24 de abril de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Colosio, ¿qué cambió el 23 de marzo?

En tres patadas

DIEGO PETERSEN FARAH
sábado 23 de marzo 2019, actualizada 9:42 am


Un cuarto de siglo es un montón de tiempo y nada. Para los que somos mayores de 40 fue un momento histórico, nos acordamos perfecto dónde estábamos, cómo nos enteramos, cómo reaccionamos en el momento que asesinaron al candidato el PRI Luis Donaldo Colosio. Nos parece que fue ayer. Para los jóvenes es un evento lejano, histórico también, pero en otro sentido, algo empolvado ya en la memoria del México que fue, del que platican sus padres y abuelos. Otro tiempo con olor a naftalina.

Aquel 23 de marzo en Lomas Taurinas, una barrio pauperizado de Tijuana, no solo murió el candidato del partido hegemónico, el sucesor designado por el presidente con mayor poder en la historia reciente de México, Carlos Salinas, murió también una parte importante del PRI y muchas de sus prácticas, las buenas y la malas. Aquel día murió el dedazo, el símbolo más importante del poder omnímodo del presidente y comenzó el camino franco de la transición a la democracia.

¿Qué hubiese pasado si Colosio no hubiera sido asesinado?, ¿habría ganado la elección o se habría tenido que imponer por la vía del fraude?, ¿habría hecho las reformas democráticas de Zedillo o hubiese intentado prolongar la permanencia del PRI en el poder? Cada quién puede imaginar la respuesta que quiera, recrear su historia de una manera distinta, lo cierto es que el país no volvió jamás a ser el mismo porque aquel asesinato, junto con el del cardenal Juan Jesús Posadas en Guadalajara diez meses antes, y el de Ruiz Massieu, en la ciudad de México nueve meses después, son también el inicio de una era de violencia y de conformación de grupos de crimen organizado cuyos efectos padecemos hasta el día de hoy.

El asesinato de Luis Donaldo Colosio fue el símbolo de la muerte de un sistema político que nunca terminamos de enterrar. Ernesto Zedillo, convencido de que el priismo como partido hegemónico había llegado a un punto de no retorno, reconoció que su elección había sido legal pero no justa, que los partidos de oposición competían en condiciones de desventaja y dio paso a la gran reforma electoral que crea el IFE ciudadanizado. Nuestra democracia nació con mártires y mucha buena voluntad, pero sin demócratas. Las consecuencias de ello las hemos visto y padecido a los largo de los últimos 18 años: partidos alejados de los intereses de sus representados y una clase política inmersa en la cultura política del cochupo, el tráfico de intereses y la corrupción, todo eso que creíamos haber matado con el priismo del Siglo XX pero que siguió ahí.

Un cuarto de siglo es un montón de tiempo y nada, sobre todo cuando se trata de construir una democracia. El asesinato en Lomas Taurinas cambió la historia, pero no nos cambió a los mexicanos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...