15 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

El cruce y coincidencia de intereses inaplazables

JULIO FAESLER
viernes 07 de junio 2019, actualizada 7:23 am


Enlace copiado

Trump amenaza con la imposición de un rosario de aranceles ascendentes a partir del próximo lunes 10 si México no contiene la corriente de migrantes principalmente de Centro América que se agolpan contra la frontera sur de Estados Unidos exigiendo entrar al país.

La tarifa inicial será del 5% y llegaría hasta el 25% a finales de 2019 si nuestro país no cumple con la imperativa demanda. Desde luego que México no puede aceptar este anuncio ni por honor ni por sensatez. Pero para Trump, como Teodoro Roosevelt de principios del Siglo XX, el garrote es el instrumento correcto para obtener lo que se quiere.

La extraordinaria medida de naturaleza comercial es inusitada y no tiene sustento en las disputas internacionales donde lo usual es no introducir instrumentos de una naturaleza distinta al del problema en cuestión. Al usar armas arancelarias, Trump mezcla dos materias diferentes.

Las expresiones del presidente norteamericano se repiten con una insolencia inusitada propias de confrontaciones que merecerían un rompimiento de relaciones. Frente a semejante brutalidad es notable que las respuestas de López Obrador han sido sorprendentemente tranquilas. Su reacción al abuso descarnado de pandillero neoyorquino no ha sido una respuestas al nivel que expresarse la indignada reacción del pueblo mexicano. En contraste con todos sus antecedentes de líder incendiario conocido por las movilizaciones populares que ha provocado, AMLO no ha dejado de insistir en educados llamados a llegar a un acuerdo con el presidente Trump por la vía del dialogo.

La inmensa dimensión de los intereses económicos y políticos en ambos países que están en juego con la mera amenaza de las tarifas que Trump propone hace prever que estas no llegarán a imponerse. Las agriculturas y las industrias americanas y mexicanas puestas en riesgo rebasan en valor cualquier cálculo o capricho. Decir que el comercio de México a Estados Unidos es más de mil millones de dólares anuales describe lo que significaría su interrupción aunque fuese por unos cuantos días se produciría daños irremediables. Creo que el bullying de Trump no pasará de ser una anécdota. La interrupción de intercambios es a su vez fatal para la producción de cientos de miles de trabajadores y empresarios mexicanos. Al oponerse éstos refuerzan el rechazo de los sectores afectados en los Estados Unidos.

Pero el asunto no es comercial. Para los Estados Unidos la migración es el peligro confirmado de cientos de miles de migrantes desarraigados sin asimilación ordenada posible y que no se resuelve con un diálogo entre cancilleres.

La acción coordinada es la única respuesta viable y Donald Trump tiene que aceptar en ella el primer caso en que su ruda rutina de negociación nada tiene de realista. Tiene que apurarse porque, al interior de las huestes políticas, su desafuero podría estar en puerta, la desaprobación por su prepotencia va en aumento por lo que su reelección cuya campaña la ha anunciado iniciar el próximo 18 de junio podría desvanecerse.

La respetabilidad de nuestros dos gobiernos descansa en el bienestar en un clima de seguridad que sean capaces de ofrecer a sus pueblos. La etapa en la que se encuentran las relaciones de México con los Estados Unidos se han hecho más difíciles debido a las intemperancias de Trump. La solución del problema de la migración está la promoción de educación y empleo que cada país ha de realizar simultáneamente. El combate al consumo desordenado y al tráfico de drogas en los Estados Unidos depende, sin embargo, de la tolerancia que el presidente Trump quiera asignarle a su perversa realidad.

Una vez pasado el engorroso asunto de la amenaza arancelaria, la transformación de la fisonomía de México es necesaria mediante una equilibrada solución que resuelva las necesidades de un país como el nuestro que tiene recursos y cultura suficientes para cumplir sus propias meta al mismo tiempo que maticen la arrogancia con que Estados Unidos ejerce su hegemonía mundial.

[email protected]
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...