26 de mayo de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Atención con la nueva escalada en contra de Irán (II)

EMBAJADOR JORGE ÁLVAREZ FUENTES
jueves 16 de mayo 2019, actualizada 7:23 am


El Presidente Hasan Rouhani hizo el anuncio de que, en breve, su país comenzaría incumplir con dos de sus compromisos del acuerdo nuclear, consistentes en retomar e incrementar sus actividades de enriquecimiento de uranio y la posible venta de excedentes, y a acrecentar sus volúmenes de reservas de agua pesada, medidas acordes con las disposiciones del acuerdo que permite a los firmantes suspender parcial o totalmente algunos de sus compromisos en caso de incumplimiento de otra de las partes. Irán ha demandado, asimismo, que las potencias europeas honren sus compromisos como signatarios y garantes del acuerdo, rechazando las decisiones unilaterales adoptadas, las cuales los Estados Unidos pretenden tengan aplicación y efectos extraterritoriales fuera del marco jurídico internacional, sobre todo en el sistema bancario, al tiempo de exigirles a los europeos que adopten medidas que contrarresten las sanciones y se formule tanto una solución como una salida necesarias, antes de dos meses.

Detrás de las acciones estadounidense para tratar de arrinconar a Irán, las cuales, según Trump, el negociador en jefe, son precisamente para obligarlo a sentarse a renegociar su programa nuclear y a que renuncie a sus capacidades de defensa, están las conocidas pretensiones de John Bolton, el Asesor en Seguridad Nacional, obsesionado en forzar un cambio de régimen, y las maniobras del obsecuente Secretario de Estado, Mike Pompeo. Este último se aprestó a reforzar la retórica belicista haciendo una advertencia y recordando las demandas en términos de una rendición: "el régimen de Teherán debe entender que cualquier ataque por su parte o de cualquiera de sus agentes, de cualquier identidad, contra intereses o ciudadanos de Estados Unidos, será respondido de manera rápida y decisiva". Por su parte y en forma orquestada, el Pentágono anuncio, apenas el viernes pasado, que reforzará sus tropas y capacidades de reacción en la zona, desplegando bombarderos B 52 en el Golfo Pérsico, y desplazando ipso facto, desde el Mediterráneo, al USS Arlington, un moderno buque de asalto anfibio, junto con su flota da apoyo, además de emplazar baterías adicionales de misiles de intercepción Patriot de largo alcance.

La escalada en curso, de naturaleza expansiva, está, por un lado, trastornando los esfuerzos de varios de los aliados de Estados Unidos en Asia y Europa, de los cuales Alemania, Gran Bretaña y Francia se mantienen con enormes dificultades dentro de acuerdo, y a quienes Rusia ha hecho un pertinaz reclamo para que se "convenzan de la importancia de cumplir con sus promesas"; y, por la otra, está favoreciendo a los sauditas, que advierten con beneplácito un mayor desorden en la región y desarreglos en los mercados petroleros, lo que favorece sus intereses, al infligir serios daños a su enemigo y rival, propiciando un aumento en sus ingresos petroleros y reforzando su preponderancia en la OPEP, a consecuencia de las dificultades crecientes para que Irán pueda comercializar sus petrolíferos, en el extranjero, en divisas distintas del dólar.

Así las cosas, resulta entendible el que el Secretario de Estado Pompeo hubiera decidido suspender, de manera intempestiva su visita a Alemania, la semana pasada, luego de la fallida reunión ministerial del Consejo del Ártico, para en lugar de viajar a Berlín dirigirse a Bagdad, en donde lo escucharon con oídos sordos. Lo anterior, luego del encuentro en Moscú entre los cancilleres de Rusia, Lavrov y de Irán Zarif, a cuyo término el primero declaró, preocupado, que los Estados Unidos están teniendo un "comportamiento irresponsable" [respecto del pacto nuclear] con Irán.

Como nos recordara en una editorial reciente, Lluis Bassets, haciendo alusión a un comentario del ex Secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis, - otro dimitente del gabinete de Trump, hay "un peligroso desinterés hacia la diplomacia", como se puede constatar con la actual embestida en contra de Irán. Y es bien sabido que cuando no se gasta en diplomacia, se gasta más en armamentos.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...
Cargando más noticias...