14 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Cultura Archivo

1809: Se extingue la vida de Franz Joseph Haydn, reconocido compositor austriaco

UN DÍA COMO HOY...

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, viernes 31 de mayo 2019, actualizada 11:18 am


Enlace copiado

De origen humilde, Franz Joseph Haydn nació el 31 de marzo de 1732 en Rohrau an der Keitha, cerca de Viena. Su gusto por la música empezó desde pequeño, pues su padre, después de la jornada laboral, cantaba acompañándose al arpa.

Dotado de una hermosa voz, en 1738 fue enviado a Hainburg y, dos años después, a Viena, para ingresar al coro de la Catedral de San Esteban, donde tuvo la oportunidad de perfeccionar sus conocimientos musicales, cita el portal web biografiasyvidas.com.

A los 17 años abandonó el coro para trabajar como músico independiente. Durante este periodo estudió los tratados de contrapunto, recibió algunas lecciones del prestigioso maestro de canto y compositor italiano Nicola Porpora (1686-1768) y fue maestro de capilla en la residencia del conde Morzin, para quien compuso sus primeras sinfonías y divertimentos.

De acuerdo con el sitio especializado en letras epdlp.com, en 1755 trabajó para el barón Karl Josef von Fürnberg y por ese entonces compuso sus primeros cuartetos para cuerda y su primera ópera, Der krumme Teufel, escrita para el actor cómico Johann Joseph Felix Kurz, conocido artísticamente como “Bernardon”.

En 1759 fue nombrado director musical del conde Fernando Maximilian von Morzin y, un año después, contrajo matrimonio con Maria Anna Keller, unión que fracasó y de la que no hubo descendencia.

Tras dos años de trabajo, Haydn dio un giro decisivo a su carrera, pues los príncipes de Esterházy, primero Paul Anton y luego, a la muerte de éste, su hermano Nikolaus, lo tomaron a su servicio.

El compositor tuvo entonces a su disposición una de las mejores orquestas de Europa, para la que escribió la mayor parte de sus obras orquestales, operísticas y religiosas.

En 1790, por mediación del empresario Johann Peter Salomon, el músico realizó su primer viaje a Londres, al que siguió un segundo, en 1794.

En la capital británica, además de dar a conocer sus 12 últimas sinfonías, tuvo ocasión de escuchar los oratorios del compositor alemán Georg Haendel (1685-1759).

Posteriormente, en 1794, el nuevo príncipe de Esterházy, Nikolaus, lo reclamó de nuevo a su servicio, y para él escribió sus seis últimas misas, entre las cuales destacan: Misa Nelson y Misa María Teresa.

Más allá de los límites del príncipe, su fama y sus obras fueron reconocidas y se extendieron a nuevos territorios, pero a la muerte de Esterházy, en 1790, su hijo, el príncipe Antal, redujo las ayudas para la fundación de su padre.

Haydn, nombrado el “Padre de la sinfonía”, mantuvo el puesto de maestro de capilla, y el violinista y empresario británico Johann Peter Salomon lo contrató para sus conciertos en Londres.

Los dos viajes que efectuó a la capital británica para asistir a estos conciertos (1791-1792 y 1794-1795) fueron las ocasiones perfectas para el éxito de sus últimas sinfonías Salomon y Londres, las cuales incluyen algunas de sus obras más famosas: Sorpresa (nº 94), Militar (nº 100), El reloj (nº 101), El redoble de tambor (nº 103) y Londres (nº 104).

Durante sus últimos años en Viena, Haydn compuso El himno del emperador (1797), que más tarde se convirtió en el himno nacional de Alemania.

Los últimos años de su existencia vivió en Viena, entre el reconocimiento y el respeto del mundo musical.

El llamado “Padre de la sinfonía” murió el 31 de mayo de 1809 en Viena, sin embargo, su legado sigue vigente en las nuevas generaciones de músicos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...