ¿Realmente le podemos creer algo al mentiroso más colosal de la política mundial actual? ¿A un populista que le interesa solo él, no los Estados Unidos de América? Alguien que desde que llegó al poder ha entrado en conflictos con el mundo entero; Corea del Norte, China, Irán, Alemania, Rusia, Turquía, Siria, Venezuela… Para atacar a cada uno de ellos toma rachas de soberbia y espera que se le sometan, que aniquilen su dignidad y se arrodillen ante su potestad… ahora, es prácticamente un hecho, sigue México, al que utilizó como conejillo de indias en su campaña, insultándolo, agrediéndolo y denigrándolo constantemente…

Luciendo una insensatez, irracionalidad y creando un caos mundial, con una conducta impredecible y una voluntad voluble, resulta imposible de entender; Trump muestra cero sensibilidad y empatía hacia los más elementales valores humanos, de pronto asegura suspender los aranceles; pero ¿a cambio de qué? Ceder ahora ante ese facineroso golpeador, (algo que pareciera están haciendo inútilmente los delegados mexicanos en Washington), es abrirle la puerta para que nos siga exigiendo más y más, como que México no acepte inversiones chinas, nuestro segundo socio comercial. No olvidemos que hace unas semanas el secretario de Comercio norteamericano pidió a empresarios y funcionarios mexicanos, durante un foro, no tener inversión china activa en el país…

Con China ha sido insaciable, pidiéndole imposibles de cumplir y que afectan su soberanía y dignidad, incluso, después de 11 negociaciones, aquello terminó en nada. La teoría de espionaje chino es un cuento chino; Trump creyó que iba a encontrar a Huawei dormida y le resultó una pesadilla viviente, un innovador incansable que está sustituyendo las tecnologías americanas y superándolas ampliamente. La milenaria filosofía china sabe muy bien qué los problemas son oportunidades. Allá nadie critica ni se opone a que su patria crezca y se defienda; no hay malinchistas que busquen impedir que su nación sobreviva; nadie aplaude a Trump soñando destruya al actual ejecutivo. Aquí sí, pero ellos van a recibir trato idéntico a los portorriqueños damnificados por el huracán... les va a aventar rollos de papel sanitario como ayuda.

Suponiendo una suspensión temporal del "castigo", ¿seremos capaces los mexicanos de defendernos? Es muy sencillo: no comprar en empresas gringas como tiendas de autoservicio o de comida rápida, ni ropa ni tenis, ni electrónicos; merquemos mejor lo nacional. Que el senado mexicano detenga la firma del T-MEC; ese tratado para Trump es fundamental, lo prometió en su campaña; ahora dice que no nos necesita... Para él todo es electoral: "America first" es realmente "Trump 2020 first" ¿Sacrificaría a su hija Ivanka para lograr la reelección? Analizando su ego, creo que sí.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...