22 de marzo de 2019 notifications search
menu
Columnas Social

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA

SU MÚSICA ÚNICA Y TRADICIONAL

COLUMNA PÓSTUMA DE JUAN RECAREDO
sábado 09 de marzo 2019, actualizada 11:13 am


Tehua es una palabra náhuatl que significa "tú", y ese fue el pseudónimo que utilizó María del Rosario Graciela Rayas Trejo para cantar, tal vez con el afán de acortar su largo nombre, convirtiéndolo en una palabra bisílaba y además muy mexicana.

Esa es Tehua, quien dedicó su alma a interpretar solamente temas tradicionales del país. "La música allí está, yo no puedo presumir que rescaté a la música mexicana tradicional. No la he rescatado, yo la he repetido y gracias a ello yo he sido rescatada por la música", ha dicho ante medios de comunicación.

"Tantas veces me mataron / tantas veces me morí, / sin embargo, estoy aquí / resucitando. / Gracias doy a la desgracia / y a la mano con puñal /porque me mató tan mal / y seguí cantando…

Esta canción se llama Como la cigarra, es de María Elena Walsh y la cantó Tehua en su último concierto, unas semanas antes de su muerte "en el actual momento de mi vida, después de enfrentar el cáncer".

Un cruel puñal con arabescos de oro, llevo en el pecho hasta la cruz clavado… En su repertorio había bellas, emotivas, viejas y a veces divertidas canciones de Tata Nacho, de Chava Flores, de Joaquín Pardavé o de Alfonso Esparza Oteo, entre muchos otros autores que Tehua interpretaba con una gran emoción que enmarcaba su melodiosa voz, tanto que el escritor poeta Jaime Sabines la calificó como "la voz abusadora de los pájaros".

Grabó una gran cantidad de canciones, sin salirse nunca de su línea como activa difusora de la música de su tierra, desdeñando el aspecto comercial que bien hubiera podido dejarle buenos dividendos. Desde los dos años de edad, se aficionó a la música mexicana e interpretó temas regionales populares en el México de principios del siglo pasado.

De esos temas rescatados del olvido, destacan: La norteña, Cuatro milpas, Mi casita de paja o El jarabe loco, aunque la cantante no fue muy dada a conocer comercialmente, sus interpretaciones se escucharon a lo largo del país. Marchita el alma, muerto el sentimiento, mustia la faz y herido el corazón…

También, le dio valor a viejas tonadillas plañideras o cantos comunitarios indígenas, canciones de antes y después de la revolución, hasta canciones románticas de la provincia mexicana. La estúpida nobleza del mocho y del traidor en lo hondo de su pecho ya siente su derrota, Adiós Mamá Carlota, Adiós mi tierno amor.

El 21 de agosto de 2014, la tierna voz de Tehua se apagó para siempre.

Soy don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios: [email protected] Twitter: @donjuanrecaredo.

ME PREGUNTA:

Miguel Ángel Salcedo: El gentilicio para Cadereyta Jiménez.

LE RESPONDO:

Lo correcto es Jimenense.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

Los proverbios y las máximas son el último recurso de los desamparados.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
*
Cargando tendencia...