15 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

La Columna de Rosell

RAFAEL ROSELL
domingo 14 de abril 2019, actualizada 9:15 am


Enlace copiado

Si alguien nos hubiera dicho hace algunos años que la marca de victorias consecutivas de la auténtica máquina de Cruz Azul de la 71-70 iba a ser rota por el León, nadie lo creería y si a esto le agregáramos que el técnico que llevaría a semejante hazaña a los esmeraldas sería Ignacio Ambriz de plano juzgaríamos a ese alguien como a un orate sin remedio alguno.

Desde que el León volvió a la máxima categoría se ha caracterizado por jugar de manera sumamente agradable y en pocas ocasiones ha defraudado a quienes disfrutamos de sus partidos. Pero su estilo de juego sobre todo con Gustavo Matosas que lo hizo bicampeón fue siempre muy arrojado, si, lo agradecíamos los que los veíamos en el estadio o por la tele, 4-2, 5-1, 3-2, 2-2 eran marcadores frecuentes con ese León a favor o en contra. Y el comentario era inevitable, ¿imagínate que a esos locos alguien les organizara la retaguardia? Y si, apareció el héroe inesperado, el técnico que descubrió la cobija que alcanza tanto para cubrir arriba como abajo, Nacho Ambriz despreciado e injustamente vilipendiado por esa extraña afición americanista que se las da de "fifí" o "nice" cuando solo basta dar un vistazo al grueso de sus seguidores para darnos cuenta que en nada los distingue a los del Irapuato, Santos o Tigres por mencionar algunos.

El absurdo clasismo que caracteriza normalmente a los fanáticos de la Ciudad de México y Monterrey. En el caso de las Águilas, antes que Nacho dirigiera un partido ya se lo estaban acabando por no ser de la altura del Ame. Bielsa, Gallardo, Lopetegui , alguno de esos, mínimo, ¿pero Ambriz? Cierto que Nacho no pudo triunfar como él quería con el América, pero si desde antes de iniciar tu trabajo ya tienes que cargar con la loza de que no eres digno de dirigir a tan grande institución, pues es un peso extra y en la siguiente derrota como quiera que esta haya sido la responsabilidad es toda tuya. Ambriz es el único técnico mexicano en dirigir a las Chivas y al América, fue auxiliar técnico de Javier Aguirre en Osasuna y Atlético de Madrid, ganó una Liga de Campeones dirigiendo al América y una Copa MX con el Necaxa.

Ahora es responsable de dirigir al equipo más excitante de la Liga, si ganar tres seguidos en torneos cortos según las estadísticas casi te da el pase a liguilla, ganar once es una locura, León lo ha hecho y jugando a veces sobrado, como lo hizo el viernes pasado en Puebla donde la motivación del "Chelís" se topó en seco con la realidad y la distancia entre los dos equipos se manifestó cruelmente.

Miguel Herrera entrenador del América después de ganar la Copa se aventó la humorada de declarar que mejor iba a organizar más interescuadras ya que de plano se acabaron los rivales dignos para su equipo y así sus muchachos tuvieran mayor competencia, seguramente Miguel pasó por alto al León, que procedió a golear 3-0 a las Águilas en el Azteca en la jornada seis y actualmente le saca trece puntos con un partido más en la tabla de posiciones.

Si a alguien le queda decir que no encuentra competencia en la Liga es a Nacho Ambriz, pero Ignacio es persona seria y ahora va en busca del récord de precisamente el América de más puntos en un torneo corto, en el Apertura 2002 las Águilas totalizaron 43 puntos para ser obviamente los número uno, pero en la primera ronda de la liguilla cayeron con Santos Laguna con un global de 5-4. León tiene 35 y tendría que ganar los tres restantes para romper la marca del América ya que alcanzaría la cifra de 44 puntos y por consecuencia dejaría una marca casi imposible de igualar de catorce triunfos seguidos.

Pero en este sistema nuestro ahí está el riesgo, como lo que le pasó al Ame en el Apertura 2002, arrollando en el torneo regular para acabar siendo eliminado a las primeras de cambio por su temible rival en liguillas, Santos Laguna. Por cierto, ya con nuestros guerreros fuera de competencia, esperamos que otros de verde y blancos culminen su insólita campaña levantando el trofeo que sería su octavo título liguero. Además cuando me pongo la del Santos me identifico con la fiera ya que me convierto en auténtico panza verde.

[email protected]
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...