26 de mayo de 2019 notifications
menu
Nacional

'Consultas a pueblos indígenas sobre proyectos estaban viciadas'

EFE
CIUDAD DE MÉXICO, martes 23 de abril 2019, actualizada 12:03 pm

Los pueblos indígenas en México dependen desde hace siglos íntegramente de sus territorios para subsistir, por lo que los proyectos gubernamentales y empresariales, a menudo con irregularidades, los ponen en una encrucijada.

El investigador y doctor en Derecho Rodrigo Gutiérrez cuenta a Efe que su reciente investigación concluye que "la mayoría de las consultas hechas a los pueblos para poder construir en su territorio están viciadas".

El informe contabiliza 74 consultas que, a lo largo de varios años, se han llevado a cabo oficialmente con indígenas y vinculadas a proyectos productivos.

De estas, Gutiérrez considera que no todas fueron adecuadas y seleccionó 36 relativas a megaproyectos como cultivos de soya transgénica o construcción de infraestructuras.

"Todas ellas están, de una u otra forma, viciadas", asegura el coordinador del área de Derechos Humanos del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la más importante del país.

El informe titulado "De la consulta a la libre determinación de los pueblos", publicado en 2019, expone que "la mayoría de consultas se dan cuando ya hay un programa, hay un proyecto o incluso ya está construido el proyecto".

Esto supone transgredir del estándar internacional establecido en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de las Naciones Unidas sobre pueblos indígenas y tribales.

La violación de este estándar se sublima cuando entran en juego las amenazas.

En las reuniones entre los representantes de Gobierno y los pueblos para hablar de un proyecto, les ofrecen programas de gobernanza que les favorecen a cambio de su sometimiento o incluso "les amenazan con quitarles esos programas".

En otros casos, directamente "se encarcelan a los líderes", denuncia.

Gutiérrez indica que otro requisito fundamental de una consulta debe ser que esta sea "informada", es decir, que se den detalles de qué se va a realizar en ese territorio. No siempre ocurre.

Esa información, al comunicarse a un pueblo indígena, debe ser "adecuada culturalmente" para su correcta comprensión por parte de las comunidades.

Lejos de eso, "en el mejor de los casos les dan un CD con información ultratécnica, en inglés o en castellano", critica el experto.

Con la llegada al poder de López Obrador el pasado 1 de diciembre, representantes de los pueblos le entregaban el bastón de mando en un acto simbólico que desprendía esperanza.

"Por ser un presidente de izquierdas", la situación de los pueblos puede mejorar, aunque por el momento "algunas prácticas que se han visto no son muy alentadoras", considera el experto.

Claro ejemplo de ello es el Tren Maya, la obra de infraestructura ferroviaria llamada a ser uno de los símbolos del mandato de López Obrador, un tren que conectará varios estados del sur y sureste del país, la más rezagada.

"No han consultado y ya están violando el carácter previo de la consulta. La consulta debe ser previa a que tú hagas planos", critica de nuevo Gutiérrez.

Y llama a "abrir el diálogo ya para que los propios pueblos puedan participar en ello". Lo contrario es "darles la espalda".

Por su parte, Carlos González, perteneciente al Concejo Indígena de Gobierno (CIG), expone a Efe que con López Obrador se continúa el modelo de explotación a los pueblos originarios de Gobiernos anteriores.

"Esta continuidad se observa desde distintos vértices", dice. Uno de ellos es la postura clara del partido del presidente, Movimiento Regeneración Nacional (Morena), de "radicalizar el marco legal agrario, profundizarlo desde una perspectiva neoliberal acentuando el carácter de la tierra como mercancía".

Echando la mirada atrás, González cree que desde la conquista de México por parte de los españoles se tomó una actitud de destrucción de los pueblos originarios.

Pero recuerda que fue especialmente a partir de 1821, 300 años después de la conquista y cuando México alcanza su independencia, que "se profundizaron las políticas de guerra y de exterminio" contra esos pueblos.

"En el siglo XIX desaparecieron más de 100 lenguas, lo que implica más de 100 culturas", lamenta.

Por lo demás, destaca que en estas comunidades hay "mucha pobreza, miseria" y defiende al igual que Gutiérrez la importancia del territorio.

En los pueblos originarios, la vida y la salud de los habitantes "está ligada a la vida y la salud de la misma naturaleza".

El mes pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador exigió al rey de España y al papa Francisco disculpas por la conquista de México. Además, dijo que él también pediría perdón por los "abusos cometidos" a los pueblos indígenas tras la independencia de 1819.

De acuerdo con la última Encuesta Intercensal elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en 2015, en México casi 25.7 millones, el 21.5 % de la población nacional, se identifican como indígenas.

Según la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017, el 40.3 % de la población indígena declaró haberse sentido discriminada por pertenecer a los pueblos originarios.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...
Cargando más noticias...