20 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

¿Es ético?

FEDERICO REYES HEROLES
martes 28 de mayo 2019, actualizada 7:19 am


Enlace copiado

Algo no cuadra. ¿Hay o no dinero? La palabra austeridad siempre será bienvenida, pero cuando ella implica un rudo golpe al sistema de salud pública que auxilia a decenas de millones, a los más pobres que se quedan sin medicinas, sin atención, en el desamparo, la austeridad se vuelve cruel, inhumana. Entonces, no hay dinero ni para medicinas, pero si lo hay para enterrar un aeropuerto, un lujo que ni los más ricos se darían.

No hay dinero para las universidades, ciencia, medio ambiente, sueldos de médicos especializados, residentes en los Institutos Nacionales que así forman sus cuadros de calidad. Pero si hay dinero y mucho para un tren que nadie pedía y cuya utilidad está en duda. No se entiende, venimos de superávit, crisis no había. Venimos del año de mayor generación de empleo formal de la historia. Ahora decrece. "Dejaron en ruinas el sistema de salud" es la típica explicación. Ruinas que nada tienen que ver con lo que hoy se vive. Muchas carencias y deficiencias, sin duda. Pero ¿desabasto generalizado de medicinas y recorte de personal? ¿Por qué? Ese es el dinero mejor invertido.

México por desgracia sabe de recortes. Cuándo Miguel de la Madrid heredó un déficit del 16% del PIB, hubo recortes generalizados y muy duros. Pero no fue un porcentaje inamovible, a raja tabla, sino una cifra nominal. Además, el presidente instruyó al subsecretario del ramo a ir personalmente con el Secretario de Salud y después con cada uno de los directores de las instituciones. Ellos debían ser quienes indicaran en dónde podía haber recortes. Eran los que mejor conocían su materia. Así fue y no hubo ni remotamente los daños que ahora estamos enfrentando. Alrededor de 26 entidades ya están padeciendo (Milenio, 22-5-19). Hizo muy bien Germán Martínez C. en poner la discusión nacional sobre la mesa. Algo, mucho está torcido en la discusión.

El pandemonio de la actual administración, el llamado "neoliberalismo", surgió en el mundo a partir de una grave deformación del estado que sobrepuso su interés por ser propietario al de los servicios que debe brindar. Propietarios, pero atrapados por los déficits y rodeados de miserables. Esa corriente económica, hoy tan criticada, se propuso regresar a lo esencial: seguridad, salud, educación. Si para lograr esos objetivos se necesitaba concesionar o aliarse, adelante. Así se logró una de las reducciones de pobreza más importantes de los últimos dos siglos. Ahora tendremos un tren inútil pero no habrá anestesia o gasas o médicos en los hospitales. Se trata de una discusión ética. Comparado con lo que vamos a vivir el neoliberalismo resultaba humanista.

Pero hay algo peor. Muy aplaudible la decisión presidencial de acabar con los privilegios y condonaciones. La discusión viene de años atrás. La concentración en unos cuantos privilegiados era una gran afrenta para los mexicanos. Podrían rondar los 400 mmdp. Se alega que con ello se puede sufragar perfectamente Dos Bocas. Pero, de nuevo la discusión es otra, no perdamos el rumbo. ¿Por qué gastar ese dinero en un servicio que puede ser financiado por el sector privado? Sería mucho más sano para el futuro de México invertirlo en salud, educación, seguridad, medio ambiente, ciencia, que en el muy cuestionable honor de ser propietarios de otra refinería que, todo indica, puede ser, en su operación, un barril sin fondo. ¿Menos salud, educación, seguridad, etc. por más subsidio? La ecuación es socialmente criminal.

El problema tiene dos vertientes preocupantes. Mal por los recortes hirientes para la población; salud, educación, estancias infantiles, albergues, comedores etc. Peor por el muy cuestionable destino. Dos Bocas pone en riesgo la calificación crediticia de PEMEX. Está cantado. Esa calificación podría tirar el grado de inversión de México. A Brasil le costó cinco años de recesión. Por qué correr el riesgo.

En una gestión que presume de moralidad, hay un dilema ético central: propiedad o bienestar.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...