21 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Torreón

Organilleros traen su música a La Laguna

VERÓNICA RIVERA Y KARLA RODRÍGUEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, domingo 26 de mayo 2019, actualizada 9:47 am

Enlace copiado

Fernando y Francisco son organilleros que mantienen viva la tradición de esta música en las calles de las ciudades del territorio nacional, que pese a no ser originaria de México, ya forma parte importante del folclor mexicano.

Su singular melodía no tiene un punto en Torreón, igual se sitúan en el centro como en los cruceros de la ciudad para darle a los laguneros música que ambienta sus calles. El organillo es un instrumento con el cual, por medio de una manivela sale el sonido. Comentan que su manejo no es difícil de aprender, es solo tener ritmo para que el sonido salga de la mejor manera.

Este oficio ha sido parte de la idiosincrasia del mexicano desde hace más de cien años, cuando Porfirio Díaz los trajo de Alemania para alegrar las diferentes plazas de la ciudades. Su arraigo predomina en el centro y sur del país, por lo que escucharlos en el norte se vuelve todo un espectáculo.

Tanto Fernando como Francisco, el ser organilleros viene de familia, ya que sus abuelos les enseñaron a tocar este instrumento, ellos lo ven como una herencia. Misma que los unió tras conocerse en una fonda, por lo que decidieron emprender esta aventura de transmitir su música a distintas partes del país.

Una de las cosas que caracterizan a los organilleros es que en la parte superior del instrumento se encuentra un "changuito" de juguete que es para rendir homenaje a la tradición.

Fernando nació en Oaxaca y, al día de hoy, reside en Chiapas. Mientras que Francisco ha vivido en Chiapas desde nacimiento. El motivo por el que se encuentran en la región es para esparcir la cultura del organillo en todas partes, además de declararse aventureros y amantes de las nuevas experiencias.

La amabilidad de los laguneros llamó la atención de Fernando y Francisco, quienes dicen es una cualidad que resaltan durante su estancia en la región. También destacan que su estadía ha sido beneficiosa, ya que no tienen competencia laboral.

Pero esta no es la primera vez que se encuentra en La Laguna, el año pasado vinieron debido a que se les había invitado a participar en el Festival Lerdantino, por lo que decidieron probar suerte en Torreón durante cuatro meses. Después regresaron a Chiapas, y ahora llevan 20 días en la región. Tienen pensado quedarse un mes, para después recorrer distintas ciudades de Coahuila, como Monclova, Ciudad Acuña, Sabinas, Rosita, hasta llegar a Piedras Negras.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...