15 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Internacional

Antimigrantes de EUA construyen muro

La obra se realiza en los límites de Texas, Nuevo México por EUA y Chihuahua, México

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, martes 28 de mayo 2019, actualizada 12:06 pm

Enlace copiado

A un costado del museo de la Casa de Adobe y bajo el amparo de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, la organización Patriotas Constitucionales Unidos (UCP, por sus siglas en inglés) y la agrupación We Build the Wall construyen el primer muro privado en los límites de Texas, Nuevo México y Chihuahua.

El grupo paramilitar de derecha UPC tiene antecedentes por la detención ilegal de migrantes en los límites fronterizos y el pasado viernes inició la edificación de una valla a lo largo de 800 metros, asegurando que no se trata de una acción racista, sino una cuestión de seguridad.

El terreno privado está ubicado en Sunland Park, Nuevo México, en su límite con El Paso, Texas, y frente a Ciudad Juárez, Chihuahua.

La obra, que tiene un costo estimado de 6 millones de dólares, inicio el viernes pasado, según reportó el domingo El Diario de Juárez en su página de internet.

Ayer, los veteranos de guerra de UPC y miembros de la agrupación We Build the Wall -que tiene como asesor principal a Steve Bannon, el estratega de extrema derecha y exconsejero del presidente de EUA, Donald Trump- informaron sobre la obra.

"Esto no es Europa, esto es Estados Unidos, nosotros protegemos nuestras fronteras. Este es el primer [muro] privado", dijo Jeff Allen, líder de UPC y copropietario desde hace seis años del terreno estadounidense donde se edifica la valla.

"Estoy obteniendo mucha ayuda para construir el muro. Esta es la manera en que Estados Unidos le dice al Congreso: 'Estás fallando, vamos a luchar por nosotros mismos'", agregó.

Originario de Cincinnati, Ohio, Allen relató que en 2006 se casó con una mujer de Ciudad Juárez, donde vivió tres años y medio, hasta que en 2009 la violencia vinculada al narcotráfico lo hizo regresar a EUA.

Aseguró que la construcción del muro en una zona que desde hace meses es vigilada por exmilitares estadounidenses armados no es racismo: "No soy racista, mi esposa es de Juárez, mi niña es de Juárez". Sin embargo, el historial de la organización revela otra cosa, pues el pasado 20 de abril, Larry Mitchell Hopkins, de 69 años y dirigente de UCP, fue arrestado por el FBI en Nuevo México, acusado de detener a migrantes que cruzaban de forma ilegal.

El grupo de operaciones fronterizas de UCP reúne a casi 6 mil miembros que participan a través de donativos o vigilancia en su territorio.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...