18 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Agarra vuelo Trump

JOSÉ SANTIAGO HEALY
viernes 29 de marzo 2019, actualizada 7:31 am


Enlace copiado

Al ser descartada una presunta conspiración del presidente Donald Trump y su equipo de campaña con Rusia durante las elecciones del 2016, queda el camino abierto para su reelección en noviembre del 2020.

La investigación judicial que llevó a cabo durante casi dos años el fiscal Robert Mueller concluyó con la falta de evidencias para lo que podría haberse convertido en la tumba política del magnate neoyorquino.

El síndrome Watergate volvió a repetirse en el vecino país cuando los demócratas encontraron supuestas pruebas para enredar en una conspiración a Trump y su equipo de colaboradores que de haber sido probada habría conducido al juicio político y a la posible renuncia del presidente.

Aunque las circunstancias son muy distintas, esa intensa campaña de desprestigio por parte de los opositores de Trump, semeja a la que emprendieron los republicanos contra Bill Clinton en la década de los 90.

Durante cinco años intentaron culpar a los Clinton de cuanto presunto fraude emergía con la evidente intención de provocar su salida intempestiva de la Casa Blanca, tal como ocurrió con Richard Nixon en agosto de 1974.

Lo complejo del sistema legal norteamericano estuvo a punto de llevar a Clinton al temido "impeachment", pero no por acciones ilegales cometidas como gobernante sino por haber mentido en torno a su relación personal con Monica Lewinsky.

El síndrome Watergate ha provocado, pues, efectos negativos a los Estados Unidos porque en cada periodo de gobierno se gastan enormes recursos y tiempo para intentar destronar al presidente en turno.

En esta ocasión el abogado Mueller, quien fuera director del FBI durante del 2001 al 2013, en tiempos de George W. Bush y Barack Obama, fue comisionado durante dos años por la justicia federal para emprender esa larga y compleja investigación.

Las supuestas pruebas evidenciaban que Trump y colaboradores conspiraron con el gobierno de Rusia para recibir información que habría sido utilizada en la campaña del 2016 con el propósito de derrotar de la candidata demócrata Hillary Clinton.

Siempre nos pareció exagerada tal presunción, una cosa es que los colaboradores de Trump aprovecharan cualesquier tipo de datos sobre su contrincante y otra ponerse en manos de los rusos para que fueran ellos los autores de la victoria republicana.

Es cierto, hubo encuentros entre rusos y colaboradores de Trump y relaciones no del todo transparentes y éticas, pero de ello a configurar una estrategia para interferir en el proceso electoral suena más a una película de ficción.

Las investigaciones no han concluido ni tampoco el mandatario ha sido exonerado por las acusaciones de haber obstruido a la justicia en este proceso, sin embargo los republicanos ya lograron una sonora victoria que encamina a la reelección de Trump por cuatro años más en la Casa Blanca.

Hicieron crecer la imagen del presidente republicano quien logró superar infinidad de campañas en su contra, esto sin olvidar que cinco de sus allegados admitieron algún delito durante las investigaciones del Rusia-gate, básicamente por haber mentido.

Hablamos de Michael Flynn, ex consejero nacional de Seguridad; Rick Gates, jefe de campaña de Trump; George Papadopoulos, ex consejero de política internacional; Michael Cohen, abogado de Trump; y Paul Manafort, funcionario de la campaña.

Es de esperar que la pugna entre Trump y demócratas seguirá candente en los próximos meses en tanto se acercan los tiempos de la campaña presidencial.

Pero vemos casi imposible a estas alturas que Trump sea acorralado por sus opositores y llevado a un juicio político.

Para evitar un segundo periodo del mandatario en la Casa Blanca, los demócratas tendrán que desarrollar nuevas estrategias como encontrar a un personaje joven con carisma y liderazgo como sucedió en su momento con Bill Clinton y Barack Obama.

De lo contrario, Trump se reelegirá con cierta facilidad para conseguir buena parte de sus proyectos, entre ellos el muro fronterizo.

ALGUNAS NOTICIAS...

Tras provocar un escándalo internacional, el presidente Andrés López Obrador asegura que no quiere confrontarse con el gobierno español y que su carta para pedir al rey Felipe VI que se disculpe con México por los excesos de la conquista, no dañará las relaciones con la Madre Patria... Ya lo veremos... No le fue del todo bien a AMLO en su reciente visita por San Luis Río Colorado, Sonora, donde recibió algunas rechiflas ente otras cosas por asegurar que la gasolina en frontera bajó de precio. En los primeros días de enero el litro de Magna en Nogales se vendía a 15.55 pesos mientras que hoy su costo es de 16.35 pesos.

Comentarios a [email protected]

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...