20 de abril de 2019 notifications
menu
Columnas Social

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA

NADA MEJOR QUE LA CONVERSACIÓN

Columna póstuma de Juan Recaredo
jueves 11 de abril 2019, actualizada 3:38 pm


Nada mejor que la conversaciónNada mejor que la conversación

Las cosas han cambiado mucho. Con la llegada de las tecnologías que nos facilitan la comunicación por medios electrónicos, nos hemos acostumbrado mucho a usar los aparatitos mientras que el arte de conversar se vuelve menos frecuente.

Estamos siempre en contacto con nuestros amigos y familiares por medio de dispositivos móviles. Algo que hasta hace un par de décadas nos parecía sacado de una historia de ciencia ficción, ahora es toda una realidad. ¿Quieres hablar con una persona que está al otro lado del mundo? Sacas tu teléfono móvil y haces una videollamada, en la que puedes platicar al instante con la otra persona, mientras la estás viendo.

En juntas "virtuales", las personas participantes nos podemos ver y escuchar, incluso compartimos presentaciones, fotos y muchas otras cosas a través del móvil. Sin duda, se trata de un sorprendente avance de los medios para comunicarnos, pero siguen teniendo un problema: nada se compara con la plática en persona.

Hay una conexión especial, un vínculo que se crea cuando una o muchas personas conversan "en vivo y a todo color". Serán los gestos, los ademanes, no sé, pero hasta hoy, el nivel de conexión que se logra en una conversación cara a cara - en persona - no se obtiene en ningún medio electrónico; esto es un hecho.

Charlar, platicar, dialogar… echar "el chal", como decía aquella tía mía que hablaba "hasta por los codos". ¿Por qué se dice así? Antes se acostumbraba sentarse en el zaguán de la casa o en alguna terraza a platicar, y cuando se ponía muy buena la plática, pues se alargaban hasta altas horas de la noche, cuando la temperatura ya había bajado y el ambiente estaba fresco. Así que las señoras - y los señores también - se echaban un chal encima, que era lo que estaba más a la mano. El chal, ya sabrá usted, es un paño generalmente hecho con lana y que se pone en los hombros a manera de abrigo. Entonces, si la plática estaba buena, para no interrumpirla a causa del frío, pues te echabas un chal y ya… ¡a seguir con el chisme!

A propósito, nosotros sabemos lo que es chisme, ¿verdad? La Real Academia Española define al chisme de manera muy simpática: "Noticia verdadera o falsa - vaya 'asté' a saber - o comentario con que generalmente se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguna". ¿Cómo la ve? Incluso la frase "chisme de vecindad" está en el diccionario como: "chisme que versa sobre algo de poca importancia"… ¡Claro! A diferencia de los chismes normales, que no son de vecindad, pero que son sumamente importantes.

La palabra charlar, por cierto, proviene del italiano ciarlare, que significa hablar, conversar. Mientras tanto, conversar se refiere a una o varias personas que hablan entre ellas y esta palabra viene del latín conversari, que quiere decir "dar vueltas, en compañía". Así que cuando conversamos - y más si es en persona - lo que hacemos es darle la vuelta juntos a uno o varios temas que nos interesan.

Sigamos pues charlando y conversando, pero ¡en persona es mejor! Y si lo acompañamos con un cafecito, platícame lo que quieras.

Soy don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios: [email protected] Twitter: @donjuanrecaredo.

ME PREGUNTA:

Gloria Regalado Reyes: ¿Aterrado es de terror o se puede usar con tierra?

LE RESPONDO:

Aterrar es "aterrorizar" y también es: "cubrir con tierra", incluso también es: "llegar a tierra" o "bajar al suelo", como aterrizar. "Aterrado" es el participio correcto del verbo aterrar, independientemente del significado que se esté utilizando.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

Cuida los minutos que las horas se cuidan solas.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...