22 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Espectáculos

Pedro Infante no se olvida

Laguneros recuerdan la carrera del gran 'ídolo de Guamúchil'

AGENCIAS-ALDO MAGALLANES
TORREÓN, COAH, lunes 15 de abril 2019, actualizada 4:40 pm

Enlace copiado

A 62 años de su muerte, este 15 de abril, el recuerdo de Pedro Infante, quien hizo cantar, reír y llorar con su talento y carisma en sus interpretaciones en la Época de Oro del cine mexicano, causa revuelo luego de que se anunció la producción de una película protagonizada por Omar Chaparro en Netflix.

A su regreso, ahora en la pantalla chica en la producción Caído del cielo, Infante Cruz, quien nació el 18 de noviembre de 1917 en Mazatlán, donde se ubica una estatua en su honor en el Malecón del puerto, será interpretado por el actor y comediante Omar Chaparro, aunque solo como un imitador.

La noticia no deja de causar polémica entre los seguidores de Pedro a pesar de que se ha dejado claro que únicamente será su imitador. Incluso allegados a Lupita Infante, hija del "ídolo de Guamúchil", aseguran que la plataforma carece de derechos para explotar la imagen de su papá.

Fans del tercer hijo de los 15 que tuvo el matrimonio de Delfino Infante y Refugio Cruz expresaron desagrado mediante las redes sociales por la elección de Chaparro como intérprete de personajes de charro, hombre de campo, varonil y mujeriego, un galán del que las mujeres soñaban ser sus "chorreadas", como en Nosotros los pobres y Ustedes los ricos.

Tras la salida de la primera imagen del actor como Pedro Infante, allegados a la familia del ídolo del cine mexicano aseguraron que el asunto se está viendo en tribunales.

El actor y cantante, quien ganó la aceptación del público por sus cualidades de persona humilde, sencilla y llena de valores y nobles sentimientos no pensaba dedicarse a la actuación.

Sin embargo, su vida cambió en 1939 cuando viajó a la Ciudad de México para participar en concursos de canto, de los que en su mayoría lo despidieron porque no lograba dominar los nervios, lo que le impedía lucir sus conocimientos musicales.

Ese mismo año Pedro apareció por primera ocasión en una película: En un burro, tres baturros, como extra; de ahí participó en 61 producciones.

No fue villano

En 18 años de carrera Infante Cruz nunca hizo un personaje de villano en el cine, sin embargo, hizo reír y llorar al público con escenas como el enfrentamiento con Jorge Negrete en Dos tipos de cuidado o la muerte del "Torito" en Ustedes los ricos.

Entre los títulos más destacados que dejó a la cultura fílmica mexicana se encuentran Nosotros los pobres, Ustedes los ricos, Pepe El Toro, Los tres García, Los tres Huastecos; su última película fue Escuela de rateros, de 1956.

Además tiene un récord de haber filmado seis cintas en un solo año, cuando en 1952 protagonizó Pepe El Toro, Ansiedad, Dos tipos de cuidado, Los hijos de María Morales, Un rincón cerca del cielo y Ahora soy rico.

En la Época de Oro del cine mexicano compartió escenarios con estrellas como María Félix, Blanca Estela Pavón, Sara Montiel, Silvia Pinal, Silvia Derbez, así como Jorge Negrete, los hermanos Soler, Joaquín Cordero y Luis Aguilar.

Con su actuación como "Tizoc" (1956) al lado de María Félix, un éxito internacional, ganó un Oso de Plata post mortem, que lo convirtió en el único actor mexicano en ganar este reconocimiento del Festival Internacional de Cine de Berlín, Alemania.

Además de su éxito cinematográfico, Pedro Infante destacó en el ámbito musical en géneros como bolero, ranchero, huapango, vals y hasta corridos.

En su faceta de cantante grabó más de 340 temas, donde destacan Amorcito corazón, Cien años, Cartas a Eufemia, Yo no fui, Qué te ha dado esa mujer y Por un amor.

Apasionado de la aviación, acumuló casi tres mil horas de vuelo, y fue precisamente un accidente a bordo de una aeronave que pilotaba lo que le costó la vida un 15 de abril de 1957.

La unidad se desplomó en Mérida, Yucatán, poco después de despegar del aeropuerto, cuando había alcanzado unos 20 metros de altura.

A su muerte, a los 39 años, Pedro Infante se convirtió en leyenda, pues desde entonces su música y películas permanecen en el gusto de la sociedad mexicana.

Los "aficionados" lo recuerdan

homenajeinfante

Lagunero. Neme Yanez se presentó en el homenaje. (EL SIGLO DE TORREÓN)

El colectivo local Aficionados de los ejidos recordó ayer a Pedro Infante con un homenaje que se desarrolló en la Plaza de Armas de Torreón de las 12:30 del día hasta las 5:00 de la tarde.

A un costado del kiosko se presentaron varios artistas locales, entre ellos Socorrito Adame "Paquita lagunera", Neme Yanez, Irene Mata, José Luis Guerra, Leticia Ramírez, Salvador "El muchacho alegre", Felipe "El Gorrioncillo" y Adelita.

Cada uno de ellos entregó canciones que entonó Pedro, o bien, relacionadas con el género regional mexicano. Durante el transcurso del espectáculo, laguneros de todas las edades se acercaban a ver la propuesta de los "aficionados".

"Este domingo estamos conmemorando el aniversario número 62 de Pedro; sin duda, el verdadero y único ídolo de México. En lo personal soy fanática de su película Tizoc", dijo Leticia, quien organizó el show.

Cada domingo el colectivo se presenta en la Plaza de Armas en el mismo horario, en esta ocasión se dedicó el programa a Infante.

homenajeinfanter2

Organizadora. Leticia Ramírez encabezó el homenaje. (EL SIGLO DE TORREÓN)

Pedro Infante vivía muy feliz

En vida, Pedro Infante se presentó en distintas ocasiones en la Comarca Lagunera.

La mayoría de las veces que estuvo en la región actuó en la Plaza de Toros.

El 22 de enero de 1950 se publicó una entrevista hecha por el fallecido periodista José Natividad Rosales, que Pedro dio en exclusiva a El Siglo de Torreón. Se tituló: "El buen humor de Pedro Infante".

En ese tiempo surgió el rumor de que Pedro dejaría el cine con el fin de retornar a la carpintería, lo cual negó. Externó que jamás dejaría el séptimo arte.

"¿Dejar el cine para volver a la carpintería? ¡Niguas, manito! Esto será muy duro de pelar porque tiene uno que levantarse a las 6:00 de la mañana y soportar a las admiradoras que lo dejan a uno hasta sin ropa interior, pero siempre es preferible a manejar la garlopa y a menear la cola.

"Ya pasé mis buenos ratitos en eso. Ahora que sigan los que quieran el buen oficio de San José. Pero de cuando en cuando, y a título de diversión, sí construyo alguna cosita. Nada que valga la pena ni que se pueda vender", aclaró Infante.

Pedro comentó que la vida siempre lo hacía feliz. "Estoy contento. Y mucho. Tengo a mis padres y vivo feliz en mi hogar. Tengo amigos y enemigos. No padezco de poliomielitis ni tengo callos".

Del otro lado de la balanza, Infante reveló lo que le molestaba: "Me dan rabia los políticos mordelones y traicioneros".

entrepedroinfante

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...