26 de abril de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Polémica cena AMLO-Kushner

Actitudes

JOSÉ SANTIAGO HEALY
viernes 22 de marzo 2019, actualizada 7:44 am


Seguramente usted recordará una de las tantas frases famosas del ideólogo Jesús Reyes Heroles cuando sostuvo que "en política la forma es fondo", esto en referencia a que también los detalles y comportamientos externos cuentan a la hora de la verdad.

El pasado martes por la noche el presidente Andrés Manuel López Obrador cenó en un domicilio particular con el super asesor de la Casa Blanca, Jared Kushner, con quien conversó sobre distintos temas de importancia para las relaciones entre México y Norteamérica.

Contra lo esperado, analistas, políticos y comunicadores se lanzaron en contra del primer mandatario por haberse reunido en un recinto privado y no en uno oficial con un personaje clave en la política internacional por ser, entre otras cosas, yerno del presidente Donald Trump.

Lo menos que dijeron de López Obrador fue que se equivocó al asistir a la cena privada en casa del vicepresidente de Televisa, Bernardo Gómez, en lugar de acondicionar un comedor en la cancillería mexicana o bien en Palacio Nacional, sede del poder presidencial.

En múltiples ocasiones hemos criticado las ocurrencias y errores de AMLO, sin embargo, consideramos que sus detractores exageran en cuestionar las formas cuando en esta ocasión el fondo y la intencionalidad de la reunión supera por mucho cualesquier especulación o sospecha.

VAYAMOS POR PARTES.

Jared Kushner ha demostrado en los años de Trump ser un aliado de México, especialmente durante las negociaciones del nuevo tratado comercial que en repetidas ocasiones estuvo a punto de naufragar en las aguas agitadas de la Casa Blanca.

Kushner recibió de manos del entonces presidente Enrique Peña Nieto el Águila Azteca, la mayor condecoración que puede recibir un extranjero por parte del gobierno mexicano. Le llovieron las críticas en aquel entonces al régimen, sin embargo, hoy la Cancillería reconoce el apoyo que prestó el asesor especial de la Casa Blanca.

Se trató, por cierto, de una reunión crucial para que López Obrador pueda iniciar una relación constructiva y de respeto con el gobierno de Estados Unidos en momentos cuando las diferencias entre ambos países parecen ensombrecer a las similitudes.

En este sentido cabe reconocer que AMLO ha sido mucho más astuto de lo esperado. En lugar de dar rienda suelta a su retórica populista y enfrentarse con su homólogo de Washington, el mandatario mexicano ha sostenido una prudencia y una cautela fuera de serie.

Al grado que Trump se vio obligado a buscar otros enemigos es su lucha por mantener su popularidad y ahora llega al extremo positivo de enviar a la ciudad de México a su embajador de mayor estima y confianza.

No hay que olvidar que aunque las relaciones Trump-López Obrador sean frías y distantes, el gobierno yanqui sigue muy pendiente de México y prueba de ello fue la numerosa comitiva que envió al cambio de poderes del primero de diciembre que encabezó el vicepresidente Mike Pence.

Así que el lugar de la cena con Kushner es lo de menos cuando lo que deveras interesa es levantar la relación México-Estados Unidos que durante la etapa Peña-Trump llegó a uno de sus peores momentos.

Seguramente pronto se comenzará a hablar del primer encuentro entre López Obrador y Donald Trump que será muy útil para lograr acuerdos en tantos temas complejos como la migración, el comercio y el narcotráfico.

Recordemos que en años recientes los mandatarios de ambos países se reunían por lo menos una vez al año tanto en Estados Unidos como en territorio mexicano lo que sirvió para tejer y desarrollar infinidad de programas de beneficio mutuo.

No exageremos, pues, al criticar un encuentro por el hecho de no realizarse en un sitio oficial.

NOTICIA FINAL...

Es oficial: la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural -antes Sagarpa-se mudó a Ciudad Obregón, Sonora, al firmarse un contrato de comodato del Centro de Usos Múltiples donde será la sede principal de la dependencia. El secretario Víctor Villalobos Arámbula y la gobernadora Claudia Pavlovich firmaron el convenio para iniciar esta etapa de descentralización que en Sonora y los estados vecinos ha sido recibida con enorme beneplácito. Habrá que ver que opinan los productores del centro y sureste del país.

Comentarios a [email protected]

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...