23 de mayo de 2019 notifications
menu
Nosotros

Semana Santa en Taxco de Alarcón, Guerrero

DRA. ROSA MARÍA LACK
jueves 18 de abril 2019, actualizada 12:34 pm

(Cuarta y última parte)

Jueves Santo

A las 17:00 horas, también en Santa Prisca, ocurre el Lavatorio de Pies y la Última Cena. Quienes representan a los apósteles son personas del lugar. Desde ese momento, dejan de escucharse las campanas y se llama a los fieles a los actos litúgicos usando una matraca de gran tamaño.

Posteriormente, a las ocho de la noche, se escenifica la Aprehensión de Jesús y el Beso de Traición de Judas. Quien interpreta a Jesús es llevado por los soldados romanos al atrio de Santa Prisca y luego en procesión que dura toda la noche (en la que toman parte los Entrecruzados y se realiza otra penitencia de los fieles, consistente en azotar pesadas cadenas en una enorme piedra), por las calles se le conduce hasta la capilla de San Nicolás.

La Procesión de los Cristos reúne todas las imágenes de Jesús crucificado (tanto de Taxco como las de poblados circunvecinos) en la iglesia de la Santa Cruz a las once de la noche. Se concentran un significativo número de personas y penitentes, prolongándose por cuatro o cinco horas, pues hasta el alba, algunas de las imágenes van en camino de regreso a su lugar de origen, sobre los hombros de los feligreses.

Viernes Santo

El Sermón de la Flagelación se escucha a las 6 a.m. en la capilla de San Nicolás, y a las 11:00 horas, sale la procesión con rumbo al ex convento de San Bernardino de Siena, en significación del camino al Calvario, encabezada por una figura de Jesús cargando la pesada cruz, hecha especialmente para el acto, acompañado de la Virgen María y Verónica, así como de las hermandades de Entrecruzados y Flagelados.

Las Tres Caídas se escenifican en la Plaza de la Borda, ahí también se lee la Sentencia. La figura de Jesús es de un impactante realismo, pues se encuentra provista por goznes en piernas y brazos. Asimismo, se presencia el instante en que Verónica limpia el rostro de El Salvador, que queda impreso en el lienzo.

La penitencia de Entrecruzados y Flagelados aumenta su intensidad, debido al abrasante calor y a la aglomeración. En el ex convento, se representa la crucifixión, mientras un sacerdote explica los pasajes y sufrimientos del Redentor.

Santa Prisca es el sitio solemne en que a las tres de la tarde sucede la acción litúrgica de la Pasión y Muerte del Señor, al igual que la Adoración de la Cruz: los feligreses pasan ante un crucifijo, se arrodillan y lo besan. A las cinco de la tarde, desciende el Cuerpo de Jesús en el ex convento e inicia el Santo Entierro: la imagen principal es el ataúd de madera y cristal donde yace el cuerpo de Cristo; también, están presentes las imágenes enlutadas de la Dolorosa y San Miguel. Todos los asistentes visten de negro y sus rostros muestran la pérdida.

Los miembros de la hermandad del Santo Entierro llevan a cuestas el ataúd, junto con la Santa Cruz, cuyo peso es de más de 60 kilos y es cargada por una sola persona. El honor de ambas tareas se recibe por herencia y recae en personas originarias de Taxco. En cuanto a la Santa Cruz, por 40 años la llevó el señor Faustino Estrada, luego su hijo y ahora su nieto. Por otro lado, entre los integrantes del Santo Entierro puede mencionarse a los señores Filemón Estrada y Franco García.

Finalmente, una hora antes de la media noche, se reza el solemne Rosario de Pésame y se sigue la Procesión del Silencio.

Sábado Santo

En este día, no hay actos litúrgicos ni extra litúrgicos, se conserva un absoluto silencio en toda la ciudad, en demostración de luto por la muerte del Señor.

Domingo de Resurrección

A las cero horas, en la iglesia de Santa Prisca, se celebra la solemne Misa de Resurrección del Señor. Dentro del sitio se simula una tumba, en la que aparece la resplandeciente imagen de Jesús, con túnica blanca. Quienes representan a los soldados romanos permanecen en el atrio todo el día, hasta que caen desmayados cuando se abre la Gloria y Cristo vuelve a la vida.

Entonces, las sonoras campanas suenan nuevamente en todo su esplendor, y a partir de ese momento, hay una completa alegría y júbilo, los rostros de los fieles lucen una abierta sonrisa y los chiquillos vuelven a sus juegos y risas.

Se da la ceremonia de Bendición del Agua y los Aceites, y al primer repique de las campanas, se queman los Judas. También, se obsequian ramos de mastuerzo, laurel y palmas benditas, para usarlas como reliquias y quemarlas cuando se presente alguna tormenta o calamidad.

A las cinco de la tarde, se efectúa la última procesión que recorre las principales calles de la ciudad. La imagen de Cristo Redentor porta en su mano derecha un estandarte con las heridas de su crucifixión, acompañada por las imágenes de la Virgen María y San Miguel Arcángel.

Después de unirse el sacrificio y el dolor con la alegría y el amor, Taxco vuelve a su vida cotidiana con las firmes intenciones de continuar buscando en la imagen del Cristo Redentor la paz del mundo, sobre todo siendo un pueblo católico que no se avergüenza de mostrar su fe.

¡Vamos! Taxco nos espera.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...
Cargando más noticias...