23 de abril de 2019 notifications
menu
Columnas Finanzas

CONTEXTO LAGUNERO

DAR LO MÁXIMO EN EL DESEMPEÑO DEL TRABAJO

JUAN MANUEL GONZÁLEZ
lunes 25 de marzo 2019, actualizada 6:26 pm


Aunque una persona tenga mucho talento, no hay ninguna garantía de que ese talento se refleje en un alto desempeño personal.

Algo que la ciencia del potencial humano ha demostrado es que la competencia total de una persona no puede entenderse por completo sin tomar en cuenta sus emociones, preferencias, actitud y disposición. Sin importar la inteligencia, los conocimientos y la experiencia de una persona, existe una gran diferencia entre lo que esa persona potencialmente puede hacer y lo que en realidad hace.

Por ello, los esfuerzos por la identificación de los talentos de una persona fallan: cuando los empleadores se concentran demasiado en definir el potencial del candidato -el potencial del candidato refleja lo que mejor podrían lograr si estuvieran motivados para dar lo mejor de sí mismos-, olvidan que lo que están tratando de predecir es, lo que la persona está dispuesta a hacer de manera típica, una vez que esté en el trabajo para el cual está aplicando. Es como cuando conocemos a una persona y no debemos asumir que lo que vemos en ella al conocerla en la primera cita es lo que seguiremos viendo después de cinco años de casados.

Muy probablemente habrá una diferencia entre lo que vemos en el candidato cuando asiste a la entrevista de trabajo, y lo que veremos en él después de cinco años de estar en el trabajo.

Si usted cree que se está sub desempeñando en su trabajo, probablemente está en lo cierto: porque pocos, muy pocos individuos, dan lo mejor de sí y están 100% motivados por largos períodos de tiempo. De hecho, aunque usted piense que se está aplicando con lo mejor de sus capacidades, probablemente está equivocado ya que generalmente hay una brecha entre lo que la gente piensa de sus talentos y su desempeño y lo que efectivamente hacen. Sin embargo, a menudo sucede que las personas con alto desempeño en el trabajo,evalúan su propio desempeño de manera muy dura y crítica mientras que aquellas personas que se desempeñan pobremente, piensan que están haciendo una contribución muy grande en su trabajo. La conciencia de sí mismo, el juzgar de manera dura y crítica el propio desempeño, es un ingrediente inseparable del talento.

La realidad es que solo se empeñan en tener un desempeño sobresaliente en los primeros seis meses de estar en el nuevo trabajo -la luna de miel-, y hay algunas razones para ello:

No encajan en el puesto. El talento es, principalmente, la persona correcta, en el lugar correcto. Ello explica por qué algunas personas son mucho mejores que otras, en las mismas condiciones de trabajo, cultura y contextos. El tipo de trabajo y empresa, deben ir alineados con la persona que lo va a desempeñar, y este alineamiento se mide cuantificando las actitudes, valores, habilidades y disposición, por un lado, y por el otro y las características del trabajo, el puesto y el tipo de organización.

Falta de compromiso. Esto es un efecto adicional del hecho de no encajar en el puesto. Pero aunque haya falta de motivación y entusiasmo en la persona, la realidad difícil de admitir por las empresas es que esto se ocasiona principalmente por un liderazgo muy pobre. De hecho, hay un libro cuyo título es “¿Por qué tantas personas incompetentes, llegan a ser líderes?”. Estos líderes provocan que existan tantos empleados con bajo desempeño y que los empleados talentosos renuncien a su trabajo.

Mucha política en la empresa. En general, entre mas contaminada y corrosiva sea la política entre los miembros de una empresa, habrá mas empleados parásitos contaminando el ambiente laboral.

Muchos expertos y coaches organizacionales se enfocan en que el personal mejore sus habilidades suaves y sus habilidades políticas porque los hechos demuestran que los empleados con habilidades políticas logran el éxito con ello incluso, independientemente de sus habilidades y talento.

Circunstancias personales. Esta razón es muy obvia para mencionarla, pero en este mundo globalizado tan absorbente que pide trabajar en exceso todos los días, es fácil olvidar que la gente tiene vida privada y vida familiar. Y aunque los empleados sean talentosos y comprometidos y embonen bien con sus puestos de trabajo, sus circunstancias personales y familiares interfieren con su carrera y su desempeño. Cuando los líderes en la empresa desean ayudar al empleado entendiendo sus circunstancias personales, los empleados se desempeñan de acuerdo a sus talentos y se sienten agradecidos y comprometidos con la empresa en el corto, mediano y largo plazos.

Empleadores y empleados deben optimizar su trabajo, estar alerta a las fuerzas sociales invisibles que gobiernan la dinámica de las empresas, ayudará finalmente a que todos se desempeñen lo mejor que puedan de acuerdo a sus capacidades.

[email protected]
TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...