23 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Enlace copiado

El actor mexicano, Damián Alcázar, es un hombre carismático, con sentido del humor pero también con gran conciencia social y con una forma de describir la gran complejidad de los problemas de México y de su gente de una manera clara y sencilla... como es él.

Alcázar es un actor multipremiado nacional e internacionalmente pero todavía sabe apreciar la belleza de los parajes naturales de las locaciones donde da vida a los personajes que interpreta y que se han quedado en la memoria de los espectadores. Conocido por sus interpretaciones en más de 60 películas desde el año de 1987, entre las que destacan El complot Mongol, El infierno, El crimen del padre Amaro, La ley de Herodes y La dictadura perfecta, entre muchas otras, Jorge Damián Alcázar Castello, conocido como Damián Alcázar, es un hombre que asegura que México es un país muy rico al cual la corrupción lo tiene en la pobreza.

También asegura que algunos de los principales retos para el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, son el combate a la inseguridad y terminar con el hambre.

Sobre el tema de la marihuana, se pronuncia a favor de su legalización.

EN LA LAGUNA

Damián Alcázar se encuentra en la Comarca Lagunera porque su personaje es parte fundamental de la película Poderoso Victoria, que se filma en el Puente de Ojuela en Mapimí.

"Está genial estar aquí, el puente de Ojuela, no lo conocía yo, es formidable este espacio y sirve de manera maravillosa para nuestra película", dijo Alcázar.

La trama de la película se sitúa en el año 1936, aquel día en que los habitantes de La Esperanza, un pueblo en el desierto de Durango, reciben la noticia del cierre de una mina y la cancelación de la ruta del tren, su única vía de comunicación con el resto del país. A raíz de esto, los pobladores pasan por una serie de desgracias que los vuelve presa de la desesperación. Tras el éxodo, La Esperanza queda casi abandonada, sin embargo, un puñado de hombres, niños y mujeres resisten en el pueblo con el proyecto más desesperado: construir su propio tren de vapor.

"Mi personaje es el líder natural de un pueblo que trata de llevarles esperanza porque los dejaron sin tren y en realidad muchísimas de nuestras pequeñas poblaciones vivían gracias al tren, muchísimas se quedaron rezagadas porque Salinas y Zedillo nos dejaron sin tren y sin preguntarnos qué pensábamos", dice Damián.

En Durango, dice, ha hecho como 4 películas y de la región destaca que: "comen delicioso, para nosotros tienen el espacio formidable para todas las películas posibles, ojalá que cuiden a sus pequeñas comunidades, ojalá se abata la desnutrición de los niños nativos y que progresemos todos".

Algo que el destacado actor reclama es que pese a los esfuerzos ha sido difícil que en México se apoye al cine mexicano: "Es una pena que el público mexicano no tenga acceso al cine mexicano, necesitamos salas de cine para ver cine mexicano y para ver cine de calidad de todo el mundo… Nos dejaron sin salas de cine ya no vemos más que lo que los dueños de los cines quieren que veamos, puro cine gringo que traen dos o tres películas buenas y todo lo demás es chafa, y el público mexicano no conoce el cine mexicano, produces algo y no hay dónde ponerlo".

Damián Alcázar ha interpretado a varios personajes, muchos de ellos han generado controversia y gran interés en el público, algunos de sus consentidos son "Juan Vargas", el nuevo alcalde que se corrompe en el sistema político descrito en la película de La ley de Herodes, pero también recuerda su papel como "Benjamín García" (El Benny) en la película de El infierno, donde se hace un retrato crudo de la inseguridad que prevalecía (y que hasta hoy prevalece) en muchos estados de la República.

Sin embargo, para Alcázar el mejor personaje siempre es "el que viene", asegura. Entre los proyectos que tiene en puerta se encuentra una participación en la película sobre la vida de Facundo Cabral, para lo cual se trasladará a Colombia, luego espera poder interpretar un papel que le gustaría mucho en República Dominicana para después viajar a España y en enero a Perú.

ESTÁ CON AMLO

Alcázar asegura que lo primero que le pediría al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, es que resuelva las injusticias y la hambruna que sufren muchísimas comunidades en los desiertos y en la sierra.

"Primero que se aboque a eso, además que lo está haciendo, y después de eso espero que convenza a la gente que está en la violencia de que la deje porque vale la pena trabajar todos juntos y salvar las vidas, tanto las de ellos como las de los ciudadanos que no tenemos nada qué ver, ojalá que lo resuelva con la Guardia Nacional y ojalá que esté en buenas manos esa Guardia Nacional". En cuanto a la política en México asegura que durante muchos años los políticos han hecho lo que han querido sin que sus acciones beneficien a la nación ni a quienes los han llevado al poder: "los políticos estaban acostumbrados a vivir y medrar en lo oscurito, con trampas y corrupción, y eso es lo que se tiene qué acabar, quizá por eso están tan enojados, porque eso es lo que nos tiene en la pobreza siendo un país tan rico y maravilloso, por eso le aplaudo a nuestro presidente, que eso es lo primero que se quiere quitar de encima, ojalá lo logre, ojalá lo dejen trabajar y dejen de descalificarle, pareciera que quisieran que regresaran los otros", dice Alcázar.

En cuanto al cine, dice que le pediría a AMLO más salas de cine pero que en vista de los problemas que tiene México es necesario establecer prioridades: "Mas adelante sería pedirle salas de cine, la producción de cine no es lo más importante en un país, lo mas importante es la impartición de justicia y de la riqueza y luego ya empezamos a ver el cine, primero hay que sacar de la desnutrición a nuestros niños e indígenas", asegura.

SOBRE LA MARIHUANA

El actor asegura que de no legalizar la marihuana seguirán siendo unos cuántos quienes se benefician de ello y que de todos modos no podrán acabar con la producción o con el consumo.

"Pues yo creo que nadie tiene derecho a decirte 'no fume eso' ¿por qué no?… allá tú. No van a poder acabar con eso porque además es una cosa natural que crece por ahí, entonces que se olviden de eso pero además yo creo que no se olvidan, más bien están guardando el negocio ya ves el señor Fox que ya quiere hacer un gran sembradío, ¡qué casualidad!".

Respecto a si está a favor de la legalización, independientemente del uso que se le dé, asegura: "por supuesto, que se legalice lo que sea. Nada más que se cuide que los niños no la consuman como se hace con el alcohol porque si no genera una serie de jaloneos y de una violencia terrible y solo unos cuantos se vuelven millonarios por lo que hacen en lo oscurito en lugar de dejar que la gente consuma lo que quiera", dice quien es uno de los actores más prestigiosos del cine mexicano contemporáneo.

Nacido en Jiquilpán, en la provincia de Michoacán un 8 de enero de 1953, Alcázar sabe lo que es tener dificultades, pues durante su niñez vivió, entre otros lugares, en Tlaxcala, lo que le permitió conocer la realidad de campesinos e indígenas. Ya en Ciudad de México residió en la colonia Felipe Ángeles, muy cerca de un basurero donde junto con sus hermanos jugaba entre montones de desechos. Quizá por ello, respecto a los problemas actuales generados por la migración de un país a otro y específicamente hacia Estados Unidos, dijo que la migración es un asunto complejo pero que todos deberíamos tener el derecho de escoger en dónde queremos vivir y cómo queremos hacerlo.

"Es un asuntos complejo, requiere de tiempo, no creo en las demarcaciones, la migración debe ser libre, no te puede negar nadie que te salgas de tu país, son cuestiones económicas y políticas, si los migrantes fueran gente de mucho dinero serían bienvenidos, o sea que si vives en un lugar donde hay hambre ¿ya te amolaste, estás condenado a morir ahí?, ¡pues no!", acota.

Fotos

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...